Hermandad

Hermandad
8.2
Hermandad Se ambienta en la ciudad brasileña São Paulo durante la década de los 90. La ficción sigue a Cristina, una abogada que siempre lleva la verdad y la justicia por delante. La vida de la abogada cambia por completo tras la noticia de que su hermano Edson está en la cárcel por liderar una organización criminal, llamada Hermandad. Poniendo a prueba todo en lo que cree, la policía la obliga a informar de las acciones criminales de su hermano y trabajar en su contra. A pesar de que los hermanos no se habían visto en años, a Cristina le cuesta traicionarle y, además, tiene que adentrarse en una oscura y desconocida faceta de su hermano.
# Formato Idioma Fecha Total Descargas Descargar
1 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 31 Descargar
2 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 6 Descargar
3 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 6 Descargar
4 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 6 Descargar
5 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 8 Descargar
6 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 6 Descargar
7 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 6 Descargar
8 720p BluRay Español Latino 10/02/2020 5 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Your name

Animación Drama Romance
8.5

Your name El joven Taki vive en Tokio y la joven Mitsuha, en un pequeño pueblo en las montañas. Durante el sueño, los cuerpos de ambos se intercambian. Recluidos en un cuerpo que les resulta extraño, comienzan a comunicarse sin saber los que les espera. Your name Critica Al cabronazo que hay en mí no le gusta esta historia. Ese cabronazo la despreciaría solo por tener la descarada intención de "ser bonita", o por perderse más en las profundidades de sus sentimientos que en las mecánicas de su mitología. ¿Cómo funciona el vínculo que une a Taki y Mitsuha? ¿Por qué precisamente ellos lo comparten? Cuando en realidad eso no importa. Porque una película que lo intenta tanto poniendo nombre a sentimientos indefinidos de tener la sensación de conocer a alguien, o de estar inexplicablemente atado a un lugar, bien merece que encierre a ese cabronazo durante todo el tiempo que dure. 'Your Name' podría ser el relato de identidades compartidas más precioso que jamás hayas visto y, al menos en su primera parte, lo es. Una animación que te deja sin aliento en sus atardeceres y sus brillos te mete en la historia de Taki, un estudiante de Tokio, y Mitsuha, una adolescente del pueblo rural de Itomori. Hay algo extraño en sus vidas; de vez en cuando, no recuerdan cosas que han hecho o torpezas que los demás dicen que han cometido. El misterio de lo no vivido se cuela en sus rutinas, imponiendo una dificultad añadida que nunca antes había estado allí. Y ante esa idea, preguntan al anfitrión del cuerpo en el que solo son invitados "¿cómo te llamas?". La pregunta más sencilla, la que comienza toda relación personal y que normalmente se recibe con la más absoluta irrelevancia, aquí es la puerta a toda una arrebatadora experiencia. Cuando por fin se responden y se habitúan al transcurrir de los días, los dos comienzan a divertirse, sin plantearse nada más del misterio que los ha unido. Y es normal: solo son dos adolescentes jugando a perderse y encontrarse, sintiéndose tan eternos e invulnerables como siempre han sido. Entre diarios anotados y días superados se forja una conexión invisible, en la que los límites nadie ha marcado. Esto es lo que debería ser la vida, si alguna vez fuera ideal: comprender, consolar y ayudar a otra persona, metida en su piel, crecer con otro punto de vista y hacerlo bien. Por eso, cuando en su segunda mitad la historia decide afrontar las consecuencias de lo que ha desarrollado, el sabor no puede ser más agridulce, ni más melancólico. Taki y Mitsuha habían pasado los días, sin pararse a pensar qué significaban el uno para el otro, con una conciencia desconectada que solo atendía al caudal imparable de sus respectivas vidas. Ninguno miraba al cielo pensando en el misterio que les unía, y el verdadero sentimiento solo a veces, en los silencios de una temprana mañana, les sorprendía. Por eso es tan interesante afrontar su pérdida de conexión: por intentar poner nombre a esa sensación apenas recordada que les provoca lágrimas en los ojos, cuando se tiene la impresión de pertenecer a alguien o algo sin nunca saber qué. La tristeza diaria se instala en su madurez, donde el caudal de vida sigue imperturbable, pero sin nadie al otro lado que les devuelva otra feliz sorpresa en forma de día prestado. "Ojalá encuentres la manera de ser feliz" le dice alguien a Taki, alguien que antes suponía otra prueba de lo hermosa que era la vida, y ahora solo es cascarón vacío de una promesa incumplida. Su felicidad nunca fue de esa persona que le despide, sino de otra que apenas es capaz de recordar, aún habiendo vivido en su piel. A partir de entonces, 'Your Name' se convierte en una lucha por la persistencia de la memoria, ante una realidad que se mueve demasiado deprisa y solo nos deja apreciar los momentos inolvidables cuando ya nos han dejado sus cicatrices. El crepúsculo eterno de una fugaz conexión guía las conciencias de Taki y Mitsuha, buscando en sus entrañas algo que les ha sido dolorosamente silenciado, y que están dispuestos a recuperar por mucho dolor que les cause. Porque aquella conexión siempre fue real. Porque, sin saberlo, la convirtieron en la principal razón para levantarse cada mañana. Y porque, en el fondo de su corazón, siguen creyendo que el tiempo perdido devolverá el afecto encontrado, aunque ni ellos mismos sepan dar una razón. A veces, no hace falta una: sentir un sueño real en la inmensa marea de la existencia debería ser suficiente. Y es entonces cuando el cabronazo que hay en mí se hunde en sentimientos tan puros que despiertan anhelos dormidos. Y sé que me están hablando de las únicas cosas que valen la pena en esta vida, la clase de desvelos que se persiguen incansablemente por mucho que no sepas explicarlos. Y me doy cuenta, con cierta tristeza, que un momento puede durar para siempre, aunque para siempre solo sea un momento, si eso tiene sentido. Ojalá que todos encontremos el valor para seguir los leves rastros de ese momento extraordinario, en nuestra a veces demasiado cotidiana vida. Ojalá no nos dejemos llevar por la marea, sin ceder nunca a la inmovilidad vital que nos silencia ante esos leves rastros, por mucho que nuestra alma esté gritando de felicidad. Y ojalá que podamos seguir comenzando historias, preguntando un sencillo nombre.

The Silence

Drama Fantasía Suspense
5.7

The Silence Unos seres terroríficos, que detectan a sus presas humanas por el sonido, han invadido la Tierra. Ally Andrews tiene dieciséis años y hace tres que perdió la audición. Mientras su familia y ella intentan llegar a un refugio lejano, encuentran en su camino una secta siniestra.El silencio The Silence Critica   La familia El padre (Stanley Tucci), la madre, la hija adolescente y sorda (Kiernan Shipka), el hijo y la abuela que con la excusa de que Gandalf también fumaba sigue su ejemplo. A ellos se unen el famoso tito de todas las cintas y mejor amigo del padre Glenn (John Corbett), más bruto que la mermelada de panceta y el perrito de los eggs que vaya el calor que da el puñetero perro. Nada nuevo bajo el sol; el ex de la Parker que como se intuye dura menos que un trabajo a Pocholo, las carreteras interestatales totalmente bloqueadas, los típicos sustos derivados del famoso perrito y la adicción de la abuela a la nicotina, y como broche la típica americana defensora de la propiedad privada la cual es respondida con todo el cariño del mundo por los famosos depredadores. La hija sorda (que no muda) que se comunica con su noviete a través de la tablet y que le comunica que sus padres han muerto ya que ellos decidieron quedarse en la ciudad. Para colmo aparece un reverendo recién sacado del reestreno de El Exorcista (1973), cabeza visible de una secta de no ruidosos y con una pinta de ser más depravado que el Marqués de Sade al cual le da por preguntar acerca de la capacidad de procrear de la niña sorda. En fin amigos, hasta aquí puedo leer, no crean que queda mucho más, la previsibilidad es la base de esta cinta y el final no va a ser diferente. Padre e Hija El padre (Stanley Tucci), hombre el neoyorquino hace lo que puede en un tipo de cinta que no es habitual para él, aunque tenga una carrera más prolífica que Vargas LLosa, aún lo recuerdo y lo disfruto de su insufrible papel en la genial obra de Spielberg La Terminal (2004). Padre de familia que hace lo que puede y más por protegerla pero que se ve arrastrado ante la impotencia de unos seres que son literalmente imposibles de domesticar. Ya que hoy no hablamos de obras maestras, ni buenas películas, ni incluso joyitas menores, me voy a permitir el lujo de recomendaros al bueno de Stanley como complemento de la maravillosa Cher en la infravalorada Burlesque (2010). La hija sorda (Kiernan Shipka), ya prometía y mucho la hija de Don “Mad Men” Draper, que combinó los episodios en la genial serie con películas quizás menores pero en las que aportaba su ápice de talento. Un pequeño atasco coyuntural y Netflix al rescate en la diferente Las escalofriantes aventuras de Sabrina (2018). Pues es el verdadero alma máter de The Silence ya que en ella recae todo el peso de la historia, ejecutando perfectamente su papel de sorda aunque haya quien ha criticado a la productora por no elegir a una chica sorda de verdad para el papel, pero leches ni que para el papel de un violador haya que irse a la extinta Alcatraz. Tras la cámara El director (John R. Leonetti), evidentemente no me voy a poner a defender a The Silence como si de Los pájaros (1963) se tratase porque sería absurdo pero tampoco seré yo quien tire la primera piedra. El estadounidense, colaborador habitual como director de fotografía de Wan, James Wan, en varias películas, con dos secuelas en su haber que quizás las podíamos obviar para no hacer sangre, tuvo su mayor éxito como director con Annabelle (2014) y aquí aunque sea un pequeño pasito atrás creo que lo hace con bastante dignidad respetando por supuesto los gustos del personal. Vuelvo a repetir, los efectos visuales son lo mejor de The Silence, la fotografía no es mala y el montaje podría haber sido un poco mejor, de la música en Cinemagavia tenemos un experto que vale su peso en oro y que no me atrevo a opinar para no meter demasiado la patita (tengo dudas metódicas). Conclusión Vamos a ver queridos, en The Silence se junta todo para hacer una especie de caza de brujas de la misma como realmente se ha hecho si leen ustedes el resto de críticas; Copia mala de A ciegas (2018) como si esta fuera Lo que el viento se llevó (1939) si solo tiene de bueno los diez minutos iniciales o de Un lugar tranquilo (2018), esta si es una pequeña joyita de terror llena de ansiedad y empatía que está a años luz de la cinta comentada. Entiendo que The Silence tiene muchos defectos, no ofrece nada nuevo, los sustos pueden ser mediocres, el reparto salvo Kiernan podría haber sido mejorable, Stanley no es el primo hermano de Superman ni el director es James Wan, por mucho que haya trabajado con él. El guion puede ser un remix y hasta entiendo a quien la considere una copia barata (porque barata es) de Un lugar tranquilo (2018). Pero expuesto lo expuesto, ahí lleváis eso; The Silence ni es mala ni aburrida, el guion aunque algo disperso sigue las pautas del género y punto, me repito, los efectos visuales son muy buenos, Kiernan está pero que muy bien y son solo 90 minutos gratuitos para los Netflixnianos que con darle al stop tienen bastante sin haberle costado un sólo céntimo. Tampoco me parece de recibo ir a saco por un film por el hecho de que uno de los guionistas, ojo, de un guion adaptado, sea un habitual de The Asylum, en peores garitas hemos hecho guardia el que más y el que menos. Que la disfruten o la odien, la elección es suya, peor lo tendrán los alemanes que a partir de Mayo tendrán que pasar por taquilla.

The Tick

Action & Adventure Comedia Sci-Fi & Fantasy
7.3

The Tick La historia se va a centrar en un hombre común que un día descubre que su ciudad está siendo atacada por un villano. Mientras lucha para descubrir esta conspiración, se encuentra con un superhéroe azul muy extraño. The Tick Critica A estas alturas los superhéroes ya son un pilar de la cultura pop y se les han dado tantas vueltas que poco parece poder decirse sobre el tema. Desde los acercamientos más melodramáticos a las parodias más desnortadas, todos los prismas y puntos de vista han sido empleados ya para contar historias sobre seres de capacidades sobrehumanas. Y sin embargo, The Tick plantea algo un poco distinto. Una extraña mezcla de parodia pero con extravagantes toques dramáticos. Algo de risas con momentos de cierta acidez, de un parpadeo de pesar. La historia de Arthur tiene partes nada risibles, pero encajan en su rol de pobre infeliz metido en un mundo extraño de seres que vuelan y son invulnerables. Todos los personajes, en realidad, buscan el humor pero tienen sus sombras entre tanta broma y tanta parodia. Tick es un majadero amnésico y grandilocuente, Miss Lint se siente perdida sin su jefe o Dot lucha por mantener a su hermano en la lucidez mientras trampea con la mafia...

Si no despierto

Drama Fantasía Misterio Suspense
7

Si no despierto En principio el 12 de febrero es sólo otro día en la acomodada vida de la joven Sam, pero resulta que va a ser el último. Intentando revivir su último día durante un tiempo, Sam intentará desentrañar el misterio alrededor de su muerte... y descubrir todo lo que está en peligro de perder. Si no despierto Critica ¿Si fuera tu último día qué harías: Cometerías excesos o reivindicarías todo lo que hiciste? Aquella es una pregunta sumamente compleja, quizá hasta filosófica. Estoy seguro que cualquiera escogería la primera opción: meterse todas las drogas habidas y por haber, beber alcohol hasta reventar y sobretodo follar hasta desangrar. Otros escogerían cosas más mundanas como viajar a un lugar donde nunca ha estado o decirle todas sus verdades a todo a quien que odie desde el fondo de su corazón. Pero, si ese último día se repitiera una y otra vez, ¿acaso todo eso a que llamaríamos lejana y casi imposible felicidad se convertiría en un infierno? Before I fall, película con guion basado en la novela de Lauren Oliver es una excelente representación de aquella pregunta tan jalada de los pelos. Si bien es cierto al comienzo parecía que iba a ser una típica película teen norteamericana de full sexo y alcohol, la trama agarra ritmo luego del primer deja vu que sufre la protagonista. Las constantes repeticiones de su último día lejos de resultar un martirio para el espectador, resultan ser entretenidas y logran hacer reflexionar al público sobre el presente, el pasado y el futuro. No es una obra maestra, de ninguna manera, pero su visionado es merecido y probablemente hasta obligatorio, no solo para aquellos adolescentes confundidos sino también para todos los adultos que estamos sumergidos en un pantano lleno de nada. Es un valioso abre los ojos para comprender lo bueno que tienes y para enmendar todo lo malo que hiciste. La Mente Maestra

Love

Comedia Drama
7.5

Love narra la historia del dulce Guy (Paul Rust) y la desvergonzada y salvaje Mickey (Gillian Jacobs) mientras exploran la euforia y las humillaciones de la intimidad el compromiso el amor y otros temas que no esperaban vivir Love Critica Netflix está optando por series con un foco muy personalizado y estudiado, con unos targets de público muy concretos para conseguir posicionarse en prácticamente todos los mercados. Cierto que han apostado por grandes series de calidad imanes para los premios como "House of Cards" o "Narcos", pero también series y productos que buscan un target muy específico de mercado como fue “Frankie and Grace” o la que nos ocupa “Love”. Y es que Love, producida por Judd Appatow, es muy similar a lo que fue "Girls" (mismo productor), pero todavía bebiendo mucho más del cine independiente y creada muy específicamente para un grupo de millenials, de jóvenes buscando el amor del siglo XXI entre relaciones cada vez más líquidas y de afrontar la madurez en la nueva generación por parte de unos personajes que representan al completo esa cara de la juventud, apática, egoísta, adicta a la tecnología, crecida entre algodones e incapaces de asumir responsabilidades. ¿La voz de una generación como decía Lena Dunham en Girls? No. Pero sí reflejando una realidad que el cine con sus esquemas de “comedias románticas de dos estrellas y media” ya no representan en versión mainstream: la realidad y con personajes reconocibles. Incluso en “Y de repente tú” (Trainwreck, también de Appatow) la cosa se terminaba convirtiendo en típica y funcional tras un arranque suficientemente centrado en la realidad. El argumento de “Love” cuenta la historia de Mickey y Gus y nos los muestran tratando de recuperarse de dos rupturas que los han dejado sin rumbo. Y de repente tropiezan en la vida y tratan de poner un pie detrás de otro apoyándose inconscientemente el uno en el otro. Love se circunscribe en esa especie de productos hipsters y modernos y es en su estilo pausado, en su formato río (como una película larga troceada) y en su cercanía a la realidad de quejica “loser” donde encuentra su verdadera autoría y voz. Entre sus principales temas no son únicamente los amorosos sino que principalmente es el paso del tiempo a la madurez, ahora más tardía para todos y con los problemas de encontrar estabilidad y aceptar las responsabilidades. “Antes éramos la hostia de salvajes y libres. ¿No os acordáis peña? Joder, la noche que murió Elliot Smith Shaun y yo nos metimos crack y fuimos puerta por puerta contándoselo a todo el mundo. Aquella noche fue la hostia. ¿Qué coño hacéis sentados en el suelo? Vamos a meternos en la piscina. Antes, a estas alturas ya estaríamos follando con todo el mundo. Lo menos que podemos hacer es saltar a la piscina” El carisma y la fuerza y buena escritura de los personajes y sus actores son los que otorgan el alma absoluta y entregada a la producción. Gus, interpretado por Paul Rust que aquí ejerce de creador, guionista y director (a lo Dunham) tiene uno de los papeles más tiernos y entrañables de la televisión actual, seducido por Mickey (Gillian Jacobs, la entrañable Britta de Community) como una divertida malhablada y amante de volcarse al desastre absoluto. En la aventura les acompaña la nueva compañera de piso de Mickey, interpretada por la cómica australiana Claudia O’Doherty aliviando el peso de los dos protagonistas. Si en algo evidente se diferencia de Girls es en no entregarse a temas sexuales de manera descarada. Aquí no hay obsesión por los desnudos, aunque nunca se evitan de manera natural y los diálogos en algunos momentos son fuertes. LOS ÁNGELES Es curiosa la revolución que se le está dando televisivamente a Los Ángeles, antes ciudad de cine/estudios y tramas siempre girando alrededor de eso y ahora casi como un lugar para perdedores. Es curioso que Netflix haya estrenado Flaked (el último esfuerzo conjunto de Will Arnett con el creador de Arrested Development) que también acerca el mundo de la crisis de edad a otro segmento de población. El entorno de la ciudad de las estrellas se representa como lánguido, inerte, lleno de gente que vagabundea por la vida buscando su parada. Y es verdaderamente acertado como huye de la lucha social o ser tendencia de Nueva York y se instala en un pasotismo y dejadez propio de la historia que nos quieren contar.

Tres anuncios en las afueras

Crimen Drama
8.2

Tres anuncios en las afueras Mildred Hayes, una mujer de 50 años cuya hija adolescente ha sido violada y asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la Policía de su pueblo, Ebbing, al considerar que no hacen lo suficiente para resolver el caso y que se haga justicia. Su primer paso será contratar unas vallas publicitarias denunciando la situación y señalando al jefe de policía, William Willoughby, como responsable principal de la pasividad policial. Tres anuncios en las afueras Critica A pesar de lo que nos desean mostrar en el cine y la televisión, las estadísitcas no mienten: Estados Unidos tiene el peor índice de éxito en la resolución de delitos. El 85% de los robos, el 66% de las violaciones y el 33% de los asesinatos quedan sin encontrar un culpable. Esto es peor si se tiene la desgracia de vivir en un lugar donde la tasa de resolución de delitos es baja. Concretamente, tienes el doble de posibilidades de sufrir un robo, una violación o un asesinato. Ebbing (Missouri), por tanto, conjuga la tormenta perfecta: un pueblo del Estados Unidos profundo donde una violación con asesinato lleva un año sin ser resuelta. La madre (una colosal Frances McDormand), harta, decide tomar la iniciativa y publicitar a lo grande la incompetencia policial (o lo que ella entiende por incompetencia). Porque el asesinato de su hija tiene que ser resuelto. Debe ser resuelto. Como sea. La búsqueda de la verdadera justicia es capital. Y aquí empiezan las sorpresas, porque el reparto no es arquetípico. Todo lo contrario. Huye de buenos, malos, lágrimas y procedimientos policiales. Cada cual está dibujado con una profundidad poco frecuente y siempre al servicio de la historia, desde el sheriff (un estupendo Woody Harrelson) hasta el ayudante (un estelar Sam Rockwell). Lo que es más, la evolución que van sufriendo está trazada a la perfección en un ejercicio magnífico de guion y montaje. Nada chirría. Todos son humanos, buenos y malos. Contradictorios. Cada acción y reacción tiene lógica tanto narrativa como cinematográfica. Está todo en su lugar. La banda sonora, magistralmente elegida, ayuda a situarte en la psicología y en la zona, así como la dirección, que logra hacer fluir todo lo que cada uno lleva dentro hasta parecer que eres tú, el espectador, quien está viviendo el propio drama y empiezas a cambiar tus puntos de vista sobre los personajes una vez llegas a conocerlos, como hacen los propios personajes. Tres anuncios en las afueras, también, es toda una bofetada al estilo de vida estadounidense. No es eso lo que la hace muy buena. Estoy seguro de que el resto de sociedades del mundo son igualmente penosas, aunque sí es cierto que EEUU presume siempre de ser idílico y alguien les tiene que sacar de vez en cuando de su propio autoengaño. No me intreresa este mensaje, aunque fundamente la psicología de la historia. Me importa cómo refleja la búsqueda de la justicia y cómo reaccionamos cuando no la encontramos; es más, cuando sospechamos que nunca podrá llegar.