Terminator: destino oscuro

Terminator: destino oscuro
6.2
Terminator: destino oscuro Sarah Connor (Linda Hamilton) y Grace (Mackenzie Davis), una híbrido de cyborg y humano, deberán proteger a una joven del Rev-9, un nuevo Terminator que viene del futuro   Critica Terminator: destino oscuro Vamos a ser directos: no se puede hacer una secuela de Terminator 2. ¿Por qué? El motivo es demasiado evidente como para que no lo vea ni siquiera el propio James Cameron. Si haces algo después de T2, estás dando a entender que todo lo que ocurrió en T2 no sirvió para nada. Prácticamente reduces T2, una de las mejores películas de todos los tiempos, a un capítulo más, algo que en Terminator 3 simplificaron en un "ah no, lo que hicistéis sólo sirvió para aplazar el juicio final". Terminator Salvation quiso arreglar lo que T3 estropeó ofreciendo lo que seguramente los fans pedían, una película sobre el futuro distópico de la franquicia Terminator. Pero el problema es que sigue siendo una secuela. No puedes. Y no es tan complicado. ¿Por qué no se hizo una precuela de Terminator 1 ambientada en el futuro? Cuentas la guerra, el momento en el que John conoció a Kyle, cómo se forjó la Resistencia y cómo John logró superar a Skynet. Eso habría sido una gran película, que es lo que pretende la introducción de Terminator Génesis, pero esa película simplemente es un ejemplo de hasta qué punto esta franquicia se ha entendido como una especie de Regreso al futuro, donde tienen más relevancia las líneas temporales que los personajes. Así pues, y visto el fracaso de las tres últimas películas de Terminator, llega Terminator Dark Fate con el fin de querer ofrecer una secuela digna. Y ahí está, de nuevo, el problema. Confirmamos que se trata de una amalgama de Terminator 3, Terminator Salvation y Terminator Génesis. Es decir, un batido de lo peor de la franquicia. Sorprende que James Cameron haya dado el visto bueno a esto. ¿Será cierto que a veces el autor no llega a entender su obra? No se trata de hacer únicamente una buena película de acción. Porque si alguien sólo espera eso de la franqucia, de acuerdo, la película es decente, como ya lo eran Terminator 3, Salvation y Génesis, así que no se entiende, pues, el sentido de esta "secuela" directa de Terminator y Terminator 2. ¿Por qué no seguir con Génesis? Además, esa película te daba vía libre a hacer lo que quieras con las líneas temporales, podías meter a Linda Hamilton en la película junto a Emilia Clarke y no pasaría nada porque de por sí la película ya carecía de todo el sentido. Lo de Arnold en Dark Fate es un despropósito. Resulta hasta ridículo. Incluso hay una escena, más bien un diálogo, que pretende justificar lo ridículo del planteamiento. La única que está bien en la película es Mackenzie Davis, que realiza un buen trabajo físico. Lo de Linda Hamilton es simplemente un residuo de Sarah Connor, es el morbo de querer poner a la heroína abuelita a pegar tiros (y sinceramente, en este aspecto, la última de Halloween le pega un repaso a esta Terminator Dark Fate en lo que refiere a ver a heroínas pasadas). Y el villano... dejémoslo en que no le llega a la suela de los zapatos ni al T-800 ni al T-1000. En Dark Fate no hay filosofía, no se profundiza en nuestro destino. No hay un acercamiento al discurso de Sarah Connor en Terminator 2 o al sacrificio de Kyle en Terminator. No hay emotividad, porque lo que pretende ser emotivo es simplemente un corta y pega de lo que hizo grande a la duología Terminator. No hay buena ciencia-ficción ni hay escenas para el recuerdo. Por último, diré que me parece asqueroso por parte de James Cameron que en un evento diga que Edward Furlong vuelve a la franquicia como si los fans unos estúpidos que van donde el amo las dirige.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p BluRay Español Latino 15/01/2020 2.08 GB 6067 Descargar
1080p Dual Español Latino 17/01/2020 2.05 GB 2841 Descargar
4K 2160p Español Latino 25/01/2020 12.80 Gb 841 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Triple frontera

Acción Aventura Crimen Suspense
6.2

Triple frontera Cinco amigos, todos ex veteranos militares y antiguos operativos de las Fuerzas Especiales, se reúnen para planificar un asalto a una zona fronteriza poco habitada en Sudamérica. El objetivo: robar a un poderoso narcotraficante. Por primera vez en sus prestigiosas carreras, estos héroes anónimos asumen una peligrosa misión en su propio beneficio y no en el de su país. Pero cuando la situación sufre un giro inesperado y amenaza con salirse de control, desencadenará una serie de consecuencias imprevistas. Triple frontera Critica   Cuando se anunció el proyecto Triple Frontera hace casi diez años, iba a estar protagonizado por Johnny Depp y Tom Hanks bajo la batuta de Kathryn Bigelow. La pre-producción, a cargo de Paramount, se fue dilatando y todos los participantes se bajaron del barco para abrazar contratos más rentables. Mahershala Ali, que ha recibido su segundo Óscar por Green Book, se unió a la troupe. El nombre de J.C. Chandor ya empezaba a barajarse. Channing Tatum y Tom Hardy firmaron oficialmente sus contratos, pero la productora postergó de nuevo el proyecto y Atlas Entertainment acabó como productora con distribución de Netflix. El puzzle de caras conocidas tardaría poco en completarse, no sin pasar por otras idas y venidas estelares, entre ellas la de Casey Affleck. Finalmente los escogidos fueron Oscar Isaac, Charlie Hunnam, Garrett Hedlund, Ben Affleck y Pedro Pascal. J.C. Chandor es una rara avis en Hollywood. Aunque maneje amplios presupuestos y repartos corales con grandes estrellas, los temas que trata pertenecen al ámbito independiente. Solo hace falta echar un vistazo a su recorrido y toparse con Margin Call, crónica sobre las veinticuatro horas previas al quiebre de un banco de inversión, o Todo está perdido, ignoto periplo por el Índico sustentado en el septuagenario rostro de Robert Redford, para percatarse de que los proyectos que escoge son, como poco, peculiares. Adentrarse en el superficial universo del cine de acción puede pasar factura a un buen director. Primero, por la complejidad que requiere mantener el pulso narrativo de una trama violenta y dopada de adrenalina sin despreciar la calidad visual e interpretativa. Películas del género como Los mercenarios, de la que Triple frontera se asemeja en su formato de “sangre y balas” con reparto coral, se suelen convertir en meras baraterías superficiales cuyo único interés reside en ver cómo las estrellas protagonistas, muchas ya apagadas, viven sus últimos minutos de gloria. Segundo, porque se trata de un género cada vez más desplazado por el cine de superhéroes, que ha contaminado el cine de acción al uso (el de Acorralado, Terminator o Jungla de Cristal) en pos de un enconado festín de colorines, gracietas y temáticas fantásticas que causan alipori. Esto engarza con la peculiaridad de Chandor de escoger proyectos poco habituales. Cuando parecía difícil volver a repetir el agotado formato de Los mercenarios, aparecen cinco estrellas jóvenes en una cinta que promete mucha acción, muchas balas y mucha sangre. Antiguos miembros de las Fuerzas Especiales norteamericanas que quieren dar un golpe por su cuenta a uno de los mayores narcotraficantes de Brasil (intuimos que Pedro Pascal no está ahí por casualidad) y hacerse con un botín millonario. Chandor dirige con habilidad unas secuencias de acción que recuerdan a lo mejor del género en los años ochenta y noventa. No muestra más de lo que debe, pues huye de la espectacularidad, ni se regodea en la violencia explícita. No pretende ser un flébil homenaje a cine pretérito con tintes de americanada que hieda a naftalina, ni tampoco trivializar una trama oscura con toques de humor absurdo y chascarrillos de amigotes, ni convertir a sus protagonistas en hombres intocables. Todo lo contrario: es cine serio, formal, como lo era la Sicario de Denis Villeneuve, solo que Chandor transforma el asfixiante paisaje mexicano por unas descabelladamente hermosas localizaciones de la selva brasileña y lo almizcla con los riffs de For Whom The Bell Tolls de Metallica. Se le puede echar en cara que su trama está llena de tópicos, pero todo funciona de manera orgánica gracias a una dirección eficaz. Entre ellos destaca Oscar Isaac, Pope, auténtico protagonista, artífice del golpe sobre el que Chandor articula la historia y su fatal desenlace. La peculiar mirada melancólica del actor le insufla al personaje un halo de hastío vital, de tragedia anunciada. Ben Affleck, su compañero más fiel, es el arquetipo de hombre atormentado por el horror de la guerra capaz de perder los nervios en cualquier momento de la manera más brutal e inmisericorde posible, mientras que Charlie Hunnam, el tipo serio y perfeccionista enfrascado en sus tribulaciones, hombre sosegado y con olfato para la diplomacia, ejerce de contrapunto. Garrett Hedlund aporte el toque alocado, más superficial y divertido. El personaje de Pedro Pascal, por el contrario, es el único que creemos prescindible, pues en todo momento parece de relleno. En los papeles femeninos tan solo se puede hablar de la puertorriqueña Adriana Arjona, que no forma parte del núcleo de la acción, sino que su personaje tiene una función instrumental. Amante y confidente de Pope, tiene pocos minutos de protagonismo. Es uno de los pocos errores en los que cae Triple Frontera: se echa de menos un personaje femenino fuerte entre el quinteto principal. Sorprende cómo la película pasa de ser acción al uso, con sus tópicos y personajes arquetípicos y tramas ligeras sin complicaciones argumentales, a convertirse en un oscuro retrato del egoísmo del ser humano en situaciones límite. Los protagonistas, que se presentan como héroes intocables, en realidad son hombres rapaces que actúan por necesidad y rencor hacia su nación, Estados Unidos, que no ha sabido revertirles los servicios prestados a su nación. No escucharéis soflamas patrióticas, vaya. Son soldados honorables, sí, pero también ladrones de gatillo fácil que vuelan como aves de rapiña a por la sisa. Chandor parece decir que no hay buenos ni malos: solo hombres atormentados que están desesperados por sobrevivir, por huir hacia adelante, aunque ello implique cometer graves errores y jugarse la vida.

Daphne & Velma

Acción Comedia Crimen Terror
5

Daphne & Velma Daphne y Velma son estudiantes de secundaria que se reúnen cuando sospechan que sus compañeros están siendo convertidos en zombis o drones sin mente.

La guerra del planeta de los simios

Bélica Ciencia ficción Drama
7

La guerra del planeta de los simios César y sus monos son forzados a encarar un conflicto mortal contra un ejército de humanos liderado por un brutal coronel. Después de sufrir pérdidas enormes, César lucha con sus instintos más oscuros en una búsqueda por vengar a su especie. Cuando finalmente se encuentren, Cesar y el Coronel protagonizarán una batalla que pondrá en juego el futuro de ambas especies y el del mismo planeta. Tercera película de la nueva saga de El Planeta de los Simios. La guerra del planeta de los simios Critica Hace mucho, casi ya unos 50 años, Franklin J. Schaffner convirtió la novela de Pierre Boulle en todo un ícono de este Séptimo arte. Una historia en la que nos perdíamos con el Coronel George Taylor (Charlton Heston), en la que compartíamos la incomprensión y desesperación que asolaba al personaje. ¿Un nuevo planeta totalmente dominado por los primates? ¿Los humanos relegados a animales? ¡Cuán maravillosa fue aquella fiesta! Y qué terrible es la resaca que de ella nos queda. Obviando los pésimos films posteriores al primer largometraje, la trilogía que inició Rupert Wyatt en 2011 suponía una bocanada de aire fresco para esta desgastada historia. Representaba todo un enfoque radicalmente diferente al visto previamente en la gran pantalla. Los espectadores dejábamos de conocer nuevos viajeros espaciales, continuaciones locas y absurdas de un mundo de primates cada vez más semejante al humano en sus propósitos y problemas. Con la película Wyatt ponía los puntos sobre las íes. Nos trasladaba al punto de partida para narrarnos cómo los hombres y cómo los primates se intercambiaban los roles. Todo podría haber quedado ahí con una más que buena explicación del origen del planeta de los simios; no obstante el hombre, y con él, la industria cinematográfica es ambicioso. Tal como sucedería con el film original, tocaba exprimir aún más la obra hasta vaciar el bolsillo del espectador. De esta forma en verano de 2014 Matt Reeves tomó el relevo de Wyatt y continuó la saga con "El amanecer del planeta de los simios". Película convencional de acción y aventuras perfecta para entretener a un público en periodo estival sin ganas de ejercitar sus neuronas. Cierto es que continuaba, de forma acertada, la línea argumental que proponía su predecesora. Pero, ¿por qué detenerse aquí? Como bien dice el refranero popular: "No hay dos sin tres". Y allá que fue Reeves con un nuevo largometraje. De esta forma llega "La guerra del planeta de los simios" a la gran pantalla. Presentada como la gran guinda del pastel, como la explicación última del cambio de mando en el planeta Tierra. ¿Y qué sucedió?

Terremoto

Acción Suspense
6.5

Terremoto En el año 1904 un terremoto de magnitud 5.4 en la escala de Richter sacudió a Oslo con el epicentro en la Fosa de Oslo que corre debajo de la capital noruega. En el presente, científicos comienzan a detectar señales que indican que un nuevo terremoto está en camino. Terremoto Critica Tanto esta película como su predecesora, "La ola" Bølgen (The Wave), son más que dignas películas del género de catástrofes. No solo mantienen la tensión durante todo el metraje, por lo que su visionado se pasa volando y con el corazón en un puño, sino que además tienen el plus de contar con unas localizaciones impresionantes. Si te apetece ver una película entretenida, trepidante, con paisajes de postal y una música perfectamente escogida, "Terremoto" cumple con lo que promete. Me encanta este género y he visto decenas de películas sobre estos temas (terremotos, huracanes, volcanes, tsunamis...). No entiendo muy bien la nota que tiene por aquí, en mi opinión es un film de notable calidad. Tiene una factura impecable, con buenos efectos especiales y actuaciones creíbles, la recomiendo mucho si sois amantes del cine de desastres naturales.

Alien: Covenant

Ciencia ficción Suspense Terror
5.9

Alien: Covenant Rumbo a un remoto planeta al otro lado de la galaxia, la tripulación de la nave colonial Covenant descubre lo que creen que es un paraíso inexplorado, pero resulta tratarse de un mundo oscuro y hostil cuyo único habitante es un "sintético" llamado David (Michael Fassbender), superviviente de la malograda expedición Prometheus. Secuela de "Prometheus" (2012), a su vez precuela de "Alien, el octavo pasajero" (1979). Alien: Covenant Critica Parece como si alguien que odiara la saga de Alien, hubiera tomado el control y desde Prometheus estuviera riéndose, a costa de los fans de Alien, y destrozando el legado. Si Prometheus fue una chufla de dimensiones épicas. Entonces descubrimos que nuestros creadores eran rapados "maquinetos", de la discoteca Scorpia o Chasis, de 3 metros y medio, con muy mal despertar, sobretodo cuando Fassbender les tocaba la flauta. En esta nueva entrega vamos a descubrir nuevos e "ininteresantes" despropósitos. Sí amigos, si os gustó Dos tontos muy tontos, con Alien Covenant vais a pasarlo 7 veces y media mejor, porque son 15 tontos muy tontos. Vamos al spoiler que es lo que mola: PELIGRO SPOILER - SPOILER - SPOILER Comienzo aquí el spoiler que no me cabe en la zona spoiler: Pronto descubrimos que el más inteligente es James Franco, porque se muere sin decir nada, así que es de lejos el personaje más listo e interesante desde Alien Resurrección. Para qué hablar, ¿para cagarla? ¡No! Mejor rustidme y ponedme una brida en las manos, no vaya a ser que me rasque las heridas y me haga pupa. Podemos observar que James Franco no está al punto, sino un poco pasadito, y la presentación del plato es un poco sosa: eliminados de Master Chef. Como en la sala la gente preguntaba; ¿es James Franco o una almendra garrapiñada? Para que no haya dudas de que era el famoso actor, con el "socarrimat" era complicado darse cuenta, nos ponen un vídeo de la película 127 horas, de él escalando con una mano. En el bluray veremos que puede escalar sin manos, sólo con su piolet. Lo bueno es que ya tenemos a todos los "jambos" despiertos y pronto descubrimos que el capitán es el más borde del equipo, sin ningún tipo de dote para ejercer de ello. Pero es lógico, nadie esperaba que James Franco muriera el primero, así que de segundo ponemos a cualquiera. Recibimos una transmisión como cuando veíamos las porno codificadas del Canal Plus. Y como pasaba antaño, eso despierta la curiosidad de querer saber de qué va el vídeo, ¿se casarán al final? La prota femenina protesta para que veamos quien es la sustituta de Ripley en esta entrega, para nada más. Total que bajan para el planeta molón, con atmósfera respirable chachi piruleta. Total, en realidad la peli se ha filmado en la Tierra. Y allí, mientras una científica toma pruebas del ecosistema del lugar, un "payo" decide fumar y mear al lado para contaminar un poco el escenario. Y hace bien, en realidad ella no es científica, es una actriz con el QuimiCefa desplegado. El chavalote decide jugar con una planta que es mitad Kiwi, mitad testículo sin rasurar. Así que pasa lo que tenía que pasar: lo infectan unas esporas negras y lo dejan preñado. Pronto descubrimos la nave Donuts, por lo que si por desgracia hemos visto Prometheus, sabemos que estamos en el planeta de los Scorpia. A todo esto, ya nos hemos dado cuenta de que entre todos suman un coeficiente intelectual de dos dígitos que sumados a su vez no pasa del 8. El preñado da a luz un alien, mientras una tipa deja encerrada a otra por temor a contagiarse, cuando le han rociado la cara con sangre infectada, "blood infected Bukake". Y en lugar de abrirle, va a por un fusil. ¿Por qué? porque así se acaban con los virus, a disparos. Los antibióticos son para "losers". Para que nos quede claro que son todos imbéciles, en el grupo mayoritario otro infectado da a luz, rodeado por unos 6 tíos armados. Pero ninguno dispara al bicho, ¿por qué? porque en el guión no lo pone. Así que se hace de noche y los aliens les atacan. Aparece un misterioso salvador que no es otro que... Fassbender con mechas californianas. Resulta que en el planeta Scorpia se llevan las mechas y se las ha hecho mirando un tutorial del YouTube, porque lleva diez años allí y eso da para aburrirse. Entonces coge unas tijeras enormes y oxidadas y, reencarnándose en Llongueras, se hace un peinado clavadito al que lleva el actor Michael Fassbender, ¿por qué? porque en realidad es Michael Fassbender. Para que distingamos entre los dos androides, a uno le quitan la mano. Queda lejos lo de la flor en la solapa, y más lejos aún lo de que uno lleve el pene por fuera, porque la historia está plagada de capullos y llevaría a confusión. Total, el Fassbender malote le enseña a tocar la flauta al Fassbender bonachón. En una alegoría de lo que podría llegar a instruirle, si se une a él, en el manejo de la flauta de Bartolo: la de un único agujero. Aquí los hechos estúpidos se multiplican velozmente. Una se va a lavar y un alien le arranca la cabeza. ¿Por qué? porque la confunde con una gamba. A esto que el Capitán de los tontos, el más tonto obviamente, descubre que David es un Fassbender malote. Y sabiendo que es malvado y que tiene la fuerza, precisión y velocidad de un androide, decide dejar de apuntarlo y que le cuente la historia. ¿Por qué? Porque igual alguien no está entendiendo el guión.

El corredor del laberinto: La cura mortal

Acción Ciencia ficción
7

El corredor del laberinto: La cura mortal En este final de saga, Thomas lidera a su grupo en una última misión. Deberán entrar en la legendaria Last City, un laberinto controlado por WCKD que puede llegar a ser el laberinto más mortífero de todos. Cualquier persona que lo supere obtendrá las respuestas a las preguntas y los protagonistas quieren saber lo que realmente sucede. El corredor del laberinto: La cura mortal Critica Cuando ‘El corredor del laberinto’ entró de lleno en el panorama cinéfilo allá por el 2014 nos encontramos con una aventura distópica algo diferente de las muchas que estaban llenando las carteleras por la época y que, a sabiendas de su casi indudable tirón en taquilla, siguen llegando a día de hoy. Dylan O’Brien resultó ser una apuesta arriesgada pero que cumplió con creces los deseos de todos aquellos que disfrutan de este tipo de películas y que buscan un héroe que se la juegue y que demuestre una actitud más cercana al término kamikaze que al de valentía. Estaba claro: iba a funcionar. Es por eso que llegó ‘El corredor del laberinto: Las pruebas’ y es por eso que ahora tenemos esta cura mortal. Funcionar, sí, pero tampoco podemos lanzar cohetes ante una película de futuro apocalíptico que no ha conseguido saltar la barrera de la seriedad. Y no me malinterpreten: es divertida, pero llegada a esta tercera entrega, ese enérgico poder narrativo que tuvo la primera película (e incluso diría la primera media hora de la primera película) se va desvaneciendo dando paso a las relaciones interpersonales de todos, pero con especial atención al protagonista. La traición, venganza, miedo y deseo son las principales bazas en las cuales se sustenta el hilo argumental que, traspasado el momento del laberinto, busca una isla en la cual salvarse del naufragio alargando en demasía este tipo de historias secundarias. Pero mantiene ese halo de incredulidad y misterio en todo momento; ese misterio que nos sumerge en querer conocer el por qué y el hacia donde se mueve. Ese “secretismo” narrativo que consigue que la película pase del termino de aburrida en la cual está columpiándose peligrosamente a cada paso de los protagonistas. Dichos protagonistas se encuentran en papeles correctos que desempeñan sin florituras: Thomas Brodie-Sangster puede ser perfectamente el que más destaque, con permiso de O’Brien. Echamos de menos algo más de Minho, el personaje de Ki Hong Lee; Will Poulter no termina de explotar, la breve aparición de Patricia Clarkson es aceptable; Aidan Gillen es un villano correcto sin más y lo de Teresa (Kaya Scodelario) no hay por dónde cogerlo. La fotografía y esos momentos destructivos propios de toda cinta distópica son dignos de disfrutarse, y el cierre, como desenlace de historia no dejará descontento a casi nadie. A pesar de lo previsible que resulta en todo momento. En definitiva: ‘El corredor del laberinto: La cura mortal’ es un vaivén que, por momentos se te puede hacer pesado, pero que verdaderamente nos sumerge en un mundo en el que el interés por el próximo acontecimiento es indudable.