Pacific Rim: insurrección

Pacific Rim: insurrección
5.9
Pacific Rim: insurrección Un futuro cercano. Después de la primera invasión que sufrió la humanidad, la lucha aun no ha terminado. El planeta vuelve a ser asediado por los Kaiju, una raza de alienígenas colosales que emergen desde un portal interdimensional, con el objetivo de destruir a la raza humana. Ante esta nueva amenaza para la cual los humanos no están preparados, los Jaegers, robots gigantes de guerra pilotados por dos personas para sobrellevar la inmensa carga neural que conlleva manipularlos, ya no están a la altura de lo que se les viene encima. Será entonces cuando los supervivientes de la primera invasión, además de nuevos personajes como el hijo de Pentecost (John Boyega), tendrán que idear la manera de sorprender al enorme enemigo, apostando por nuevas estrategias defensivas y de ataque. Con la Tierra en ruinas e intentando reconstruirse, esta nueva batalla puede ser decisiva para el futuro. Pacific Rim: insurrección Critica Se podría trazar un estudio sociológico, cinematográfico y enormemente cínico entre ‘Pacific Rim’ y su secuela. Ambas son la prueba, viviente y penosa, de que no hay historia mala, sólo narradores inútiles. A su favor, hay que decir que esta segunda parte lo intenta, pero su hermana mayor no para de hacerle sombra: en todo el tiempo que esta se pasa justificando su rebuscado argumento, Guillermo del Toro ya se lo había pasado bien demasiadas veces, y encima había conseguido involucrarte un poquito en la historia de sus atípicos protagonistas. Aquí, sin embargo, hay un señor cara de zapato, rebelde porque el mundo le ha hecho así, anticarismático a saco, que se alía con una Doña Nadie plantilla de niñata resabidilla para formar parte del programa Jaeger de reclutas jóvenes donde hablan en pasillos, hablan en dormitorios, hablan en salas de control, hablan en explanadas, hablan por los codos, hablan de apocalipsis, hablan de que hay que hacer algo… ¿se entiende el problema, no? Tanto mimo en justificar un argumento orgullosamente absurdo, y sin embargo a la hora de la verdad te plantan un vergonzoso photoshop de John Boyega en una foto junto a Stacker Pentecost y Mako Mori. (Mira que era fácil ignorar ese punto argumental gilipollas si sólo lo cuentan, pero no, esta es la clase de película que juzga necesario mostrarlo) Mientras, por algún lado andan los Jaeger y los Kaiju. Bueno, no, miento, los Kaiju son ya cosa del pasado, y los Jaeger ahí están al fondo del plano, sólo enfocados directamente para mencionar sus nombres dignos de crío puesto de droga fuerte. Guillermo del Toro ya supo, en la primera, que esto le iba a ocurrir. Por eso bañaba las estupideces más absurdas con épica juguetona. Por eso llenaba el plano de detalles cromáticos y desgastados, construyendo visualmente lo que no te ibas a tragar por medio de palabra. Por eso se buscaba las excusas para meter cuanto más bicho mejor, y convertía cada lucha en una variedad de espectáculos lumínicos punteados con momentazos milimétricamente medidos (la tan criticada espada que salía de la nada para rebanar al bicho volador, la guinda de un pastel de hostias que sabía a gloria). Por eso construía personajes con trazo grueso, cuidaba que tuvieran tanto luces como sombras, y usaba el apocalipsis kaiju para afinar sus emociones, y no al revés. ‘Pacific Rim: Insurrección’ no tiene nada de eso. Tiene un miedo salvaje a no tomarse en serio, fruto de un director que se nota no confía en el material, y un actor estrella que tiene que quedar como el más chulo del lugar. Tiene, sin exagerar, un casting horrible basado en la variedad étnica y el rango de edad, que podría ser sustituido por postes con cara pintada y me quedaría igual. Y, por último, tiene una de las tramas más PUTO ROLLO del cine comercial reciente, donde empresas malévolas asiáticas y traumas paternales se conjuntan para dejar KO al espectador hasta que empiecen las hostias que todos los que entran a la sala deberían esperar. Lo peor son esas ruinas, tapadísimas y desfiguradas, de lo que pudo haber sido: la progresiva fusión de Jaeger y Kaiju da los puntos más interesantes de esta historia, ahondando un poquito en esa lógica retorcida por la cual creamos monstruos para defendernos de los monstruos, pero son islas en un océano en el que no hay nada (por no haber, ni Kaiju). No es muy complicado ver un producto de encargo manufacturado para el mercado japonés, en el que lo único que se ha pensado es cuántas armas se puede encajar en un Jaeger sin pasarse, y toda espléndida cinematografía de Del Toro que dejaba apreciar sus imponentes tamaños se ha sustituido por coreografías de patadas y volteretas que mandan las leyes de la física a tomar por culo de un patadón robótico. No es que los bichos surgiendo del mar sean el pico de la verosimilitud, pero era esa atención al detalle lo que te hacía entrar en el juego, y jugar. Aquí no se ha jugado, no se ha divertido nadie, y se nota. ¿Y habrá que recordarle al director y guionistas pasárselo bien con robots gigantes que pegan monstruos gigantes?
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 11/01/2020 1.78 GB 1203 Descargar
1080p BluRay Español Latino 11/01/2020 1.78 GB 454 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Batman: Gotham a Luz de Gas

Acción Animación Ciencia ficción Suspense
6.5

Batman: Gotham a Luz de Gas Adaptación de la novela gráfica creada por Brian Augustyn y Mike Mignola, que sitúa a Batman en el siglo XIX con Jack el Destripador como villano. Batman: Gotham a Luz de Gas Critica Parece mentira que tras lo perpetrado con la obra de Alan Moore tanto por la parte de Jack el Destripador como con la mismísima Broma Asesina, sea esta 'Batman: Gotham a la luz del gas' -la cual no es ni su creación- la que tal vez rinde mejor tributo al tratamiento de Moore con respecto a una creación y otra. Esta asombrosa película de animación PARA ADULTOS tiene las vísceras de sorpresas provocativas de el Destripador, a la par que el tratamiento sombrío y moralmente ambiguo del Batman más detectivesco y sufridor de palizas físicas. Una sorpresa gigantesca para un servidor. De momento el universo animado de DC lo había clavado para mí en 'Asalto en Arkham' entregando una gran película del Escuadrón Suicida. Ahora esta película que al menos para mí ha emergido de la nada merece estar posicionada a su lado. Es una hora y cuarto de entretenimiento oscuro y tensión narrativa entre personajes y resoluciones de conflictos muy bien manejada. No sólo la animación corre a cargo de la fantástica ambientación en el siglo XIX, ni tampoco sus escenas de acción son tan vistosas como cabría esperar y exigir. El cómo juguetean con la mitología del universo del hombre murciélago así como el trasvasar a sus personajes a esa época y bajo ese argumento es una jugada excelente. He disfrutado con los retratos de Harvey Dent y James Gordon en esta película, así como el de Selina Kyle y el cómo juegan con la inclusión de guiños como el de la Batseñal y la Batmoto (más en esos tiempos sin la tecnología de vanguardia que caracteriza al humano superhéroe). El guión juega sus cartas de forma inteligente. Se permite modificar la historia y el tercer acto de la novela gráfica en la que se basa y para muy bien en mi opinión. Toda una lección de cómo tomar una mitología y unos personajes tan conocidos y presentarlos de forma inesperada y magnética. Una versión en carne y hueso puede que no hubiese ni llegado a estos niveles. Debido a aparecer de ninguna parte, puede que nadie la espere. Pero, por favor, tenéis que verla. Seáis fanáticos de Batman (del buen Batman, quiero decir), del Londres del Siglo XIX, de Jack el Destripador o simplemente de una intriga inteligente resuelta de forma magistral. Es cine de superhéroes -no olvidemos la base de todo- que hereda el intentar hacer algo diferente con el género y el tebeo como los grandes padres del género como 'El caballero oscuro' o 'Logan' hicieron, pero aquí dentro de los códigos de la animación. 2018 me ha entregado su primera gran sorpresa.

Blame!

Acción Animación Ciencia ficción Drama
6.5

Blame! En un futuro lejano en el que impera el caos, Killy emprende una misión, rescatar del olvido a una civilización en vías de extinción". La historia de la obra original, publicada entre 1998 y 2003, nos transporta a un futuro distópico en el que el ser humano ha quedado alienado a causa de una realidad dominada por la tecnología. Blame! Critica La verdad es que me puedo reconocer como un gran fan de la obra de Tsutomu Nihei, el primer manga suyo que leí fue Blame!, para muchos su obra maestra, un manga que me dejó impresionado y me cautivó por sus maravillosos dibujos, el uso del escenario y su extraña narración. Esperaba con muchas ganas que tenía Netflix para mostrarme, pero a la vez tenía temor ya que es un manga bastante difícil de adaptar por su enrevesada historia y lo ambicioso en los dibujos. Pero la verdad es que me ha sorprendido de veras. En cuanto al guión; han adaptado solo una pequeña parte del manga (volúmenes 3 y 4 exactamente) y eso ha sido un gran acierto, aunque hay muchísima historia que se dejan por contar, pero la verdad, es mejor que lo hagan así y que no un condensado de un montón de cosas que al final quede en nada. En cuanto a la historia, ciencia ficción oscura, con una ambientación un poco cyberpunk, que nos cuenta que en un futuro lejano las máquinas se han apoderado del "planeta" (esto en el manga es increíble) y están eliminando a todos los humanos que no tengan el gen de terminal de red, estos humanos son lo que busca nuestro protagonista, Killy. En cuanto a la dirección; no soy un mega fan del anime pero todas las situaciones están muy bien llevadas y la cámara, sin ser magistral, consigue crear una atmósfera muy parecida a la del manga, con mega planos generales a donde se le da mucha importancia al lugar y con una una sensación de soledad muy marcada. También respeta mucho el ritmo del manga, una de las mejores cosas que tenía la obra original, paseos largos, mientras la cámara se vuelve más contemplativa, hasta que ¡PUM! algo ocurre y empieza un ritmo muy acelerado con muchos planos y mucha tensión. (En el spoiler hablaré de alguna escena) En cuanto a la animación; repito, no soy un super fan del anime, pero aquí estoy entre que me encanta y me falla un poco. Me encanta ya que los dibujos son geniales, con muchísimo detalle (como en el manga) pero en algunas escenas, sobre todo de acción, el CGI parece que va como a 15 frames y me choca un poco, por lo visto es algo típico en el anime actual, pero bueno te acabas acostumbrando. La banda sonora genial y los diálogos lo necesario, sin enrollarse mucho. Lo mejor: Ha sabido adaptar perfectamente la atmósfera necesaria con una historia muy atractiva que podrá introducir a los que no han leído la obra original y que satisfará a los veteranos.

Star Wars: El ascenso de Skywalker

Acción Aventura Ciencia ficción
6.5

La Resistencia sobreviviente se enfrenta a la Primera Orden una vez más mientras continúa el viaje de Rey, Finn y Poe Dameron. Con el poder y el conocimiento de las generaciones detrás de ellos, comienza la batalla final.

Stuber Express

Acción Comedia Crimen Suspense
6.5

Stuber Express La vida de un apacible conductor de Uber, Stu (Kumail Nanjiani), cambia repentinamente cuando se sube a su vehículo un pasajero (Dave Bautista) que resulta ser un policía que sigue la pista a un brutal asesino. Stu se ve obligado a luchar por salvar la vida, protagonizando una misión en la que nunca pidió participar, y cuyo principal objetivo tiene claro desde que descubre lo que está sucediendo: obtener las cinco estrellas de calificación en este movido viaje. Stuber Express Critica La nueva película de Michael Dowse actualiza el subgénero de las buddy films, películas donde un par de personajes totalmente opuestos deben unirse para conseguir un fin, esto con la peculiaridad que casi toda la historia sucede a bordo de un uber. Stu (Kumail Nanjiani), es un tipo tranquilo e idealista, el trabaja en una gran tienda de herramientas y cuando cae la tarde conduce un coche de alquiler uber con la intención de generarse mayores ingresos, luego de haber invertido sus ahorros en un gimnasio, el emprendimiento de su mejor amiga y amor secreto, Becca (Betty Gilpin. Pero una tarde, la apacible vida de Stu cambia cuando sube a su uber Vic Manning (Dave Bautista), un duro policía que sigue la pista de un peligroso asesino, por lo que Stu se ve obligado a participar, buscando salvar su vida y sobre todo, obtener las cinco estrellas por su servicio. La película de Dowse sigue al pie de la letra los códigos del subgénero, y lo hace con resultados dispares, la introducción se alarga demasiado y esto provoca que el ritmo en el primer tramo del relato no sea el más llevadero. Lo mejor de la película se da cuando por fin deben interactuar los personajes de Bautista y Nanijani, quien es el soporte cómico de la historia y lo hace de la mejor manera, con diálogos ingeniosos y bastante relajados. Y es precisamente en la buena interacción entre sus protagonistas y la química resultante donde descansa lo mejor de una película bastante genérica y olvidable y que se parece a las muchas otras películas que se inscriben dentro de las buddy films, pero que resulta efectiva y divertida como entretenimiento

Prisionero 99

Acción Crimen Suspense
6.8

Prisionero 99 Bradley es un exboxeador con un matrimonio a punto de romperse que pierde su empleo como mecánico de coches. Debido a esta sensación pesimista, acaba decidiendo que su mejor opción es trabajar para un viejo amigo como traficante de drogas. Esta decisión mejorará su vida hasta que se ve envuelto en un tiroteo entre la policía y sus aliados; situación que le acaba llevando a la cárcel... Prisionero 99 Critica Con muchas ganas esperaba este estreno después de ver el excelente trabajo de su director S. Craig Zahler en su ópera prima Bone Tomahawk, un terror-gore-western que te pilla desprevenido y te hace un ocho. Esta nueva película de Zahler lleva el mismo sello y ritmo que la anterior (incluso los brochazos gore). Otro puerto de montaña de categoría especial que no para su ascensión hasta la cumbre, donde se encuentra la meta. Vince Vaughn está impresionante. Le llueven ostias, no sólo físicas, toda la película y el aguanta, como ese boxeador de mandíbula de hierro al que parece imposible tumbar por muchos golpes que se lleve. Jennifer Carpenter (Debra Morgan en Dexter), un magnífico Don Johnson y el inmortal Udo Kier, por el que no parece que pasen los años, completan de forma espléndida este filme de acción de los que me encanta disfrutar. Como siempre, en este tipo de películas, le podremos sacar fallos o incongruencias, detallitos de la forma de actuar de los personajes o de la credibilidad de ciertas acciones, pero si te dejas llevar un poco por la magia de la película disfrutarás de un gran espectáculo. Mi nota es de un 7,5. Recomendable ratito de placer adrenalítico.

Infierno bajo el agua

Acción Drama Suspense Terror
6.1

Infierno bajo el agua Infierno bajo el aguaCuando un enorme huracán llega a su pueblo en Florida, Haley ignora las órdenes de evacuación para buscar a su padre. Tras encontrarle gravemente herido, ambos quedan atrapados por la inundación. Prácticamente sin tiempo para escapar de la tormenta que arrecia, Haley y su padre descubren que la subida del nivel del agua es el menor de sus problemas. Infierno bajo el agua Critica   En el coche, vuelta a casa tras tal esperpento, confiado me hallaba uno, con la intención de plantar la pena capital a esa entrega, uno de los escasos unos que he puesto por el momento, pero, tras mucha reflexión, he de reconocer que me ha marcado y si bien ha supuesto un recuerdo no tan doloroso, gozo de resquicios donde me ha hecho hasta reír. Es evidente que esta no era su intención, y no tengo claro hasta que punto le puedo dar crédito por ello, pero bueno, haciendo muestra del principio de caridad, así lo haré pasar. Esto es sin duda alguna una película mala, es algo que se daba por descontado, pero de forma sorprendente, donde uno esperaría super protagonistas vs super cocodrilos, solo se encuentra super-idiotas por un lado, y caimanes super-decadentes por el otro. La acción injustificada se intercala con escenas de superación personal al mas puro estilo USA (sintonía trompetera y cámara lenta). Tras un par de mordeduras por parte de unos reptiles con una mordedura de 268 kg por cm2 a.k.a. (EL ANIMAL CON UNA MORDEDURA MÁS FUERTE DE LA HISTORIA), gozan de la suficiente calma y energía como para dar discursos motivadores, de verdad de traca… Tan de traca era que a medida que avanzaba la película me digné a listar las escenas más sin sentido que he visto en mucho tiempo, empecemos: -En un agua pantanosa, removida y sucia, nuestra protagonista, con sus ojos de reptiliana, preserva una vista perfecta -Nuestros protagonistas poseen habilidades sobrenaturales, que pasan por una capacidad regenerativa increíble, un ratio de coagulación inconmensurable, una velocidad en el nado capaz de rivalizar con la de los caimanes y una fuerza digna de los dioses, que les permiten resistir la mordedura de un caimán en plena mano, y decapitar a uno de los mismos con una pala, repito, una pala. -Los cocodrilos, en función de la ocasión se tornan brillantes o los seres más estúpidos de la historia, desde saltar varios metros arrancando la cara a un pobre policía, para instantes después ignorar a los mismos que están sobre una repisa 5cm sobre el agua. -No soy un experto en nuestros amigos reptiles, y seguro que un hogareño granjero de Luisiana conoce mejor a los cocodrilos que yo, pero si hay algo que he aprendido estos años de National Geographic es que los caimanes cuando muerden, giran a fin de descuartizar a la presa, no la zarandean, no la estampan contra las paredes, ROTAN, y si bien esto se ignora durante toda la película, en el único momento en el que esto sale a florecer es en el final, cuando de hacerlo, lo hace de forma anecdótica, como si de un tiovivo se tratase, permitiendo a nuestra protagonista no solo gozar de unos preciosos flashbacks, sino también de el temple y tranquilidad para tomar una bengala del suelo. Muchos podrían pensar que en pos de la acción esto se puede pasar por alto, pero no, y mucho menos compararlo con “Jaws”, porque a diferencia de a lo que se nos tiene acostumbrados (unos super-tiburones que justifican las escenas de acción), aquí, los depredadores parecen perros cabreados, verdes y con mordeduras irrisorias. Puede que si se hubiesen suprimido las escenas melodramáticas con trasfondo ético, habría sido una pasable comedia.