Last Christmas

Last Christmas
7.1
Last Christmas (Emilia Clarke) es una mujer joven que suele tomar siempre la decisión menos acertada. ¿Su último error? Haber aceptado un trabajo como elfo de Santa Claus en un centro comercial. Sin embargo, el destino la lleva a conocer a Tom (Henry Golding), circunstancia que cambia por completo su vida. Para Kate, todo es demasiado bueno para ser cierto.     Last Christmas Cada Navidad, Love actually regresa a muchas casas como entretenimiento recurrente, cálido y nostálgico. Con este título, Paul Feig pretende tomar el relevo y convertirse en la próxima cinta típica de este periodo de fiestas. Ese objetivo se evidencia con la elección de un reparto conocido, una historia romántica y una ambientación llena de luces y villancicos. Con algún giro de guion inesperado y elogiable, el resto de la trama transcurre sin energía y completamente predecible. El relato presenta una pareja tópica –una chica perdida y un chico perfecto que, además, tiene infinita paciencia para reconducir sus malas decisiones– en un escenario que explota clichés navideños (aparte de los propios de Hollywood que incluyen al colectivo lgtb o enfermos que buscan sentido a su vida). El elenco ofrece solvencia, al contar con caras veteranas, dentro de la limitación de sus personajes planos. La mayoría se defienden en medio de tomas exageradas, aunque Emma Thompson destaca entre ellos como madre yugoslava exiliada en Londres. A pesar de la intrascendencia del largometraje, su sensiblería y su poca profundidad, la narrativa toma una dirección correcta que supera el romanticismo manido y se encamina hacia la superación personal, la reconciliación familiar y la importancia de ayudar a los demás; así como también la importancia de prestar atención a los detalles y “mirar hacia arriba”. Con todos los componentes con los que cuenta, el film no desarrolla todo su potencial, pero tampoco lo pretende, ya que su propósito es ser una propuesta tierna taquillera en navidades. Por eso, es perfecto para quien solo busque un producto ameno que le haga pasar un rato distendido durante las vacaciones. Con muchos momentos de humor y una buena banda sonora de George Michael, Last Christmas es una película divertida y satisfactoria.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
720p BluRay Español Latino 23/01/2020 1.14 GB 632 Descargar
1080p Dual Español Latino 01/02/2020 1.65 GB 220 Descargar
1080p Dual Español Latino 12/02/2020 11 24 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

La Dama y el Vagabundo

Aventura Comedia Drama Familia Musica Romance
7

La Dama y el Vagabundo La historia de amor entre una mimada Cocker Spaniel llamada Reina y un cruzado callejero llamado Golfo. Reina se encuentra en la calle después de que sus dueños tengan un bebé y es salvada de la perrera por Golfo, quien trata de mostrarle que viva su vida libre y sin collar. La Dama y el Vagabundo Critica   Disney sigue en su idea de vendernos nostalgia y en ello van por mil, lástima que no todo sale como ellos desean en cuanto a calidad, por que en taquilla eso ya son otros cien. Y cómo se nostalgia hablamos tenemos ahora el sexto largometraje en estreno de este año basado en los populares cuentos de Disney, si ahora llega el turno de La Dama y el Vagabundo. Diremos que este se salva de no ir a la hoguera directamente por que logra funcionar mejor que muchos otros, pese cambia unos detalles más que obvios, sabe respetar de dónde viene y es de su versión original. Tiene ese toque tierno pero sin mucho brillo, te enamora por ratos pero al segundo te saca y es culpa de horrible CGI que ya venia haciendo cosas para llorar como pasó con El Rey León, aquí mejora un poco ya que lo colocan a los perritos de carne y hueso, eso ayuda que se vea mejor el asunto... Aquí deberían de invertir en una mejora urgente para lograr que ese movimiento de bocas concuerde con la imagen y movimiento del animal, por que me pasa que uno va viendo al perrito te enamora pero habla y uno queda como que ocurre. Si así de horrible se ve y no logra transmitir emociones; y lo peor es cuando hablan entre ellos. En cuanto a la historia como tal Lady and the tramp vuelve a contarnos un problema familiar de una perrita mimada; una Cocker que su mundo cambia cuando llega un bebé a la familia y en ese momento conoce a un perro de la calle, bueno ya la historia es sabida. Lady and the Tramp es quizás más recordada por " Bella Note", en la que el dúo comparte un plato de espaguetis y albóndigas mientras el dueño de un restaurante italiano y uno de sus chefs les dan una serenata romántica. Esa escena se recrea casi tiro por tiro: esta vez no hay tanta pasta sorbiendo, pero todo lo demás, desde el beso accidental hasta el rollo de albóndigas, está ahí.

A la deriva

Aventura Romance Suspense
6.8

A la deriva Basada en una historia real, narra cómo la pareja formada por los jóvenes Tami Oldham y su novio Richard se hace a la mar en su velero, pero en medio del océano se ven sorprendidos por una de las mayores tormentas jamás registradas. Tras el paso del huracán, Richard sale herido, y Tami tendrá que ponerse al mando para intentar sobrevivir a la deriva con el velero roto, sin comida y sin agua. A la deriva Critica Me escapé a verla, aun con serias dudas, porque he tenido la ocasión de ver bastante cine marítimo y estaba interesado en conocer el camino que había escogido su director, Baltasar Kormákur, que además es hispano-islandés, para lleva a la pantalla una historia que, por si algo faltara, se basa en una tragedia real y ha contado con la ayuda de quien la sufrió a bordo del velero, Tami Oldham Ashcraft. El resultado no puede haber sido más desolador, en mi opinión. Empezando por la ausencia de un guión digno de tal nombre. Lamentablemente yo no he leído el libro -'Red Sky in Mourning: A True Story of Love, Loss, and Survival at Sea' [2002]- que co-escribió la protagonista del drama, pero no me puedo creer, de ninguna manera, que los 41 días de un drama de tal magnitud no den para un guión simplemente razonable. Continuando por tratar de salvar una película, que dura sólo 96 minutos, a base de rellenar que la mitad de ese tiempo con continuos y agotadores flash-backs [analepsis] sobre la insulsa relación de la pareja que emprende la navegación, digna de una cursi telenovela, valga la redundancia, con pinceladas fotográficas tipo el gran Nestor Almendros en el 'El lago azul' [1980; Randal Kleiser]. Dicho de otro modo: lo que pretende ser una tabla de salvación, hunde lo poco que en el film puede flotar, porque se carga gran parte de la poca tensión que desprende el rodaje marítimo. Reconociendo, desde luego, que la fotografía de Robert Richardson [habitual colaborador de Quentin Tarantino] es brillante en algunos planos aéreos, pero, al no haber nada consistente que la sostenga parece más una publicidad turística que otra cosa [léase, por ejemplo, la secuencia del acantilado]. El manejo de la cámara al hombro, subjetiva, a bordo del balandro, ayuda a aguantar el tedio. De la interpretación, tampoco hay mucho que decir: realmente sólo interpreta Shailene Woodley y al carecer de guión sólo le salva su solvencia profesional y esa imagen tan suya tan fresca y alejada de lo que se considera hoy una estrella. No hay más. La ambientación es correcta siempre que el espectador no se percate de las incoherencias propias de quien se mete a hacer cine marítimo sin conocer suficientemente el medio y las singularidades de un velero. Los efectos especiales cumplen, aunque no siempre. La banda sonora simplemente acompaña. Aunque respira influencias, verbigracia, de 'All it lost' [2013; J.C. Chandor] o de 'La vida de Pi' [2012; Ang Lee] y de otras muchas, cualquier parecido con un cine simplemente correcto es pura coincidencia. Y ahora viene lo peor, porque lo he dejado para el final: Cuando se lleva al cine una historia real, introducir en ella un alucine que dura la mitad de la película es una estafa al espectador que no ha leído un simple resumen del hecho acaecido o las tapas del libro donde también se cuenta, es decir, esa inmensa mayoría que no tien porqué conocer en qué consistió la realidad. Y una tomadura de pelo para quien se ha tomado la molestia de enterarse previamente. Dicho de otro modo: el director convierte una realidad al alcance de todos en puro 'spoiler'. Y no digo más. El cine marítimo es complejo y más tratando de entremezclarlo con una telenovela y el más puro engaño [4 sobre 10]

La favorita

Drama Historia
7.6

La favorita cPrincipios del siglo XVIII. Inglaterra está en guerra con los franceses. Una reina debilitada, Anne (Olivia Colman), ocupa el trono y su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) gobierna el país en su ausencia, debido a su estado de salud y a su carácter inestable. Cuando una nueva sirvienta aparece, Abigail (Emma Stone), su encanto seduce a Sarah. Sarah ayuda a Abigail y ésta ve una oportunidad para regresar a sus raíces aristocráticas. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la Reina. Desarrollarán una amistad que Abigail aprovechará para saciar sus ambiciones. La favorita Critica   Yorgos Lanthimos es un cineasta cuya esencia radica en presentarnos un microcosmos absolutamente ilusorio y ajeno a nosotros, pero que, a medida que se desenvuelve, acaba resultándonos referente al mundo que habitamos. Su cine, a través de sus planteamientos iniciales surrealistas y su humor negrísimo, parece una especie de broma de mal gusto, ante la que no nos queda más que reírnos, al constatar que su universo no difiere tanto del nuestro y somos unos incompetentes viviendo en este. En ‘Kinetta’, ‘Canino’, 'Alps', ‘Langosta’ y ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ nos presenta situaciones que podrían ser ubicadas en el presente, pero que son estiradas como chicles y nos terminan resultando tan inverosímiles como inherentes al ser humano. Podría sospecharse que con ‘La favorita’ esto no sería así, puesto que es su primera película en la que no participa como guionista y se trata de un drama de época. Sin embargo, aparentemente no es una trama verídica y, en esta ocasión, Lanthimos deforma el realismo sirviéndose de diálogos, bailes y música en ocasiones anacrónicos, dotando el inicial planteamiento anclado en el pasado con un aire contemporáneo. De esta manera, el director griego nos vuelve a sugerir que ese microcosmos supuestamente tan lejano tanto en el tiempo como en verosimilitud al nuestro quizás tenga bastante que decir sobre el mundo en el que vivimos consiguiendo así su propósito de oprimirnos y perturbarnos mediante su cinismo. Sí que se percibe más evolución en su cine en cuanto a forma. Los planos opresores cerrados, herméticos, claustrofóbicos y asfixiantes típicos del cine europeo de sus inicios, se han ido sustituyendo por planos más amplios conforme ha ido extendiendo sus conocimientos y sus medios. En ‘Canino’ abundan planos medios, primeros planos y planos detalles, mientras que en sus dos últimas obras, estos han sido reemplazados por más planos generales y enteros. En esta ocasión, utiliza objetivos grandes angulares –incluso en ocasiones ojos de pez–, movimientos semicirculares haciendo de contraplano para mostrarnos a los personajes y toda la ornamentación que les acompaña, planos simétricos, slow motion y suntuosos travellings propios de un cine dotado de mayor presupuesto y con reminiscencias a Kubrick. De este modo, se nos plantea un escenario en el que Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone –las tres están estupendas– combaten por saciar necesidades. Así, el personaje de Emma Stone intentará medrar socialmente, ganándose la confianza de la reina y su ayudante para recuperar el prestigio que le fue arrebatado. Para conseguirlo, acabará compitiendo contra Rachel Weisz por ser la favorita de una reina que tampoco termina de verse saciada y feliz debido a sus traumas, complejos y deseo de ser querida. De este modo, surgen tanto amoríos como traiciones con tal de lograr sus propósitos, reflejando lo cruel y retorcido de nuestra existencia y dando lugar a un universo con tanta luz como oscuridad, tanta comedia como tragedia, tanto corazón como raciocinio, tanta calidez como frío, tanto sexo como violencia. Así, se consigue desnudar mediante escenas incómodas las relación y condición humana entre las protagonistas, que dan como resultado un sistema claramente representativo de una estructura social tendente a la corrupción, el deseo, la violencia y cuyo único afán es verse a uno mismo realizado, independientemente de las consecuencias que pueda tener en las otras personas –o estamentos–. En ‘La favorita’ aparecen, además, los temas que obsesionan a Yorgos Lanthimos y recurrentes en toda su obra: los rituales de control y dominación de ‘Canino’, la complicación de la asimilación de la muerte de ‘Alps’, la imposibilidad y superfluidad del amor puro de ‘Langosta’, la tragedia griega de ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ o la relación del individuo con la sociedad presente en todas ellas. Estos temas se ven especialmente reflejados en el personaje de Olivia Colman. En conclusión, me parece una gran película, es una producción mastodóntica, con unas formas muy manieristas y que toca todos los palos de su cine. A pesar de ello, la escasez de primeros planos y la excesiva profundidad de campo, impide implicarse tanto con los personajes como en otras de sus obras, dando como resultado un gran film, pero al que le falta el alma de otras películas pictóricas similares que retratan las miserias y condición humana como ‘Barry Lyndon’ u otros dramas de época sobre las altas esferas como ‘El gatopardo’, ‘Doctor Zhivago’ o ‘Fanny y Alexander’.

Glass (Cristal)

Ciencia ficción Drama Suspense
6.5

Glass Glass sigue los pasos de David Dunn en su búsqueda de la figura superhumana de La Bestia. En la sombra, Elijah Price parece emerger como una figura clave que conoce los secretos de ambos. Glass Critica   Poco más del aprobado justito para la culminación de la trilogía de Shyamalan sobre superhéroes y el mundo del cómic, trilogía que ha ido de más a menos y que se cierra demasiados años después de la primera entrega. El esperadísimo enfrentamiento entre David Dunn y la Bestia llega nada más empezar la película y supone un arranque espectacular, pero poco después de ese inicio prometedor nos cae como una losa la siguiente hora de metraje, monótona, aburrida y totalmente soporífera, para retomar el interés cuando la cinta ya nos tiene casi perdidos. El ejercicio de estilo que suponía la fantástica e hipnótica “El protegido” no aparece por ningún sitio en “Glass” y la película se acerca demasiado a las pelis de superhéroes de Marvel/DC, que me aburren hasta el infinito (y más allá), ignorando el enorme acierto de la primera cinta: llevar el mundo de los superhéroes a la vida cotidiana con personajes de la vida real, sin capas, efectos especiales millonarios, ni abdominales esculpidas en mármol. Seamos realistas: el pobre Bruce Willis ya no está para hacer de superhéroe. Con esa barba blanca parece más bien el superabuelo y su hijo (lo que ha crecido esta criatura oye), sigue teniendo la misma cara de empanado puesto hasta arriba de algo fuerte, con lo cual la función se la lleva enterita James McAvoy, que vuelve a lucirse con la dificultad añadida de cambiar varias veces de personalidad en el mismo plano. El guión no es nada previsible, incluye el habitual final sorprendente marca de la casa y por fin presenta explícitamente lo que el director había contado sólo en entrevistas: cuál era el tren en el que se fue el padre de Kevin. Lo que saca bastante de quicio es cómo Mr.Glass se pasa media película comparándolo todo con las situaciones de los cómics, exactamente igual que hacía el crítico de cine de “La joven del agua”. Sin ser una mala película en absoluto y poniendo el broche (por fin), a lo que ya llamamos “Trilogía Unbreakable”, prefiero al Shyamalan que jugaba continuamente con la fotografía y el montaje para ponernos de los nervios con una simple corriente de viento que mueve los árboles, un ruido en el piso de arriba o el crujir de unas ramas en medio de un bosque. Una vez cerrada esta historia esperemos que vuelva ya a lo que se le da bien de verdad y nos asombre con grandes narraciones y bajos presupuestos, porque con él nunca sabes lo que te vas a encontrar; Shyamalan es capaz de lo mejor (“Señales”, “El Bosque”, “El protegido”, “El sexto sentido”), pero también de lo peor (no por favor, no quiero ni nombrarlas, hemos estado años sin dar un duro por este señor pero él se lo ganó a pulso, con la participación de don Dinero Smith), démosle otro voto de confianza para la próxima película ahora que vuelve a ser un director interesante.

American History X

Drama
8.4

American History X Derek Vinyard (Edward Norton), es el líder de un grupo neonazi. La vida de Derek transcurre entre las acciones de su grupo (asaltar tiendas de inmigrantes, dar palizas a afroamericanos...) y su vida familiar: una madre enferma, una hermana, de ideas opuestas, y un hermano menor que lo idolatra. Derek es condenado por asesinato. Cuando sale de prisión, regresa a casa, dispuesto a empezar una nueva vida, pero descubre que su hermano (Edward Furlong) prosigue el camino que le metió en la cárcel.     American History X Critica "American History X" refleja fielmente lo que provoca el odio y el racismo en la sociedad, desde el prisma de un Edward Norton magistral en la interpretación y de todo el entorno, que rodea la vida de su personaje en la película. Es una historia cruda, dura, que nos cuenta las cosas tal y como son, sin falsedades y que por ello, busca calar en el espectador y hacer que se forme una opinión sólida sobre el asunto. Así las cosas, no busquen nada políticamente correcto en esta cinta, ni esperen escuchar aquéllo tan famoso de todo va bien. Lo que se nos ofrece es un mundo marginal, pero que existe, un odio visceral, pero que está ahí y una realidad social, a la que tendríamos que prestar más atención, para evitar que se consolide. El director no se corta a la hora de plasmar imágenes impactantes, diálogos que ponen la carne de gallina y la moraleja es que el odio, sólo engendra odio y que el que siembra vientos, normalmente lo que suele recoger son tempestades. Aprendamos todos de ello e intentemos erradicar tanta violencia, como asola nuestro mundo de hoy. Únicamente con que nos haga pensar un poco, ya habrá conseguido la película su principal objetivo, así que prueben a verla y a ver qué tal.  

Braven (El Leñador)

Acción Drama
6

Braven (El Leñador) Joe Braven, un humilde leñador que vive cerca de la frontera entre los Estados Unidos y Canadá, es atacado por un grupo de narcotraficantes. A partir de ese momento hará todo lo que esté en su mano para proteger a su familia. Braven (El Leñador) Critica La historia. Leñador y famila (padre con demencia incipiente incluido) contra unos capos locales de la droga. Bosques, nieve, algún acantilado... ¿les suena? Temática manida, mordisqueada, usada y reusada. Personajes. Pues el Momoa no sabe llorar. No le den esos disgustos dramáticos, que lo suyo es poner cara de tipo duro. Aquí intenta aparentar angustia con algunas muecas que se quedan a mitad de camino. Lo demás de su personaje, esperable y nada del otro mundo. Luego está el padre, que se va olvidando de dónde pone las cosas, quién es quién en esa casa, y la excusa se puede extender a olvidar el guion. Los malos son penosos, de nivel película serie B canadiense. Ah, esperen, que esta peli es de Canad... Final. Después de un desarrollo que se ve con mucha pereza dados los pocos alicientes que promete la película, lo más alucinante se nos presenta al final. El desenlace y las artimañas del protagonista consiguieron dejarme con la boca abierta. Y no es para menos. ¿A quién se le habrá ocurrido semejante broche final?