La música del terremoto

La música del terremoto
5.6
La música del terremoto Tokio, Tokio, año 1989. Lucy Fly (Alicia Vikander) es una mujer expatriada que huye de un doloroso pasado. Cuando su mejor amiga en la capital japonesa Lily Bridges (Riley Keough) desaparece sin dejar rastro, recae sobre ella la sospecha de haberla asesinado tras darse a conocer un triángulo amoroso entre ellas dos y Teiji (Naoki Kobayashi), un atractivo fotógrafo japonés.   La música del terremoto Critica 'La Música del Terremoto' decepciona ya que tenía muchos alicientes para llegar a ser una buena película. Un director con una trayectoria interesante, Atticus Ross (oscarizado por 'La Red Social') encargado de la banda sonora, un elenco de primera con dos de las actrices más en forma del momento, una ambientación ochentera situada en el siempre exótico Japón y ese estilo pop con fotografía colorista que podía darla un toque único. En cambio, nos encontramos con un thriller mediocre que no logra ser lo suficientemente atractivo debido principalmente a una plana adaptación de la novela inglesa multipremiada en la que se basa. No tiene un ritmo que enganche al espectador (en parte por culpa del montaje), recurre a secundarios estereotipados y poco desarrollados e intenta poetizar continuamente recurriendo a situaciones y diálogos forzados. Su director está curtido en películas con personajes femeninos potentes. En sus anteriores trabajos cumple dirigiendo a actrices de renombre como Keira Knightley, Christina Ricci o Julianne Moore en sendos papeles protagonistas, y en esta ocasión hace lo propio con las talentosas Riley Keough y Alicia Vikander, sin duda lo mejor de la película junto con el toque exótico de rodarse en tierras niponas. Pero resulta un esfuerzo vacuo, porque a pesar de estar bien contextualizada, la historia en su conjunto carece del interés necesario y no consigue sumergirnos en la atmósfera intrigante u opresiva que cualquier buen trama noir necesita. Ahí están ejemplos como 'Burning' o 'Under the Silver Lake', cercanos en temática y tiempo aunque no en resultado.  
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p DUAL Español Latino 29/11/2019 1.71 GB 0 Descargar
1080p DUAL Español Latino 30/11/2019 1.71 GB 0 Descargar

También te puede interesar

La perfección

Suspense Terror
6.5

La perfección Una chica prodigio obsesionada con alcanzar la perfección tocando el violonchelo comienza a sufrir una serie de cambios siniestros en su vida. La perfección Critica Creo que lo justo antes de iniciar la propia critica, es justificar mi nota, y así lo hago; Es una película mala, absurdamente mala, previsible, incoherente y con delirios de grandeza, ahora bien, ya sea por su protagonista, que cumple con su papel solemnemente hasta el final de la obra, o por ese espontáneo Requiem, su estructura se erige, no muy alto, no muy sorprendentemente, ni muy firmemente, unos escasos centímetros del suelo, lo suficiente como para que merezca respeto, y el titulo de "película", mala pero película al fin y al cabo. Una vez dicho esto... Ante nosotros tenemos una película un tanto pretenciosa, que en su ejecución y planteamiento se coloca en un polo opuesto a la nombrada "perfección". Resulta muy predecible, y quienes no leyesen lo que estaba pasando sin duda no estaban prestando suficiente atención a lo que pasaba. Dedicaré una gran parte de la crítica a desmembrar la trama y sus problemas, pero antes de eso me gustaría remarcar un par de puntos que son ajenos a la historia y que toman una cierta relevancia en el producto final; a si pues: -El reparto es bueno, no espectacular, pero da la talla, si bien creo que Logan Browning está bien por debajo de su compañera, sus carencias no me sacan de la película. (Su papel era seguramente el más complejo, y tristemente no lo ha bordado) -La forma de la obra deja mucho que desear, no solo en términos de realización o musicales, la fotografía de la obra es particularmente horrible, fíjense en la escena del dueto al comienzo de la cinta, todo recubierto con flares, asi como durante la audición de la perfección, cortes cutres entre los planos y montaje de los mismos para ahorrarse la creatividad. Solo un instante me ha parecido de buen gusto, la nota perdida, con el leve vibrar de la cámara en ese instante, positivamente reseñable    

Serenity

Drama Misterio Suspense
5.2

Serenity La tranquila vida de Baker Dill, un capitán de barco pesquero que vive en la aislada isla de Plymouth, donde pasa sus días obsesionado con la captura de un escurridizo atún mientras lucha contra sus demonios personales, se ve perturbada cuando alguien de su pasado acude a él en busca de ayuda. Serenity Critica     Ridícula, marciana, descontrolada, desquiciada, desequilibrada, desproporcionada, desatinada, loca, es esta cinta de Steven Knight (el notas de Peaky Blinders, esa serie tan guay que nunca voy a ver). Resulta imposible, repito, imposible poder destripar a gusto y como se merece este engendro absolutamente pasado de rosca sin hacer spóiler. Por tanto, me limitaré a reflejar que cuando las cartas se ponen boca arriba y viene el giro argumental, ya es demasiado tarde y estás deseando que se acabe esta ida de pinza; bien porque no puedas bostezar más o reírte más, por mucho músculo (físico, no interpretativo) que se marque Matthew y mucho culito que enseñe. El tan insustancial como loco papel de femme fatale de la Hathaway... para hacérselo mirar ella o para despedir a su representante. Una paranoia desquiciada, una tomadura de pelo, un todo vale, una locura, una broma de mal gusto, un sin Dios, una fumada, una ida de olla, un empacho de hongos... del que solo respirarás satisfecho cuando por fin se acabe. Tú sabrás.

Watchmen

Action & Adventure Crimen Drama Sci-Fi & Fantasy
7.2

Watchmen Watchmen es una extensión de la historia original gráfica creada por Alan Moore y Dave Gibbons. La trama se sitúa en un universo alternativo donde los superhéroes son tratados como proscritos. Sin embargo, un grupo de superhéroes apodados como Watchmen, están en medio de una investigación centrada en el asesinato de un integrante de su equipo, topándose con una conspiración que pondrá en peligro sus vidas y las de los demás.

Pájaros de verano

Drama
7.5

Pájaros de verano Durante la bonanza de la marihuana, una década violenta que vio los orígenes del narcotráfico en Colombia, Rapayet y su familia indígena Wayuu se involucraron en un floreciente negocio de venta de marihuana a jóvenes estadounidenses en la década de 1970. Cuando colisionan la codicia, la pasión y el honor, estalla una guerra fratricida que pondrá en peligro sus vidas, su cultura y sus tradiciones ancestrales. Pájaros de verano Critica       Los Wayúu son los hijos del viento y la primavera. Son una nación con más de seiscientos mil integrantes y la primera fuerza indígena en Colombia. Su cosmogonía tiene fuerte relación con el territorio, sus ideas del mundo, les han permitido construir una identidad y una serie de principios, donde la mujer mantiene el linaje (un tipo de matriarcado) que cuenta con un papel de dominio. El Putchipü es el artífice y al tiempo la columna vertebral de la comunidad: traen y llevan la palabra, como el despliegue del viento y el mar. Esa base fundacional, de confiar en lo que se dice, les ha permitido sobrevivir luego de siglos como una cultura de diálogo. Aunque la historia debe contar que también ha habido (y hay) muchas guerras entre ellos, sus familias y clanes. No obstante, se sostienen por creer en el palabrero, tanto que se considera un patrimonio de la humanidad y sus ejemplos de paz/paces han trascendido. Esas intimidades, son las que podemos ver, como si fuera un documento etnográfico, a través de Pájaros de verano, la película de Cristina Gallego y Ciro Guerra. Aunque esa es una primera película, luego el vuelo como espectadores, nos llevan hacia otras latitudes. Se trata de nuevo, como en las producciones de Ciro, de un viaje y una experiencia audiovisual muy enriquecedoras con ciertas incertidumbres, pasó en La sombra del caminante (2004), con el que deambulamos exorcizando culpas y demonios; se hizo el recorrido de los juglares y de una buena parte de la costa Caribe en Los viajes del viento (2009) y tuvimos un viaje cósmico e histórico en El abrazo de la serpiente (2015). Con un talante de fuerza narrativa, donde ya no se tiene en cuenta, tanto lo exótico de la historia, para contemplar dirían unos, sino que, a través de un ritmo sostenido y vibrante, nos mantiene expectantes de los sucesos, de la trama. Es una película con muchos pliegues y también -siendo el foco central- sobre la violencia, cruzada con el tráfico de drogas, en este caso, de marihuana, por allá a finales del 60 y principios del 70. Más, una historia de familia, en el que se presume de poder potenciar el linaje y el honor. He ahí una segunda película, una experiencia trepidante, de gánsteres han dicho ya varios. Pudo haber sido otra la cultura, otro el contexto y obtendríamos testimonios muy similares de ese creciente negocio e industria del narcotráfico. La Guajira también habrá de narrarse, no sólo en modo de culturas y capacidades de sus comunidades, sino que también han convivido con el contrabando y otra serie de situaciones como el de ser zona limítrofe. La película nos muestra la madurez del cine colombiano, como también sus clichés. Trascenderá lo contado en Pájaros de verano y como ya ocurrió en Cannes, europeos y espectadores de otros contextos, gozarán con el exotismo de culturas de las que poco saben. Más el atractivo de la violencia mezclada con drogas. El cóctel es explosivo y salta lo hecho en El abrazo de la serpiente, en el que primaba más lo étnico, en Pájaros, sus directores la hicieron, para decirle al mundo que son de Colombia, pero que hacen cine teniendo en cuenta la aldea global. Pájaros de verano, cuenta con su propia capacidad de vuelo. No idealiza las comunidades indígenas, pero esa combinación de sus ceremonias y creencias con temas de índole macabra, deja muchas inquietudes y molestias. Y lo que hace de forma sagaz es articular los principios de los Wayúu y su enfrentamiento a un fenómeno que no sólo los reventó a ellos, sino a todos los colombianos. Pocas películas, para un tema de tantas dimensiones, han sido grabadas en Colombia, y con este matiz, no tenemos muchos antecedentes. Seguro volarán muy lejos, aunque desde cerca, se sienta que tal aire, no es como la primavera, que dicen ser los Wayúu. Ppor supuesto, Los Wayúu han sido condenados a vivir como marginales y de ellos se han aprovechado, y su cultura ha sido más el beneficio del museo que de su propia nación. Ya La Guajira había sido tratada en cine. La eterna noche de las doce lunas (2013) se convierte como el preámbulo a Pájaros, dado que la película empieza con la ceremonia o el paso de ser niña a mujer en la cosmovisión Wayúu. Luego en la de Cristina y Ciro se encuentra un hombre -Rapayet- que pretende que una niña-mujer -Zaida- sea su prometida, y de repente pasamos a la película dos: el cortejo entre ella y él y las implicaciones de construir una familia. Vemos entonces, un paisaje de la árida tierra de La Guajira y como ciertos oasis la dejan más derruida, también esas costumbres y rituales: el aprecio a la vida, la manera de tomar la muerte, el pulso entre las familias mediadas por el palabrero, los diálogos en Wayunaiqui que nos muestran un modo del pensamiento de los Wayúu y ese cáncer incubado hasta en los pensamientos de cada colombiano como lo es el narcotráfico.

Dumplin'

Comedia Drama
7

Dumplin' Una chica muy segura de sí misma a la que todo el mundo llama "Dumplin" (Danielle Macdonald) comienza a trabajar en una cadena de comida rápida, donde conoce a un chico que le gusta. Al parecer, la atracción entre ambos es mutua, aunque Dumplin comienza a tener dudas sobre su atractivo físico. Decidida a remediar este problema, y también con el propósito de ganarse el respeto de su madre, una antigua "reina de la belleza" (Jennifer Aniston), Dumplin se inscribe en un concurso de belleza. Dumplin Critica     El film retoma una serie de tópicas que como espectadoras conocemos bastante bien (concursos de belleza, gordofobia, heteronorma). Sin embargo, el film le da una vuelta de tuerca a estos universos tan vastamente explorados en la cinematografía norteamericana. La dicotomía entre el universo de la belleza heteronormada frente a la belleza queer, gorda y -sobre todo- drag le aporta carisma a la historia. Sin lugar a dudas recomendable para una noche de chicas o para tomar una copa de vino recordando la adolescencia (sobre todo si fuiste/sos una cuerpa disidente). Interesante, linda, tierna, fraternal. La solidaridad entre mujeres es lo que me mantuvo enganchada en los momentos de flaqueza de la trama.    

El buen Sam

Drama Romance
6.2

El buen Sam Un misterioso buen samaritano deja bolsas llenas de dinero en las puertas de las casas. La reportera neoyorquina Kate Bradley se propone descubrir su identidad y el objetivo que persigue. Sin embargo, será la vida de la periodista la que dé un gran giro.   El buen Sam La inteligente reportera Kate, nuestra reportera, que al inicio de la cinta fue salvada de un accidente por un apuesto bombero, Eric (Chad Connell), comienza sus indagaciones visitando a los afortunados por el azar que han encontrado la bolsa en sus puertas. Paralelo a su labor detectivesca acude junto a su padre, el senador, a un acto benéfico donde conoce a un apuesto inversor amigo del mismo, Jack Hansen (Marco Grazzini), el cual no oculta su interés por ella desde el primer momento. La atractiva reportera, que en su búsqueda de la verdad volverá a coincidir con los apuestos bombero e inversionista, tendrá que lidiar con ambos frentes mientras poco a poco, va descubriendo que quizás el destino de las bolsas no sea tan aleatorio como ella pensaba en un principio. Y, hasta aquí puedo leer queridos, una palabra más y me cargo el 99% de intriga de la película que como comprenderán no es la segunda parte de Testigo de cargo (1957). Los guapos Ella, la reportera (Tiya Sircar), es una actriz estadounidense con un amplio bagaje en series estadounidenses y algún que otro film con más pena que gloria, también actriz de doblaje. Muy guapa, muy fina, muy bella y hace lo que puede en el pastelito que le ha tocado interpretar, como siempre con su orondo compañero, cámara al hombro, con el que desde el primer minuto sabemos que por no tener, no va a tener con él ni un cupón a medias. El bombero (Chad Connell), canadiense, un calco del bagaje de Tiya y el inversionista (Marco Grazzini), compatriota del bombero y primo hermano en el curriculum. Uno guapo, el otro también, uno malo y otro bueno (es una broma), no es película de buenos ni malos, sino de actitudes por denominarla de alguna manera.