El gran desmadre (Malas madres 2)

El gran desmadre (Malas madres 2)
6.3
El gran desmadre (Malas madres 2) Amy, Kiki y Carla, madres poco valoradas y sobrecargadas de tareas, se rebelan contra los desafíos y las expectativas que genera lo que es una especie de Super Bowl para madres: la navidad. Como si crear las perfectas vacaciones para sus familias no fuera suficiente, recibirán la visita de sus respectivas madres. El gran desmadre (Malas madres 2) Critica Durante mucho tiempo, en la época clásica, el cine servía de evasión, de bonita ensoñación, un espejo en el que mirarse y salir favorecido, un ansia de superación, un cuento de hadas, un ideal de belleza y verdad, un mundo mejor. Quizás pueril y falso, sí, pero también hermoso y esmerado, como si la vida pudiera ser otra cosa, y no este pozo ponzoñoso. Eso pasó. Llegó la televisión. Había que competir con un artefacto rival, que le quitaba el público y el dinero. Había que acercarse a esa población renuente que se quedaba en casa, mirarles a la cara, contarles lo que pasa, montar historias más cercanas. Llegaron los "Marty" y otros animales de compañía para toda la familia. Y siguieron pasando los años. Estados Unidos perdió la inocencia, se llevó un chasco. El espejito le decía que ya no era la más guapa del reino, que también era fea y de pecados estaba llena. Miraron para otra parte. Hacia la vieja Europa. Copiaron sus formas. Hicieron un cine más concienzudo, rudo y veraz, más político, existencial y personal. Casi, casi, como si fueran de la Nouvelle Vague. La rueda seguía girando (se me van a acabar las metáforas de transición temporal, tengo pocas), el polvo de los segundos cayendo, y esa generación dejó paso a la siguiente (o a la misma pero más aviesa), más infantil, conservadora y escapista, una vuelta a los orígenes fantasiosos, pero desde un punto de vista mucho más pueril y aventurero. El flujo y reflujo de la Historia, a grandes rebeldes o innovadores suelen sucederles otros mucho más prudentes, a los estilizados con ínfulas, los artesanos humildes, y así se repiten las modas y los ciclos en el eterno retorno del tiempo y el arte. Bueno, y ya por fin, tras tanto viaje (somero, superficial y muy sesgado y lleno de agujeros) nos acercamos al ahora engorroso. Pero todavía hay que dar marcha atrás un poco más. Quizás a los noventa. Tal vez a los Farrelly (ellos no lo inventaron, venía de, por ejemplo, "Porky's", allá en los lejanos ochenta, aunque en realidad desde siempre, podemos rastrearla en la literatura, salvando todas las distancias, desde los orígenes griegos en escritores como Aristófanes, pasando por los clásicos latinos como Apuleyo, siguiendo con Rabelais, Quevedo,... la veta de humor escatológico está incorporada a nuestra especie desde el comienzo, el caca culo pedo pis tiene el éxito asegurado, va con nuestros genes, es nuestro mínimo común denominador, todos lo compartimos y nos partimos de risa, ¿a que sí?). Me refiero a que el espectador ya no va al cine a mirar al cielo como al principio (en los años dorados del clásico), al frente o hacia dentro como más adelante, en la era aquarius, sino que ahora tienen que echar la vista al suelo, incluso más abajo, al poco visitado alcantarillado, a esas aguas fecales llenas de todos nuestros líquidos y desechos. Y en esas estamos. Que vamos al cine a desahogarnos. A purificarnos. A practicar la ablución o la depilación (espiritual). A limpiarnos por dentro y a relajarnos (los esfínteres) por fuera. A echarlo todo. Desde la primera papilla hasta el último zurullo. El cine convertido en un urinario o estercolero, un váter o en el mejor de los casos un masaje (por supuesto, con final feliz). Por otro lado, las mujeres al principio solían acompañar al héroe masculino en un recatado y discreto lugar. Eran santas o arpías, bellacas o diosas, vampiresas o monjas, pero en cualquier caso con un halo de grandeza. Idealizadas, soñadas, deseadas, admiradas, temidas, queridas. Quizás vaporosas, estilizadas y adoradas. Con el tiempo fueron perdiendo la magia, cayendo del pedestal, desapareciendo incluso, siendo invisibles o vulgares, atractivas o anodinas, casi iguales. Hasta hoy mismo. En que ya completamente se han liberado (hay una regla fija que nunca falla, si aparece esa señal en cualquier tipo de representación, artística o no, es que hay liberación, reivindicación y felicidad aseguradas. Se trata de mostrar a decenas de mujeres en un espacio cerrado gritando enloquecidas, en estado de trance, ante la contemplación espeluznada, y paroxísticamente extasiada, de inefables cuerpos desnudos masculinos). Para copiar la versión más cafre y oligofrénica de sus pares varones. Para hacer y decir cosas que si las dijeran o hicieran ellos se llenaría esta página de críticas seria y justamente indignadas, con las manos en la cabeza, y con una palabra recurrente siempre en las mientes, y que casualmente suele aparecer con tropical fertilidad, sí, el tan querido por todos... (aparece hasta en los telediarios) conjunto de letras y sílabas... que dice... (todos a una)... "machista" (minipunto para mí, ya estoy más cerca del paraíso. Es como la bandera yanqui en sus producciones nacionales). Serían tachados de trogloditas, patanes y lerdos (con razón). Denunciados y expulsados del reino de la sana moral y las buenas maneras (por nosotros los primeros). Pero son mujeres. Y con ellas todo vale. Se les puede hacer cosas que con los hombres ni se atreven. Se las puede convertir en gorrinas de charca, chapoteando entre inmundicias y ordinarieces, entre grosería infinita y grotescas procacidades. Y no solo eso. Todavía peor. Además se las echa al barro de la sensiblería más vergonzosa y ridícula. Para que a las pobres no les falte de nada. Guarras, pedorras y además lacrimosas. Si este es el camino, se confirman los peores temores y ya es hora de echar el cierre. Pobres mujeres. Sí, lo habéis adivinado. Esta película es el resultado aberrante, gritón, barullero, bullanguero y pringoso asqueroso de la celebración de la zafiedad como triunfo de la comedia, la exaltación de la estupidez como signo de los tiempos y la recuperación de la sentimentalidad más gruesa como insulto al espectador, que, se supone, que piensan que además de cerdo tiene su corazoncito lleno de mermelada. Así nos va. Y es solo el principio. Negros augures. Estamos bajando por el tobogán y ya nadie nos detendrá.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 16/01/2020 1.68 GB 27 Descargar
1080p BluRay Español Latino 16/01/2020 1.68 GB 27 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Un pequeño favor

Comedia Crimen Drama Misterio Suspense
6.6

Un pequeño favor Stephanie es una joven madre videobloguera de una ciudad pequeña cuya mejor amiga, la sofisticada Emily, desaparece un día repentinamente. A Stephanie le ayudará en su búsqueda el marido de Emily, Sean. Un pequeño favor Critica Antes de nada quiero decir que no voy a caer en el “spoiler” fuera de su espacio o que rehúso a adelantar cualquier posible sorpresa, como han hecho otros usuarios o incluso parte de la “crítica especializada”. Menos mal que cuando voy al cine me informo poco, porque así me ahorro disgustos. Tiene su parte buena y su parte mala: si el film es horrendo, por desgracia, no recibo ninguna advertencia, y si hay algo que no deba saber nadie me la destripa, esa es la ventaja. Y ahora ciñéndonos al tema en concreto, Paul Feig, tras su sonado batacazo con el “remake” de “Cazafantasmas”, vuelve a la línea trazada en “Espías”, es decir, un film de evasión, con tintes “neo- drag”, sazonado con ciertas dosis de “petardez” y evocaciones a un estilo cinematográfico que ha caído en desuso, aunque he de decir, que en ese sentido, “Espías” me pareció algo más lograda. Es un tipo de cine que a los más exigentes les podrá resultar una simple parida, pero creo que, además de que deban existir toda clase de pasatiempos, hay en ella ciertos factores que la libran de ser claramente una vulgaridad o una mierda, hablando mal y pronto. Es más, incluso a veces se recurre a un intento de recreación de ambiente a lo que muchos mal llamaban “comedia sofisticada” de los años sesenta y parte de los setenta, lo cual a mí me gusta. De entrada, y ante tanta producción reiterativa, está exenta de testosterona gratuita, violencia de relleno o diálogos trillados. Quizás por esta razón la mayoría del público asistente a la sesión eran mujeres, aunque no se trate en absoluto de un film que solamente le podría interesar a un público femenino. El arranque de “Un pequeño favor” promete mucho, aunque luego ciertos elementos durante el camino no se aprovechen. De entrada ¡incluyen títulos de crédito! Eso es algo que ya pocos films tienen y que muchos echamos en falta, unos créditos bonitos tanto de color como de diseño. La mayoría de las canciones que se van utilizando parecen un precioso homenaje a la “canción francesa”, con temas cantados por Hardy, la Bardot, Gainsbourg, Zaz o Dutronc, entre otros, y aunque aparezcan brevemente temas de otras épocas y “latitudes” el clima francés reina en la película. El guión, que no me esperaba que se basara en ninguna novela, en este caso de Darcey Bell, es una acumulación de referencias que pensé que partían de sus creadores, como Paul Feig o Jessica Sharzer, a modo de parodia. Por eso su verdadero fuerte no es su argumento, si no sus diálogos, y sobre todo su acertado “casting” en el que sus dos actrices principales hacen unas composiciones que podrían recibir la sorpresa de aparecer nominadas, por ejemplo, en los Globos de oro, como Anna Kendrick, que parece haber tomado como referencia a la Sally Hawkins de “Happy: Un cuento sobre la felicidad” además de parecerse físicamente a esta gran actriz, y Blake Lively, cuyas referencias las dejaremos para el “spoiler” y hace también un notable trabajo, posiblemente uno de los mejores de su carrera. Sus giros, sobre todo en la segunda mitad, quizás se exceden tanto en intenciones de sorprender, como de deslumbrar en exceso. Y eso juega en parte en su contra, como también cuando se toma demasiado en serio y se olvidan de que la clave de comedia no se debe perder, porque cae en la inverosimilitud. Feig hace una buena labor en su dirección, así como el resto del equipo técnico, logrando un correcto “divertimento” para los que busquen específicamente esta clase de género. Y sin más, vamos al spoiler.

El amor menos pensado

Comedia Romance
6.8

El amor menos pensado Marcos y Ana (50) han estado casados por veinticinco años. Con la partida del único hijo a comenzar su carrera universitaria en el exterior, la pareja entra en una profunda crisis existencial. Sin disputa de por medio, casi como si se tratara de un nuevo proyecto en común, deciden separarse. Lo que sería, lisa y llanamente, una separación de común acuerdo. La vida de solteros, intensa y fascinante al principio, pronto les plantea nuevas preguntas e incertidumbres. Marcos y Ana, se interrogan a fondo sobre el amor, la naturaleza del deseo, la fidelidad, y toman una decisión que modificará sus vidas para siempre. El amor menos pensado Critica   La película que sirvió de apertura de la Sección oficial y de la totalidad del festival a las 10:00 en la sala 1 de El Kursaal fue la comedia argentina El amor menos pensado, ópera prima del avezado productor Juan Vera. Después de que su hijo se vaya a estudiar fuera, Marcos y Ana se replantean el estado de su relación tras 25 años de pareja, y deciden ponerle un punto y aparte. Tras meses de escarceos y libre vida de experiencias, juego y emociones, sus respectivas nuevas realidades nunca les dará la felicidad que experimentaron juntos. Comedia romántica que parte de un jugoso punto de partida: la idea de que una pareja, desde la serenidad y el raciocinio, se siente a reflexionar y acordar si tiene sentido seguir juntos. Un punto de partido salpimentado con la química y vis cómica de Morán y Darín, bien definidas. A partir de ahí, todo se va al garete. Nos adentramos en trilladas sendas de la comedia de enredos y citas más convencional, rancia, burda y exagerada, de humor carente de elegancia y puesta en escena plana como un demonio. Las nuevas parejas dan vergüenza ajena, el desarrollo abandona toda posibilidad de sorpresa y además se entrega a una duración injustificadamente larga. Medianía en lo visual de reflexión conservadora, y comedia que hará dinero y hará las delicias de las señoras de mediana edad. Fuera de ese ámbito, merecedora de ser olvidada acto seguido.

La familia Addams

Animación Comedia Familia Fantasía
6.1

La familia Addams Gomez y Morticia preparan la visita de su numerosa familia para celebrar la ''Mazurka con sable'' en honor a Pugsley, un rito de iniciación para convertirse en un hombre digno de la familia Addams. Pero, mientras están inmersos en los preparativos, los Addams ignoran que su vecina, el fenómeno televisivo Margaux Needler, planea construir una comunidad prefabricada y perecta justo debajo de la suya. Y cuando por fin se levanta la niebla, Margaux entra en pánico al descubrir la mansión de la familia Addams, un claro impedimento en su sueño de vender todas las casas del barrio a personas selectas. Por otro lado, mientras Pugsley se esfuerza en aprenderse al pie de la letra la complicada ''Mazurka con sable'', Miércoles se enfrenta a la adolescencia. Se hace amiga de Parker, la hija de Margaux, e intenta ir más allá de los límites impuestos por Morticia, sacándola de quicio al volverse ''normal'', ir al instituto, ser animadora y querer vestir cosas que, sin duda, no son propias de un Addams.     La familia Addams Critica La Familia Addams (2019). “Esos Addams no son personas. Son monstruos." Vuelve la gótica familia Addams formada por Morticia, Gomez, Fétido y los hijos del matrimonio, interpretados respectivamente en 1991 por Anjelica Huston, el desaparecido Raul Julia, el creador de la célebre serie "Modern Family" Christopher Lloyd, y Christina Ricci cuando solo era una niña... ahora en versión animada. La cinta original dirigida por el realizador de “Men in Black" (basada en la serie de los 60 que creó el auténtico Charles Addams) tuvo un desigual éxito por aquel entonces; así como obtuvo nominaciones a Oscar y Globos de Oro por vestuario, mejor actriz (Huston) o actriz revelación (Rizzi), también ganó el tan temido premio Razzie a la peor canción original (que en la película ahora estrenada vuelve a sonar). “¡Este es mi pueblo, y vosotros, un montón de extras!" Como es habitual en el cine estadounidense, el guión alberga una crítica nada vedada a la xenofobia y al odio al diferente (extremos estos no exclusivos del país de Donald Trump. Solo hay que poner las noticias nacionales...). "No son trampas mientras nadie te pille." En la versión original doblan a los protagonistas celebridades como Charlize Theron, Oscar Isaac, Bette Midler o el cantante Snoop Dogg (quien también colabora en la banda sonora, y en quien se han inspirado para el diseño de Eso, uno de los personajes secundarios de los Addams). También podremos disfrutar de Cosa (la mano hiperactiva), y el efectivo y gigantesco amo de llaves. Recapitulando, podemos decir que estamos ante la versión infantil del filme de los 90, con una duración asumible y donde la calidad de facturación es, como no podía ser de otra manera, impecable, aunque no es precisamente la mejor cinta de animación del año...

Sex Education

Comedia Drama
8

Como el inseguro de Otis (Asa Butterfield) tiene respuesta para cualquier duda sobre sexo gracias a que su madre (Gillian Anderson) es sexóloga, una compañera lo anima a abrir una "clínica" en el instituto.   Sex Education Critica Sex Education es una estupenda noticia para la televisión (¡Gracias, Netflix! Una vez más). Es fresca, es divertida, es atrevida, es irreverente, es original y sobre todo es entretenida. Resulta un soplo de aire fresco y además está muy bien escrita y tiene unos personajes muy bien perfilados y desarrollados (con una excepción, que comentaremos después). Es admirable el retrato que se hace de los adolescentes, siempre obsesionados con el sexo por efectos cómicos, pero tratados con mucho respeto también por la cabeza pensante tras la serie, Laurie Nunn. Especialmente impresionantes son Maeve y Eric, interpretados a la perfección por unos soberbios Emma Mackey y Ncuti Gatwa (atención al capítulo de su cumpleaños), dos personajes ya para la historia de la comedia televisiva británica, o por supuesto el timorato Otis Milburn que compone un fantástico Asa Butterfield (¿alguna vez se le pondrá cara de adulto? Tiene 21 años y aparenta 14 o 15, lo cual es perfecto para este personaje). Tiene momentos, además, realmente divertidos y en general se trata de una serie que se devora muy rápidamente y que engancha desde el primer episodio. ¿Problemas? Algunos. Gillian Anderson es una gran actriz, pero aquí no está aprovechada. Parece mentira tener que decir esto, pero el personaje de Jean no tiene realmente demasiada importancia. Se acaba la temporada y apenas sabemos quién es esta mujer, qué siente, qué piensa, que oculta tras esa máscara pública. Apenas sabemos nada más aparte de que es la madre de Otis, tiene muchos amantes y se dedica a la terapia sexual y de pareja. Es un personaje claramente desaprovechado, extrañamente. Además, va de más a menos, con 5 primeros episodios francamente buenos y los tres últimos claramente inferiores, al querer introducir más drama, cuando lo que funciona en esta ficción es la comedia pura y dura. Con todo, una más que notable serie de necesaria irreverencia y atrevimiento en los tiempos que corren. Lo mejor: Su frescura y originalidad, y la interpretación de Butterfield, Mackey y Gatwa. Lo peor: El personaje de Jean está desaprovechado, y va de más a menos.

3 idiotas

Comedia Familia
6.8

3 idiotas Un conjunto de amigos de siempre van a una aventura salvaje llena de risas, en pos de uno de sus compañeros universitarios más próximos que desaparecieron sin dejar indicio un día ya antes de su gran día de graduación. 5 años tras graduarse de la universidad, Felipe y Beto deciden buscar a Pancho, su amigo perdido hace bastante tiempo y líder incontrovertible de la manada. Los 3 amigos, todos y cada uno de los estudiantes de ingeniería, pasan por instantes imborrables juntos a lo largo de sus días de escuela salvaje, forjando un vínculo fuerte que prueba capaz de resistir aun los obstáculos más inopinados!     3 idiotas Critica Nuevamente Martha Higareda, en su faceta como productora, lleva a cabo la adaptación de un gran éxito extranjero, en este caso una película de la India y ahora con un buen director de calidad garantizada, sin embargo, el resultado final es un desastre insalvable. El primero de los muchos errores en la tropicalización de la historia es convertir una comedia dramática, donde dos amigos eran ayudados por un tercero a defender su pasión y luchar por ello, haciendo de ellos dos hombres exitosos que se sobreponían a las limitaciones que les imponían la escuela, la familia y la sociedad en general, a una simple comedia romántica ambientada en el Tecnológico de Monterrey. La historia es reducida y simplificada a una simple anécdota, los personajes, todos, en esta versión son una suma de clichés y lugares comunes y lo que sobresale es la nula capacidad para construir momentos genuinos de humor, el cual queda relegado a simples chistes de pastelazo y flatulencias, así literalmente. Si bien la película intenta contar la misma historia, la cual en su versión original tenía un metraje de casi 3 horas, en esta versión al tener una duración mucho menor, los adaptadores, entre los que se incluyen a la misma Higareda, parecen haber tomado solo ciertas situaciones y desechado otras sin importar la coherencia final del relato, quedando apenas como un resumen de la original. El resultado final es de una película simplista y mal narrada, a la que nunca le encontraron el tono requerido, con un montaje que es un total desastre, pues se nota que hubo cortes forzados y en la mayoría de las secuencias lo resiente el ritmo, con actuaciones que van de lo mal a lo pésimo y sobre todo una adaptación que pareciera haber sido hecha sin llegar a comprender del todo el material original, sacrificando el contenido con tal de conseguir mayor taquilla. Lo que más llama la atención es ver en los créditos el nombre del realizador Carlos Bolado, responsable de películas como ‘Bajo California’ o ‘Colosio’, ahora responsable de un producto carente de sentido y de calidad.

La Pequeña Traviesa

Comedia Crimen Familia Fantasía
5.5

La Pequeña Traviesa ¡Liliane puede hablar con los animales! Pero, excepto por sus padres y su abuela Gerti, nadie lo sabe, este talento especial suyo ha causado bastantes problemas en el pasado. Cuando conoce al distante y misterioso Jess, lentamente comienza a confiar en él. Junto con él y sus nuevos amigos del grupo de estudio del zoológico, inicia una búsqueda del bebé elefante Ronni, que ha sido secuestrado por un ladrón de animales.