Doblemente embarazada

Doblemente embarazada
3
Doblemente embarazada Una mujer queda embarazada de gemelos fraternos, uno de su prometido y el otro de un antiguo amante.   Doblemente embarazada Critica Para su debut cinematográfico, el director Koko Stambuk elige una historia presumiblemente real, de un hecho un tanto insólito, pero medicamente posible, de una mujer que queda embarazada al mismo tiempo de dos hombres, el resultado es por demás fallido. Cristina (Maite Perroni) y su novio Javier (Gustavo Egelhaaf), son una pareja divertida, gustan hacer simulaciones de escenas famosas de películas y disfrazarse como parte de su vida sexual, ellos están próximos a contraer matrimonio y esa noche es la despedida de soltera de Cristina, quien sale a divertirse con la promesa de volver temprano y continuar con sus peculiares juegos. Cristina se encuentra con su mejor amiga, Catalina (Verónica Jaspeado), con quien pasa una noche de exceso de alcohol y quien en todo momento la incita a relacionarse sexualmente con alguien más, en ese momento se aparece en el bar el ex novio de Cristina, Felipe (Matías Novoa), un millonario que se ha convertido en una especia de gurú espiritual, con quien Cristina pasa al noche. Pasadas algunas semanas después, ella descubrirá que está embarazada, que espera dos bebés, y lo peor, no sabe si el padre es Javier, Matías, o los dos… A pesar de la situación que se narra, la película elige en todo momento plantear su relato en el formato de una comedia juvenil, mostrando personajes acartonados y estereotipados que se manejan de acuerdo con los tópicos de las comedias, pero con la salvedad de que el director no encuentra nunca el tono adecuado. La película busca ser propositiva desde lo visual, apoyándose en su mayoría en el uso del color, en este caso el amarillo, el cual está presente en prácticamente todo, el vestuario, los vehículos, las fachadas, todo, pero sin tener una justificación dramática de peso. Las actuaciones están desbordadas, algunas situaciones se encuentran en el límite de lo burdo y lo fantástico y la comedia es ineficiente, como consecuencia de una mala ejecución de una inexistente puesta en escena, reservando lo peor para el final, un giro forzadísimo en la trama que no embona nunca con la pretendida comedia que quisieron contar.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 12/03/2020 2.09 GB 1374 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Toy Story 4

Animación Aventura Comedia Familia Fantasía
7.6

Toy Story 4 Woody siempre ha tenido claro cuál es su labor en el mundo y cuál es su prioridad: cuidar a su dueño, ya sea Andy o Bonnie. Sin embargo, Woody descubrirá lo grande que puede ser el mundo para un juguete cuando Forky se convierta en su nuevo compañero de habitación. Los juguetes se embarcarán en una aventura de la que no se olvidarán jamás. Toy Story 4 Critica     Seamos sinceros, cuando anunciaron Toy Story 4, todos nos echamos las manos a la cabeza. Nadie pensó que fuera a funcionar. ¿Por qué debería? Toy Story 3 ya era una conclusión más que satisfactoria. No necesitamos más. Van a cargarse una pedazo de trilogía con la cuarta entera. Pues resulta que, sin que sirva de precedente, estábamos equivocados. Más que ninguna otra de Pixar, la saga de Toy Story siempre se ha caracterizado por su alcance, por ser capaz de conectar con un público amplísimo. Tienes aventuras, tienes humor, tienes colores, pero su riqueza temática nunca debe subestimarse. En la primera eran los celos, la inseguridad, el darte una hostia de realidad y salir de tu burbuja. En la segunda, el abandono, la vejez, el miedo al rechazo y a la soledad, el enfrentar tu pasado. La tercera tal vez reciclaba algunas ideas de las dos anteriores, pero es sin duda la más emocional, y en ella encontramos elementos de finalidad, de pasar página, de los límites del compromiso en una relación que claramente ha llegado a su fin. Todas estas ideas están enraizadas en la complejidad psicológica de sus personajes, imposible de encontrar en el 95% del cine de animación. Y aunque Buzz fuera co-protagonista en la película original y él haya sido el vehículo de algunas de estas ideas a lo largo de la saga, Toy Story 4 nos deja más claro que nunca que, y debimos haberlo visto venir, esto siempre fue acerca de Woody. Ninguna de las entregas anteriores (con la posible excepción de la segunda) pone a Woody bajo el microscopio tanto como Toy Story 4. Bonnie es una niña adorable y se hace de querer, pero la sombra de Andy es alargada, ya lo sabemos. No solo para Woody, sino para los que hemos crecido con él. Woody está perdido, en todos los sentidos. Bo Peep, reinventada tras haber sido uno de los personajes más planos en las dos primeras películas de la saga, funciona como contraparte a la perfección, y de las conflictivas perspectivas de ambos personajes nacen los temas que vertebran toda la película: la búsqueda de propósito y de identidad. Qué te queda cuando has perdido todo lo que le daba valor a tu existencia. A qué recurrir cuando te ves abandonado en un armario acumulando pelusa. En su incertidumbre, Woody se vuelve más complejo, más interesante que nunca. Y esto es una locura teniendo en cuenta que estamos hablando de una película de dibujos sobre juguetes que quieren que jueguen con ellos. Por supuesto, los guionistas siempre encuentran el equilibrio para que la historia no sea tan chunga como las ideas que se desprenden de ella, cosa que me parece admirable. La resolución, por su parte, es fantástica. Es coherente, es súper emotiva y completa el arco argumental de Woody a la perfección. Y sí, podemos decir que es poco original porque utiliza la misma estructura que las tres anteriores (los juguetes están en casa, los juguetes se pierden por algún motivo, los juguetes tienen que volver a casa), pero vaya, que si se lo achacamos a esta también tenemos que hacerlo con la 2 y la 3, y qué queréis que os diga, si la alternativa es quedarse toda la película encerrado en casa de Bonnie (o de Andy en las anteriores), pues vaya coñazo. Incluso diré que encuentro bastante meritorio que sean capaces de abarcar temas tan variados utilizando siempre la misma premisa y de tunearla lo suficiente para que nunca se haga aburrida. Visualmente, la película es una maravilla. Pixar siempre ha estado en la cresta de la ola en lo que a calidad técnica se refiere, y Toy Story 4 no es una excepción. El nivel de detalle en las composiciones, la expresividad de los personajes, la exuberancia cromática y la complejidad de las texturas (ese brillo de la porcelana de Bo Peep, por Dios, y el gato, el puto gato) son espectaculares. Llevo desde Wall-E pensando que en el plano visual ya no pueden superarse, lo que significa que llevan ya más de diez años callándome la boca. Sus personajes secundarios son casi tan potentes como en entregas anteriores. Casi. Forky es una buena adición a nivel temático, pero a veces se me hace un poco cansino. Gabby Gabby me gusta. Me gusta su personalidad y me gustan sus motivaciones, y se aleja un poco de la idea de "juguete malvado" que ya habíamos visto un par de veces en la saga. Ducky, Bunny y Duke Caboom pues bueno, son divertidos, te sacan unas cuantas risas y tienen carisma, pero, al igual que el Ken de Toy Story 3, su función es básicamente esa. Por ponerle una pega a la película y que no todo sean halagos, diré que me habría gustado que avanzara un poco más a los demás personajes, especialmente a Buzz (nunca ha sido tan secundario como en esta película) y a Jessie, pero como ya he dicho, esta es la historia de Woody, así que no lo voy a tener muy en cuenta. En resumen diré que Toy Story 4 me ha parecido estupenda. Es divertida, es dinámica, es profunda, es emotiva, es visualmente arrolladora y, lo más importante, es una película que conoce, que respeta y que quiere a sus personajes y a su audiencia, que sabe que muchos de nosotros hemos crecido con estos personajes y lo aprovecha a las mil maravillas. Poco más se puede pedir. Y no, yo no creo que sea la peor de la saga. Toy Story 4 tiene (al igual que la tercera) el regusto agridulce de la despedida merecida, pero si en unos años anuncian Toy Story 5, no seré yo el que diga "SE VAN A CARGAR LA SAGA". Me callaré la boca. Tras una cuarta entrega de este nivel (no se me ocurre ninguna otra tetralogía tan sólida como esta), mi confianza en este equipo creativo ya es absoluta. Se lo han ganado.

Patrick

Comedia Familia
6.4

Patrick Sarah Francis es una profesora a quien le dejan a cargo del carlino de su abuela, que acaba de fallecer. Hay un problema: no se admiten mascotas en el edificio de apartamentos de Sarah. Sin embargo, no está sola, pues pronto se revela que su vecina Celia ha estado escondiendo su propia mascota en su apartamento por un tiempo. Al principio, el carlino, que está increíblemente mimado y desordena todo, no causa más que estrés a la pobre Sarah, aunque está claro que lo que necesitan es un poco de tiempo para conocerse mejor antes de que la vida de Sarah dé un vuelco a mejor. La película de Disney está dirigida por Mandie Fletcher y protagonizada por Beattie Edmondson como Sarah, Gemma Jones como Celia, Jennifer Saunders como la madre de Sarah y Meera Syal como la directora del colegio en el que trabaja Sarah.   Patrick Critica Comedia simple y eficaz que saca provecho de un argumento que explota la presencia de la mascota tierna, en una trama desenfadada y plagada de situaciones vistas con anterioridad, pero que consigue mantener el encanto habitual de este tipo de producciones familiares, Mezcla de numerosas historias vistas y desarrolladas con anterioridad, algo que puede jugar en su contra pero que a su vez la convierte en un producto entretenido y ligero del que disfrutar sin exigir demasiado. Tiene diversos puntos positivos y no vamos a decir que es una maravilla total, pero yo puedo decir que me ha mantenido atento a lo que se desarrollaba alrededor de la protagonista, su mascota y los personajes secundarios. En resumidas cuentas, un producto sencillo, ligero y acertado con el que poder pasar tu tiempo sin aburrirte. Es ese tipo de producciones que ofrecen lo que se espera de ella, siguiendo los esquemas habituales de producciones con mascota protagonista.

Ballers

Comedia Drama
5.8

Ballers Esta nueva comedia se centra en las vidas de un grupo de jugadores de fútbol americano, tanto titulares como retirados, entre los que se encuentra Spencer Strassmore, interpretado por Dwayne Johnson 'La Roca' en su primer gran papel protagonista para una serie de televisión. Strasmore es una superestrella del fútbol que, tras haberse retirado, intenta reubicar su vida mientras se dedica a ser el gurú de otros jugadores dentro del competitivo negocio del fútbol en pleno Miami. Ballers Critica Si metemos en una coctelera: Un Domingo Cualquiera, Jerry Maguire, Dwayne Johnson, y añadimos unas gotas de comedia, tenemos algo parecido a esta serie, novedosa, con capítulos cortos, de menos de 30 minutos de duración, pero intensos, llenos de lujos, deportistas fanfarrones, coches lujosos, yates inmensos, representantes interesados y chicas voluptuosas. Aunque aborda el contexto del fútbol americano, algo alejado para los europeos, afronta la vida de excesos y facilidades de acaudalados deportistas de élite, la mala cabeza de algunos, las secuelas del éxito y la difícil transición cuando todo se acaba. Probablemente no reciba un emmy, pero no te aburre y te deja con ganas de más.

Last Christmas

Comedia Drama Romance
7.1

Last Christmas (Emilia Clarke) es una mujer joven que suele tomar siempre la decisión menos acertada. ¿Su último error? Haber aceptado un trabajo como elfo de Santa Claus en un centro comercial. Sin embargo, el destino la lleva a conocer a Tom (Henry Golding), circunstancia que cambia por completo su vida. Para Kate, todo es demasiado bueno para ser cierto.     Last Christmas Cada Navidad, Love actually regresa a muchas casas como entretenimiento recurrente, cálido y nostálgico. Con este título, Paul Feig pretende tomar el relevo y convertirse en la próxima cinta típica de este periodo de fiestas. Ese objetivo se evidencia con la elección de un reparto conocido, una historia romántica y una ambientación llena de luces y villancicos. Con algún giro de guion inesperado y elogiable, el resto de la trama transcurre sin energía y completamente predecible. El relato presenta una pareja tópica –una chica perdida y un chico perfecto que, además, tiene infinita paciencia para reconducir sus malas decisiones– en un escenario que explota clichés navideños (aparte de los propios de Hollywood que incluyen al colectivo lgtb o enfermos que buscan sentido a su vida). El elenco ofrece solvencia, al contar con caras veteranas, dentro de la limitación de sus personajes planos. La mayoría se defienden en medio de tomas exageradas, aunque Emma Thompson destaca entre ellos como madre yugoslava exiliada en Londres. A pesar de la intrascendencia del largometraje, su sensiblería y su poca profundidad, la narrativa toma una dirección correcta que supera el romanticismo manido y se encamina hacia la superación personal, la reconciliación familiar y la importancia de ayudar a los demás; así como también la importancia de prestar atención a los detalles y “mirar hacia arriba”. Con todos los componentes con los que cuenta, el film no desarrolla todo su potencial, pero tampoco lo pretende, ya que su propósito es ser una propuesta tierna taquillera en navidades. Por eso, es perfecto para quien solo busque un producto ameno que le haga pasar un rato distendido durante las vacaciones. Con muchos momentos de humor y una buena banda sonora de George Michael, Last Christmas es una película divertida y satisfactoria.

Gru 3. Mi villano favorito

Acción Animación Aventura Comedia Familia
6.3

Gru 3. Mi villano favorito A Gru lo han despedido. Se ha quedado sin trabajo porque ha dejado escapar al supervillano Balthazar Bratt, estrella infantil de los años 80 que con la llegada de la pubertad lo perdió todo y ha estado creando el caos en todo el planeta. Además, Gru va a conocer a su hermano gemelo Dru y tendrá que decidir si está listo para continuar la tradición familiar de dedicarse al crimen, y unirse a el para llevar a cabo un último golpe. Aunque ha dejado esa vida atrás… ¿volverá a convertirse Gru en un villano? Gru 3. Mi villano favorito Critica Pues he salido a medias satisfecho del cine, la película no es mala, pero se nota demasiado ya que faltan ideas, la historia se ha quedado un poco estancada y eso en una tercera parte ya se nota mucho. Falta chispa en los diálogos, también que los minions aporten más al desarrollo de la película, incluso diría que la voz de Florentino Fernández me empieza a cansar. El villano con hombreras y cantando hits de los 80 con un super poder de chicle gum y tanto colorido es lo suficientemente efectista para salir decepcionado del cine. Dicho todo esto, y teniendo en cuenta la falta de imaginación en general en la animación que tenemos hoy día, al menos te entretiene el rato que estás en el cine, eso sí, cuando veas que hay escenas en las que ni los niños se ríen, te darás cuenta de todo lo expresado arriba.

Ya veremos

Comedia Drama
6.6

Ya veremos Santi (Emiliano Aramayo) es un niño que ha tenido que lidiar con la separación de sus padres, Rodrigo (Mauricio Ochmann) y Alejandra (Fernanda Castillo). Ellos están obligados a verse de vez en cuando, ya que, comparten el tiempo de su hijo. Un día reciben la noticia de que Santi debe someterse a una cirugía para no perder la vista, así que éste hace una lista de deseos para cumplirlos junto con sus dos padres, antes de la operación. Rodrigo y Alejandra deberán aprender a convivir, embarcándose (sin sospecharlo) en un viaje que al final, hará que sea muy difícil separarse de nuevo. Ya veremos Critica La nueva vertiente que trata de seguir el cine comercial mexicano como opción a la ya muy gastada comedia romántica son las comedias familiares, tales como ‘Cuando los hijos regresan’ o ‘Un padre no tan padre’ (que comparte con ‘Ya veremos’ al guionista Alberto Bremer’, y, en el caso de estas tres películas, la falta de rigor desde el guion deriva en películas endebles y al servicio de gags cómicos. El caso de ‘Ya veremos’ es un tanto peor, ya que utiliza como pretexto una enfermedad en un niño para para dictar su mensaje de valores para mantener a una familia unida, lo que intenta de una manera superficial. Santi (Emiliano Aramayo) es un niño que debe enfrentarse a vivir ahora con la separación de sus padres, su madre, Alejandra (Fernanda Castillo), está a punto de emprender un largo viaje con su nueva pareja, por lo que debe quedarse algunas semanas a convivir con su papá, Rodrigo (Mauricio Ochmann), el causante de la separación debido a sus responsabilidades como médico. Cuando apenas están planeando que hacer en su tiempo juntos, Rodrigo debe atender una emergencia en el hospital donde labora, y ahí descubre que Santi está perdiendo la vista, exámenes médicos que le realizan indican que padece glaucoma juvenil y está en riesgo de quedar totalmente ciego en poco tiempo, teniendo la alternativa de una cirugía de alto riesgo. Ante tal situación Santi decide escribir una lista de cosas para hacer ante la duda de perder la vista, pero pone como condición que las actividades deberá realizarlas con ambos padres, por lo que la operación la programan ¡para dos semanas después! y así poder cumplir los pendientes de la lista, y así como estas decisiones caprichosas del guion, puestas a merced de que ocurra lo que tiene que ocurrir así sin más, abundan en el resto de la película, la cual termina alejándose del drama familiar para terminar convirtiéndose en una burda, previsible y muy convencional comedia romántica. La puesta en escena, de nula personalidad y carente de intencionalidad dramática, solo busca mostrar planos bellos que exploten las lindas ambientaciones y los bellos paisajes de las locaciones, las actuaciones son simplonas, ni siquiera lograron aportar un coaching de calidad al niño, que no consigue transmitir nada, y que busca funcionar a base gags cómicos, algunos muy penosos con un par de personajes asiáticos, en una película que no consigue conmover ni divertir, y que si busca aleccionar.