Diré tu nombre

Diré tu nombre
5.7
Diré tu nombre Durante una misión de rescate, Wren (Charlize Theron), directora de una organización de ayuda humanitaria conoce a Miguel (Javier Bardem), un apasionado médico que ha dedicado su vida a trabajar en los países más peligrosos del continente africano. Wren y Miguel se enamoran e inician una relación en medio de la barbarie que los rodea. Pero ambos tienen caracteres muy fuertes y puntos de vista totalmente opuestos sobre cómo enfocar los conflictos que les rodean. Diré tu nombre Critica Veo con estupor la nota recibida por esta película en el momento de hacer mi crítica (un 2,6). Me pregunto ¿me dí un golpe en la cabeza ayer antes de verla? No es una peli redonda, pero ¿un 2,6? No es una película con un gran oficio de cámara detrás, aunque la calidad de muchos de sus planos y un tempo francamente adecuado para lo que se pretende contar la elevan a perfectamente correcta en ese sentido. Javier Bardem y Charlize Theron están MUY bien en sus respectivos papeles, resultan personajes completamente creíbles. (Leo en varias críticas que son sus peores trabajos en años, y me pregunto qué (y cómo) película han visto esos críticos). Es cierto que el hilo de la película, su línea argumental principal, a saber, la historia de amor entre sus protagonistas, no logra la garra suficiente como para involucrar al espectador en ella. Quizá la película no se sostuviera si sólo se confiase su éxito a dicha historia, pero entonces viene el cuerpo real del metraje, su sentido, su sensibilidad, la bofetada constante que el espectador recibe. Y con esto no hablo de los momentos terriblemente crudos y desagradables en los que se retrata la muerte y la crueldad a través de imágenes e imaginería espantosas ("le violaron, le desgarraron la vagina y el ano y ahora hasta se le escapa la orina, y sin embargo aquí está, riendo y bailando conmigo"). Ese es un recurso fácil, y por lo visto gusta mucho al espectador medio ("Diamante de Sangre" o la crudísima "Johnny Mad Dog" lo demuestran: cuando estamos frente a una pantalla de cine, parece que nos sentimos más fascinados que asqueados o aterrorizados ante la violencia desmedida y demencial del día a día de tantos países africanos en guerra). De lo que hablo es precisamente del valor de plantear un debate moral manchado de barro y sangre. Un debate en el que Miguel, el cínico y brillante doctor interpretado por Bardem, opina que la realidad de esas pobres gentes no va a cambiar jamás, que su labor no importa una mierda, no va a cambiar el mundo, y lo único que pretende es salvar vidas para que las personas que reciban dicho regalo puedan tratar de hacer algo con ellas durante un rato más, quizá disfrutar algo hasta la próxima vez que vuelvan a sufrir el HORROR, en mayúsculas. El clásico "no voy a cambiar el mundo, pero puedo cambiar la vida de un puñado de personas a mi paso por la Tierra". Dicha postura está en total oposición con la de Wren, (Charlize Theron), hija de un eminente y reconocido voluntario ya fallecido, que cree que el mundo ha de cambiar, que es posible hacerlo, y que lo que hay que hacer es destapar todo ese horror, llevarlo a la opinión pública, lograr que la gente se implique. Actuar "in situ" puede que sea importante, pero lo que realmente hay que hacer es una lucha en otro nivel, en un nivel político. (Meto aquí opinión personal acerca de lo fatuo del pensamiento de Wren en mi opinión, sirviendo a modo de ejemplo como esta película resulta vilipendiada y pasando desapercibida, parece no importar a nadie...) Así, el mensaje es devastador: Según un personaje hay que actuar de manera que las cosas, que el mundo, cambie, y sin embargo esa tarea se antoja imposible, una quimera. Según el otro, sólo se puede ayudar localmente a un puñado de personas, de las que ni siquiera puedes estar seguro de que sean buena gente, en un acto que quizá (seguramente) tenga más de cinismo y autocomplacencia que de verdadero altruismo. Cuando a dicho guión, a dicha historia, a dicho debate, le acompaña la firma de alguien (Sean Penn) que sabe perfectamente de lo que habla, este mensaje se convierte en un auténtico puñetazo en los morros. Supongo que no todo el mundo asiste al cine a pensar, y supongo que no a todo el mundo le gusta que le expongan un debate tan cargado de cinismo y de impotencia acerca de "ayudar al prójimo". (Nos es más cómodo creernos héroes cotidianos por pagar 20 céntimos al mes para Intermon Oxfam y dar un euro de vez en cuando a ese mendigo que nos cruzamos en la calle). Supongo que por eso "Diré tu nombre" tiene tan malas críticas y tan mala nota en esta web. Por eso he creído que esta crítica era necesaria, porque creo que películas como esta son necesarias. Ya saben, hacer el ejercicio de pensar, de reflexionar, nunca viene mal...
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/02/2020 2.09 GB 108 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Song to Song

Drama Romance
5.3

Song to Song Dos triángulos amorosos interrelacionados, la de las parejas formadas por los compositores Faye (Rooney Mara) y BV (Ryan Gosling), y la del productor musical Cook (Michael Fassbender) y su novia camarera (Natalie Portman), persiguiendo todos el éxito mientras tropiezan con la obsesión y la traición en el mundo de la escena musical de Austin, Texas. Song to Song Critica A día de hoy, sigo creyendo que todo espectador tiene su propio misterio personal con Terrence Malick, cuando ve alguna de sus películas. Sin embargo, los misterios tienen una particularidad: hay que querer resolverlos, o no. De ahí supongo que vienen las brutales críticas y las encendidas alabanzas a un director que, pese a todo, no cambia por nada ni por nadie. Menos mal, porque sus películas no son sólo historias audiovisuales, sino testimonios, emociones, impresiones... Me resisto a creer que "Malick no cuenta nada" cuando en un par de planos es capaz de conectar con mi subconsciente y hacerme recordar experiencias de mi propia vida, parecidas a las que él a menudo retrata. 'Song to Song' se podría definir, de manera simple, como la historia de un triángulo amoroso, y de las personas que viven atadas a él. Están el ingenuo e idealista BV, la etérea Faye y el intimidante Cook. Los dos primeros, cantantes de la escena musical de Texas, y el último productor deseoso de aprovechar sus florecientes talentos. A medida que vemos estrecharse su amistad también nos damos cuenta de la asimetría de su relación, del inocente romance entre Faye y BV, y de la voraz sexualidad existente entre Cook y la propia Faye; ambos hombres están enganchados a una mujer que prefiere sentirlo todo, vivir o sufrir cada experiencia, antes que darse cuenta algún día de que no ha vivido nada. Faye recopila sus confusos sentimientos, intenta que encajen, habla de vivir "canción a canción", sin plantearse nada más que lo puramente inmediato... cómo negarse, cuando vemos que entre los tres existe una química sencilla y natural, donde cada uno se siente parte de algo más grande, una sensación indescriptible desgranada entre atardeceres y charlas de madrugada difusa. Cook ya sabe de los sentimientos entre Faye y BV, y los respeta, sin echarse atrás, de la única manera que entiende: viviendo como un bestia, devorando experiencias y atenciones, lidiando consigo mismo sin dejar de vivir por los demás... "no puedo tomar la vida tal cual es" pronuncia en un momento de la cinta, quizás su único momento de claridad entre desvanecimientos etílicos. También le dice a BV: "todo esto... las fiestas, los acuerdos, la fama... es solo un escenario tío, solo eso". Quizá por eso órbita alrededor de los dos amantes cantantes, exigiendo su parte de esa belleza que comparten cuando están juntos, esa belleza única que le hace a él sentirse horrendo y monstruoso. Malick opta por casi silenciar lo superfluo, las conversaciones banales, los ruidos de fondo, y te sumerge en un estado de ensoñación marcado por pensamientos y canciones, como piezas de un puzzle que nunca logra acabarse. "Quisiera que todo este dolor sirviera de algo" dice un desengañado BV, el único que todavía piensa en el punzante amor como cemento de pasiones y melodías, no como la hambrienta soledad que han cultivado Faye y Cook. El amor es dolor, establece Malick. Quizá no sólo dolor, sino también renuncia de otros amantes, otros hechizos que dejamos pasar, y a la vez aceptación de la incertidumbre que supone buscar una luz de guía, que muchas veces nos dirige por el camino equivocado. "No puedes tenerlo todo" susurra una sorprendente Lykke Li como amor pasado y sabio, asemejándose más que nunca a esa guía que creíamos perdida. Pero el caso es que queremos todo, queremos una buena vida, queremos todas las pasiones que entraron y se quedaron (una magnífica Cate Blanchett, una sensual y cálida Bérénice Marlohe), queremos no darnos cuenta de que hemos gastado amor cuando ya es imposible recuperarlo. Queremos levantarnos de la cama y que el tacto del lecho no nos devuelva algún eco del pasado, acariciando nuestro corazón no amado. En última instancia, Malick exhibe cómo necesitamos el amor para comenzar de nuevo, para despellejar nuestra piel y renacer como el fénix que a todos nos toca ser en algún momento. Hasta que lleguemos a redescubrir deseo en el simple acto de desabotonar nuestra camisa, porque ella o él pasará su mano por debajo, hasta que podamos prescindir de ese escenario en el que nos movemos aparentando ser lo que no queremos. Y si se te ocurre vender una ilusión de amor... cuida de no venderte tú a la ilusión, como la pobre Rhonda que encarna Natalie Portman, mujer de inocencia sencilla y maneras de lolita, que teme lo que su amor exige de ella, y se desespera porque las chicas de abdominales perfectos y belleza exuberante no sienten miedo alguno. ¿Qué emoción tan ingrata es la misma que cambia de piel según lo que pidas de ella? La misma que te permite volver a empezar, por mucho que la hayas apaleado y la consideres muerta dentro de ti. Al final, todo vuelve a su sitio, en un atardecer que sabe a fin de búsqueda, y en un lugar que huele a felicidad reverdecida. "Esto. Solo algo como esto"

Soy leyenda

Acción Ciencia ficción Drama Suspense Terror
7.1

Soy leyenda Año 2012. Robert Neville es el último hombre vivo que hay sobre la Tierra, pero no está solo. Los demás seres humanos se han convertido en unos mutantes nocturnos llamados "Darkseekers" y todos ansían beber su sangre. Durante el día vive en estado de alerta, como un cazador, y busca a los muertos vivientes mientras duermen; pero durante la noche debe esconderse de ellos y esperar el amanecer. Esta pesadilla empezó hace tres años: Neville era un brillante científico, pero no pudo impedir la expansión de un terrible virus creado por el hombre. Él ha sobrevivido porque es inmune al virus; todos los días envía mensajes por radio con la esperanza de que haya otros supervivientes, pero es inútil. Lo único que puede hacer es buscar una fórmula que le permita utilizar su sangre inmune para devolverles a los hombres su naturaleza. Pero está en inferioridad de condiciones y el tiempo se acaba.     Soy leyenda Critica Vale con que Will Smith sea Robert Neville, hacemos un esfuerzo imaginativo y nos lo creemos. Vale con que Neville sea un cruce entre un Navy SEAL y la doctora Quinn, cuesta, pero también nos lo creemos. Vale que el tipo se dedique a hacer el gañán en el Nueva York asolado, en lugar de tratar de preservar el paso de la ya extinta raza humana como hacía el Robert Neville literario, en fin, son pequeñas licencias del guión...Y el caso es que la primera parte tiene garra, entretiene y hasta inquieta, a pesar de que nunca sientes la verdadera soledad de Smith. De hecho, da la impresión de que se lo está pasando bomba y todo. Pero el final NO. El cabreo con que he salido del cine es considerable. No se me ocurre mayor traición a un texto, a un concepto e incluso a un título. Y ahora, abajo, al spoiler...

Doctor sueño

Drama Fantasía Terror
7.1

Doctor sueño Secuela del film de culto "El resplandor" (1980) dirigido por Stanley Kubrick y también basado en una famosa novela de Stephen King. La historia transcurre algunos años después de los acontecimientos de "The Shining", y sigue a Danny Torrance (Ewan McGregor), traumatizado y con problemas de ira y alcoholismo que hacen eco de los problemas de su padre Jack, que cuando sus habilidades psíquicas resurgen, se contacta con una niña de nombre Abra Stone, a quien debe rescatar de un grupo de viajeros que se alimentan de los niños que poseen el don de "el resplandor".     Doctor sueño Critica El Resplandor fue una película mítica por el terror que generaba dejando intuir muchas cosas, era una película sobrenatural, pero no se abusaba de ello y parecía más un drama o un thriller. Aquí en Doctor Sueño, es todo lo contrario, los seres con poderes sobrenaturales de repente aparecen por doquier y parecen una batalla de Dragon Ball Z con sus poderes luchando entre sí. Para mí, la película es innecesariamente larga, y la primera media hora y la última media son lo único que merece la pena, la hora y media del medio es prescindible y cansina. Una decepción, yo tenía una gran expectativa sobre esta película.

Ingrid Goes West

Comedia Drama
6.5

Ingrid Goes West La joven Ingrid (Aubrey Plaza) se obsesiona con una ‘influencer’, una estrella de los medios sociales llamada Taylor Sloane (Elizabeth Olsen) que aparentemente tiene una vida perfecta. Así que cuando Ingrid decide abandonarlo todo y mudarse al oeste para tratar de ser amiga de Taylor, su comportamiento se vuelve cada vez más inestable, inquietante y peligroso. Ingrid Goes West Critica Es curioso el contraste entre unos ojos llorosos y enrojecidos en la oscuridad con una cuenta de Instagram perfecta, inmaculada en su contenido, iluminada desde un móvil. Se diría que pertenecen a realidades distintas, y que las pantallas retroiluminadas son los únicos portales que nos permiten interactuar con esos dioses que a golpe de like y hashtag nos dicen qué querer o creer, trayendo luz a vidas mediocres que se mantienen gracias a su mera existencia. Si piensas que estoy exagerando, piensa otra vez. 'Ingrid goes West', bajo su apariencia de comedia, esconde un fondo amarguísimo que en cierta manera justifica su poco desarrollo: los caprichos del querer y aparentar en la era de redes sociales, como elementos aleatorios que pueden alzar a una persona al más alto de los altares o sumirla en el más profundo de los pozos. Ingrid vive esa realidad, perpetuamente pendiente de la última notificación, sin más ansia que verse reflejada en aquellos que admira, o en el peor de los casos tocada por su gracia en forma de comentario de foto. Podría decirse que ella no existe si no fuera por sus redes, es una no-persona, sin intención de construirse a si misma, a no ser que sea por imitación u asimilación de otros. De nuevo parece que exagero, y de nuevo sólo hace falta verla en su propia mugre de sueños rotos y abandono personal, consultando el móvil continuamente, para convencerse. Claro que muchas veces sólo se concibe salir del pozo escarbando más profundamente: Taylor se le aparece por casualidad en una revista, sonriendo con sus perfectas mechas al viento, y parece la promesa de que cualquier sueño se puede hacer realidad. Ingrid decide entonces ir a por el suyo, y se muda con la idea fija de llegar a ser amiga de esa mujer maravilla, que sólo desayuna manjares y remata cada foto con un #Perfecto. Quizás, cerca de ella, también podrá poner ese hashtag a su vida en Instagram, y ya sabemos todos que la única vida que existe está en esa red social. Los comentarios del Instagram de Taylor rondan en voz en off las acciones de Ingrid, provocando una impresión que se va confirmando a medida que la última intenta acercarse a la primera: Ingrid no tiene pensamientos, no tiene ideas, no tiene ambiciones; sus gustos son los de Taylor, sus obsesiones son las de Taylor, su autoestima es la que Taylor le permita tener. Esta última impresión es de hecho la más cruel, pues tras un contacto con serio acoso enfermizo de por medio, ambas se hacen amigas, tal como Ingrid quería, y comparten el tipo de noche que sólo dos almas gemelas tendrían... para que, a la mañana siguiente, ese #Perfecto parezca haberse desvanecido. Ingrid lo intenta, manipula la realidad en lo que puede influenciarla y a veces como puede comprarla, pero no puede evitar preguntarse por qué, pese a todo, sigue siendo otra foto más de la cuenta, en vez de la prioridad de su nueva amiga. En el mundo en el que se mueve no cabe la amistad como un deseo sincero, sino como una conveniencia, algo que lucir o fotografiar, un hashtag que destacar o una cuenta a la que followear. La soledad de los influencers es palpable, desde luego, y a veces dolorosa, pero de alguna manera parece hermosa cuando en el reservado VIP se ríen de marcas y moda, mientras el camarero atina una foto para la eternidad. Ingrid ve esa foto desde fuera, y no llega a darse cuenta de que nunca podrá formar parte de ella, simplemente porque lo intenta demasiado, y la ironía de estas cosas es que sólo triunfan los que ni siquiera lo han intentado. Taylor pudo haber sido ella, pero dejó de serlo porque es perfecta sin esfuerzo: un precio que las más de las veces consiste en renunciar al espacio personal, el tuyo y el de los tuyos, por todo el tiempo que te quieran en Instagram. De alguna manera, las dos echándose eso en cara no parece una victoria de Taylor y una humillación hacia Ingrid, sino la triste riña entre dos almas gemelas (ahora sí) cuya única diferencia fue que una sonrió más fuerte que la otra. Lo más "gracioso" es que al final Ingrid consiguió lo que quería: que la quisieran por quién es, aunque para eso tenga que renunciar a "ser". Supongo que, en una lucha porque te quieran, da lo mismo inspirar perfección que pena.

Patti Cake$

Drama
7

Patti Cake$ Directamente de Jersey llega Patricia Dombrowski, alias Killa P, alias Patti Cake$, una aspirante a rapera abriéndose camino en un mundo de centros comerciales y clubes de striptease en búsqueda de un improbable triunfo. Patti Cake$ Critica Escrita y dirigida por Geremy Jasper quien tambien compuso las canciones de rap, esta interpretada por la actriz australiana Danielle Mcdonald una chica trabajadora que el el barrio la llaman Dumbo por su sobrepeso y que vive con su madre Barb (Bridget Everett) y su abuela ( Cathy Moriarty). Ella es una poetisa y artista de rap de enorme talento, trabaja con su mejor amigo farmaceutico Hareesh (Siddharth Dhananjay) intentando con la musica escapar un poco de sus miserables vidas. La Historia esta muy vista, pero empatizas rápidamente con los protagonistas y con estilo visual vibrante el director nos ofrece un film muy divertido a veces y sobre todo muy entretenido. Un film independiente a tener en cuenta que Fox no termina de ver su comercialidad en cine y la estrenara directamente a video y plataformas en Febrero de 2018

Verano del 84

Drama Misterio Suspense Terror
6.7

Verano del 84 Después de sospechar que su vecino oficial de policía es un asesino en serie, un grupo de amigos adolescentes pasan el verano espiándolo y reuniendo pruebas, pero a medida que se acercan a descubrir la verdad, las cosas se ponen peligrosas. Verano del 84 Critica     Parece imposible dejar de volver, una y otra vez, a esas idealizadas vacaciones de los ochenta. Gracias a la cultura popular, se han revalorizado como un período de extraordinarias aventuras, que vivimos casi como si las fantasías de pantalla grande y pequeña sucedieran en la esquina de la calle. Fuimos grandes, era el mejor de los tiempos, y buena parte del entretenimiento moderno solo guarda reverencia a todo ello. Por eso es de agradecer que 'Verano del 84', consciente del pesadísimo legado que arrastra, se decida por algo diferente, aunque no quiera dejar escapar un regusto a lo de siempre. Porque sí, 1984 fue el año de Conan, el Club de los Cinco, Cazafantasmas y muchos otros. Pero también fue el año de los psicópatas advertidos en el telediario, la vigilancia en suburbios sospechosos y una creciente desconfianza al vecino que siempre saludaba. Tiempos locos generan mentes locas, y eso es algo que la cultura popular olvida, camuflándolas detrás de seres sobrenaturales tras los que no existe peligro "real". Aquí la problemática de esa turbiedad ignorada se condensa, sutilmente, de manera terrorífica, en un cartón de leche, desde el que mira un niño sonriente al que sus padres no volverán a ver. Es entonces cuando Davey Armstrong empieza a observar comportamientos que no encajan con el buen nombre de su vecino, gracias a simples juegos que él y sus amigos llevan a cabo escondiéndose cerca de su casa. Y al principio resulta difícil convencer al grupo de un peligro latente, pero prevalece el sentido de aventura del verano, donde nada parece muy serio y el aburrimiento ha de ser rápidamente asesinado (sobre todo para evitar recordar, demasiado pronto, que los adultos discuten a puerta cerrada y las cosas no duran para siempre). Sin embargo, si siguiera ese camino, este verano ya lo habríamos vivido. Por eso se plantan semillas de insistente duda, acerca de si Davey realmente vigila a un vecino mortífero o solo ve lo que quiere ver, porque la reaparición del amor platónico que fue su niñera le recuerda una edad que no quiere tener. Todos nos acordamos de ese verano en el que jugar a la imaginación se empezó a hacer aburrido, y tal vez de ahí viene la nostalgia ochentera de bordes amables: quizá necesitamos reescribir el pasado para creer que aquel entonces nos enfrentamos al monstruo, y fuimos alguien. Es una impresión metanarrativa que tal vez sus tres directores no buscaban, pero que a la larga acaba propulsando este misterio un poco más allá que otros, saliendo de la pose y el bonito envoltorio. Aquellos años fueron peligrosos, y de vez en cuando no viene mal un trozo de cultura popular que pueda recordarlo.