Come Sunday

Come Sunday
5.9
Come Sunday El evangelista Carlton Pearson es expulsado de su iglesia por predicar que no existe el infierno. Su revelación crea controversia y lo pierde todo. Poco a poco tendrá que reconstruir su vida y encontrar su propia fe. Come Sunday Critica Un película muy bien montada y con fotografía excelente...algo bueno hay que decir. Esperaba más de la banda sonora. Se presenta en la línea de cualquier biopic de los muchos que se están haciendo ahora, pero que le falta el ingrediente más importante, la vida de una persona a la que merezca la pena reconocer. Alucinante despliegue de medios que supongo habrán hecho amigos del reverendo, pero no hay nada valioso, honorable o valorable en la vida del tal Pearson. Me he quedado con las ganas de ver cómo que se lo vendía todo y se iba a Ruanda a plantar cara al hambre y al desastre que su Dios no estaba evitando...pero no, nada de eso. Ni siquiera ha colgado el hábito para dedicarse a una prospera carrera de cantante :( ...¿pero qué tiene de bueno este señor??
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/01/2020 1.69 GB 0 Descargar
1080p BluRay Español Latino 14/01/2020 1.69 GB 0 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Marvel's Luke Cage

Action & Adventure Drama Sci-Fi & Fantasy
6.9

Marvel's Luke Cage Como consecuencia de un experimento fallido, Luke Cage (Mike Colter) ha desarrollado una piel indestructible y una fuerza sobrehumana. Ahora es un fugitivo que intenta rehacer su vida en el barrio neoyorquino de Harlem. Pronto se verá obligado a salir de la sombra, luchar por su ciudad y afrontar un pasado que quería enterrar. Marvel's Luke Cage Critica 'Luke Cage' es la serie más light y más prescindible hasta ahora del pack Netflix-Marvel. En la cima está 'Daredevil', imprescindible para los amantes de la acción en general y los superhéroes en particular, un soplo de aire fresco al género y uno de los estandartes de la cadena. Detrás, bastante más atrás, está 'Jessica Jones', con notables cualidades, original concepto pero con una irregularidad que hace que pierda enteros en el recuerdo. Y aún más detrás, la que nos ocupa. Voy a intentar explicar y resumir por qué, en mi opinión, claro. 'Luke Cage' se deja ver, y en conceptos generales, y como prácticamente todo lo que hace Netflix, está bien hecha, no se puede decir que es una serie mala, pero en una segunda época dorada de las series donde como hace una década vuelve a haber mucho y bueno, hay que elegir que ver y en una lista de, ya sólo entrando en estrenos de 2016, seguramente no estaría ni entre las 10 primeras. A su favor tiene toda la atmósfera de Harlem, su gente, su música, los intereses y conflictos policiales y políticos. Pero si por ejemplo, este año te has visto también 'The Get Down' (también de Netflix), es como si pasas de 'El Padrino' a 'Gangster Squad' o de jabugo a jamón serrano de Carrefour, que no es malo, pero... . Y Luke Cage, como personaje, ya en Jessica Jones se vio sin excesivo carisma, que no acababa de parecer necesario darle una serie propia. Algunos mamporros y levantamientos de enemigos al aire, mucho usar "tomar un café" como seudónimo de follar, mucha sudadera agujereada y poco más. Los que le acompañan en el reparto tampoco hay ninguno que coja los mandos interpretativos de la serie y ninguno de los villanos le llega a la suela de los zapatos a los de 'Daredevil' ni al de 'Jessica Jones'. Quizá el mayor fallo de la serie es creerse más profunda de lo que es para luego, encima, acabar con una torpe ejecución. Mahershala Ali es un villano menor, en el papel de Cottonmouth. Te venden en los flashbacks que era un niño virtuoso con el piano que no quería ser criminal, que aún hoy en día le tiemblan las manos cogiendo una pistola y de repente se vuelve un asesino despiedado que se descojona vivo. La hermana (más que correcta la actuación de Alfre Woodard) por su contra va de puritana pero en el fondo vemos que desde pequeña le gusta el poder y matar aunque su cambio resulta, de nuevo, bipolar y antinatural. El propio protagonista igual te dice en una frase que quiere pasar desapercibido y que va a huir del planeta porque uno que ha visto ha podido reconocerlo viéndolo de lejos y de lado, que un minuto después de pone a para descubierta en medio de la calle a parar balas y correr por la calle gritando "soy Luke Cage niggas!!". Y ya no entremos al "estoy aún guardando el luto a mi ex muerta" pero luego tirarle (sin excesivo éxito) los trastos a todo lo que se menea. Que por todo lo que sucede, das por hecho que la serie está ambientada antes de Jessica Jones, pero por detalles (como que mencionen el disparo a bocajarro de la escopeta) ves que no, que es después, lo cual despierta aún más dudas, sensación de ilógica y de ir un poco a salto de mata. De hecho, la serie en general da la sensación de ir en servicio de algunos giros, de algunos conceptos de la trama que quiere explicar y resaltar y que por el trayecto hay detalles más hilados. Hay cosas, que directamente son hilarantes, comedia involuntaria y grandes "WTF!". La aparición repentina del misterioso 'Diamondback' es una bala fatalmente gastada, la relación con Luke daba para muchísimo más y escenas como "vamos a curar a Luke" protagonizada por la groupie de los superhéroes Rosario Dawson, hará, ya no sólo que llores de risa, sino que los experimentos que haces tú en una boda con las sobras que te quedan de comida y bebida, sean ciencia avanzada. La serie daba más para algo mucho más desenfadado, entretenido y sus momentos puntuales de acción e incluso comedia (cuando lo busca puntualmente, la involuntaria no la cuento) funcionan y su reparto, aunque las comparaciones sean odiosas y más con las cara principales cumple en general. Pero la losa de los trabajos anteriores pesa y el esfuerzo por darle una complejidad que no cuaja, la deja en tierra de nadie, sin gran personalidad.

Marvel's Jessica Jones

Drama Sci-Fi & Fantasy
7.6

Marvel's Jessica Jones Jessica Jones, es una serie de televisión estadounidense creada por Netflix y basada en el personaje del mismo nombre de los cómics de Marvel. Una mujer con superpoderes decide renegar de ellos e iniciar una vida nueva ejerciendo como detective privada. Marvel's Jessica Jones Critica Jessica Jones abre una franquicia Marvel que huye del traje de malla ceñido de los superhéroes más conocidos. Como lector de los cómics no puedo evitar constatar las diferencias. El cómic es más otoñal, la protagonista está más perdida, pero como en la serie de televisión, no hace ostentación de sus poderes, aunque tampoco los oculta si llega el momento. En los cómics algunos superhéroes hacen algún que otro cameo en la historia, se ve la mansión de los Vengadores, aparece el capitán América, los políticos se codean con los Cuatro Fantásticos, etc. En la serie todo esto ha desaparecido, al menos en la primera temporada, aunque se hace referencia, así como de pasada a “otros” personajes con superpoderes o a la invasión extraterrestre que sufre Nueva York en la primera película de los Vengadores. Pero poco más. Es casi un noir con toques fantásticos, en una city totalmente contemporánea. A diferencia del cómic, en el que la protagonista está un poco en decadencia, pasada de kilos y más solitaria, en la serie de televisión Jessica Jones es más atractiva y resolutiva que la Jones original. Sin embargo, como producto televisivo, fuera de similitudes o semejanzas, es una serie muy sólida. Sobre todo en lo que al antagonista se refiere. Como decía Hitchcock, la película es mejor cuanto mejor sea el malo. Y este malo se sale. Ha pasado a formar parte de la galería de malos de la ficción. Killgrave, que en los primeros capítulos se deja ver relativamente poco, luego va ocupando más espacio y peso en la trama, hasta convertirse en casi lo más interesante de la historia. David Tennant lo interpreta fenomenalmente. Tiene, a mi juicio, más matices que la protagonista, cuya historia previa nos van contando a través de breves flash backs hasta completar el puzzle de su pasado. En ocasiones pienso que estaría bien ser Killgrave, una especie de educado Hannibal Lecter que no necesita comer a sus víctimas, sólo que hagan su voluntad sin pensárselo dos veces. No me he aburrido ni un solo minuto, aunque en ocasiones he pensado que la trama se volvía demasiado infantil -más que nada en lo que respecta al policía, y hasta ahí puedo leer sin hacer spoiler- para un adulto que ya peina canas. Y es que aunque me crié con el universo Marvel, ahora me aburren un poco los héroes vestidos con trajes de colores, y agradezco personajes más adaptados a ese tono negro y melancólico que tiene Jessica Jones. Un gran acierto de Netflix que me ha llevado a encerrarme en casa con provisiones para devorar esta primera temporada mientras fuera llovía.

El padrino

Crimen Drama
8.6

El padrino Don Vito Corleone, conocido dentro de los círculos del hampa como "El Padrino", es el patriarca de una de las cinco familias que ejercen el mando de la Cosa Nostra en Nueva York en los años 40. Don Corleone tiene cuatro hijos; una chica, Connie, y tres varones, Sonny, Michael y Freddie, al que envían exiliado a Las Vegas, dada su incapacidad para asumir puestos de mando en la "Familia". Cuando el Padrino reclina intervenir en el negocio de estupefacientes, empieza una cruenta lucha de violentos episodios entre las distintas familias del crimen organizado.     El padrino Critica Cuando mis padres enfermaron inesperadamente y sin remedio, les llevaba películas con que atenuar la angustiosa inminencia del fin. Ambos eran cinéfilos. De jóvenes iban a cineclubs, leían revistas extranjeras, tenían libros en francés (la lengua intelectual entonces) sobre el cine de vanguardia. De modo habitual, veían películas y las comentaban entre sí, una y otra vez. Dadas las circunstancias, mi padre prefería ahora comedias ligeras, con golpes humorísticos. Woody Allen era lo indicado. Y el aceptable entretenimiento que hay en “Una terapia peligrosa”, “Atrapado en el tiempo”, y películas así. Cuando mi padre ya no estaba, a mi madre le importaba menos el género que la calidad. Al empezar la cinta, se incorporaba y se ponía las gafas. Al terminar, comentaba con entusiasmo algún detalle. Vimos películas de puro disfrute, del estilo de “Barry Lyndon” o “La edad de la inocencia”… Pero llegó el día en que ya no sabía yo qué películas llevar. Recorrí tiendas y videotecas. En Internet consulté docenas de páginas, hasta encontrar una muy completa. Incluía fichas, comentarios, herramientas de búsqueda… Una enciclopedia cinéfila viva, donde iba identificando los films oportunos. Pasaron días y semanas mientras revisábamos Hawks, raras de Hitchcock, y “La escapada”, y sueltas de Truffaut, Chabrol, N. Ray… Ya se estaba apagando mi madre, y me pidió ver “El Padrino” una vez más. Las tres. A lo largo de su vida había visto miles de películas, y ahora deseaba ver “El Padrino”. Es la mejor, me dijo. En ella está todo. Es Shakespeare hoy. Las pasiones de los personajes son las de la humanidad… los grupos humanos, las familias, luchando por la vida… Y el ritmo es el de las generaciones… Los actores nunca estuvieron mejor en su carrera… El director, parece mentira con qué arte aprovecha la novela, que es pobretona… Entre miles de películas, mi madre la escogió para que fuese la última, la que se llevase de este mundo en la retina. Después, mis padres no estaban. La cinefilia ya no era cosa de ellos, ni de mi compadre Juan Carlos (que en alguna región del cosmos estará viendo por enésima vez “Casablanca” y comentando que el flic Rains ha estado mejor que otros días, o lo bien que esa tarde ha aplastado a la mosca el gordo del fez), ni tampoco de los colegas que organizaban maratones de fin de semana para ver, en pisos universitarios, entre humaredas, ciclos de cine negro, o sueco, o lo que se terciara con tal de devorar películas, y luego parlotear sobre ellas hasta gastar la faringe. La cinefilia, hasta entonces cosa de otros, pasó a ser también cosa mía.  

La forma del agua

Drama Fantasía Romance
7.2

La forma del agua Elisa es una joven muda que trabaja como conserje en un laboratorio en 1963, en plena Guerra Fría, donde se enamorará de un hombre anfibio que se encuentra ahí recluido. La forma del agua Critica 12/12(12/01/18) Revoltijo de ideas sin originalidad alguna que las hordas han comprado como la octava maravilla. El mexicano Guillermo del Toro sigue explorando mundos de seres extravagantes, y me sigue demostrando en la mayoría de sus películas (salvo “El espinazo del diablo” y “El laberinto del fauno”) que es un plagiador de ideas a las que no sabe darle patina de frescura, se relame en el mucho amor que tiene al cine serie b, a los musicales, a los cuentos de hadas, esto también lo han hecho realizadores como Tim Burton o Tarantino, pero ellos han sabido impregnar sus relatos de fulgor narrativo, del Toro lo más que sabe es hacernos ver que este pseudo-La Bella y Bestia fornican explícitamente, pero este rasgo (de zoofilia) aparentemente políticamente incorrecto queda metido con calzador para ofrecer morbo. Y es que este anhelado romance queda más forzado que intentar meter un elefante por la cabeza de una aguja, orgánicamente inverosímil, y es que lo que vemos por parte de ella al “anfibio” es lástima y compasión, la que se puede tener a un perrito maltratado, le das de comer, juegas con él, pero te acuestas con él, lo único que demuestra el relato que no es solo un problema de mudez lo que tiene la protagonista, es uno mental, que vínculo afectivo se ha establecido entre los dos más allá de que ella le ofrece huevos cocidos y al bicho le gustan? La cinta intenta exponer los sentimientos de incomunicación, el aislamiento que la sociedad genera sobre gente “diferente (una muda, un artista gay, o un “bicho humaniforme”), la lucha contra los prejuicios, alabando los amores interraciales, esto lo contrapone del Toro contra la intolerancia, el militarismo, sazonándolo con algunas dosis de terror. Del Toro dijo: "Esta película es una película de sanación para mí... Durante nueve películas reformulé los temores de mi infancia, los sueños de mi infancia, y esta es la primera vez que Hablo como adulto, sobre algo que me preocupa como adulto. Hablo de confianza, alteridad, sexo, amor, hacia dónde vamos. Estas no son preocupaciones que tuve cuando tenía nueve o siete años". Muestra similitudes con el cortometraje de 2015 “The Space Between Us”, y también con la novela de Rachel Ingalls, “Mrs. Caliban”. También se inspiró en los recuerdos de la infancia de Del Toro al ver “La Criatura de la Laguna Negra” (1954) y deseando ver a Gill Man y la coestrella de la película Julie Adams triunfar en su romance. Está bien que a del Toro haya que dar le la licencia de suspender la realidad y veamos en la historia un cuento de hadas, pero en este debe haber coherencia en su desarrollo, y unos recursos facilones y más simplistas que el mecanismo de un martillo, es que este batiburrillo de ideas manidas hasta el hartazgo me indigna todos en masa la alaben, me siento (perdonen la arrogancia) el niño que ve al Emperador (el cuento de “El traje nuevo del Emperador”), “…pero si va desnudo!”. Es una mezcla entre “E.T.” (lo de que sane con su tacto está más sobado que las tetas de una actriz porno) y “Liberad a Willy”, con claros elementos de “King Kong” (1933) o el clásico literario mencionado “La Bella y la Bestia”, nadie puede imaginarse a Elliott acostándose con E.T. (ufff, que grima!), o al chaval Jesse teniendo sexo con la roca Willy (arggg, quitad esa imagen de mi cabeza!!!), pues incluso orgánicamente hay más lazos de cariño formados entre los protagonistas que en este producto batiburrillo. Incluso recuerdo un episodio en la popular serie “Expediente X” en que aparecía un animal marino humaniforme, con apariencia similar a este, aunque similar también es Abe Sapien de la cinta de del toro “Hellboy”. Es una cinta que arranca bien eso hay que valorarlo, con unas bucólicas escenas bajo el agua con la cámara paseándonos por un hogar submarino donde las cosas flotan, hasta que el objetivo se posa sobre la durmiente Eliza Esposito (Sally Hawkins), se despierta y la vemos en el mundo “real”, en sus rutinas diarias, haciéndose un huevo cocido para desayunar, masturbándose en la bañera (recurso de morbo que nada aporta más que comercialidad),arrancando una hoja del calendario con un pensamiento diario, visita su vecino pintor acomplejado por ser calvo (menuda superficialidad), va su curro de limpiadora, va al cine a ver musicales, y vuelta a empezar. Inicio sugestivo que se sabotea a sí mismo cuando el meollo del núcleo comienza a desplegarse, con la aparición del bicho anfibio, y es que se supone una base ultra-secreta, supervigilada en tiempos de Guerra Fría, y sin embargo unas mindundis limpiadoras entran y salen de la sal donde tienen a un ser que puede cambiar la Historia como en su casa, sin medidas de vigilancia, más allá del tarugo de Michael Shannon (menuda caricatura de malo malísimo la suya) vaya por ahí blandiendo su porra táser. No se sabe porque tienen al bicho allí, no hacen experimento alguno con él, no intentan comunicarse con él, saber si tiene racionalidad, lo tienen en una gran bañera encadenado, y su único fin es que lo maten para hacerle la autopsia, menuda idiotez! Y es que me ha resultado una película con todos los clichés habidos y por haber, con personajes más planos que el cerebro de Forrest Gump, con unos personajes estereotipados hasta el hartazgo, con buenos muy buenos y malos horribles, donde lo gris no existe, donde la profundidad se nos quiere dar a empujones, donde do huela ya muy ajado, situaciones un millón de veces vistas. Tiene excelente envoltorio en lo que a puesta en escena se refiere, con fenomenal diseño de producción de Paul D. Austerberry (“Pompeya”), recreando con esmero los años 50 (rodando en interiores de Cinespace Studios de Ontario-Canadá), empezando por esa vivienda sumergida en el agua del inicio onírico, con los apartamentos que aparecen, esa calle idealizada con ese cine y su hermosa marquesina, con esa base secreta, esto elevado por la estupenda fotografía de Dan Laustsen (“La cumbre escarlata”),… (siguie en spoiler)

House of Cards

Drama
8.2

House of Cards El congresista estadounidense Francis Underwood y su esposa Claire no se detendrán ante nada para lograr sus propósitos. La historia de este drama político se adentra en un mundo repleto de avaricia, sexo y corrupción en la ciudad de Washington. House of Cards Critica Rajoy, Rubalcaba, Aguirre, Mas, Zapatero, Aznar, Díez, Bárcenas... Todos simples aficionados al lado de Francis Underwood, el político definitivo. Y desde ahora, damas y caballeros, uno de sus antihéroes favoritos. Porque si algo tiene claro Francis, a diferencia de nuestros políticos patrios, es que el dinero es algo meramente accesorio y que palidece frente al recurso más valioso: el poder. Y sobre eso giran los trece capítulos de House of Cards; sobre el poder, sobre las artimañas traperas que se requieren para obtenerlo y sobre el grado de corrupción que supura al intentar mantenerlo. Sus compañeros de partido, sus rivales, la prensa, los guardaespaldas y hasta su propio matrimonio no son más que herramientas que el titiritero Underwood hace bailar con el único fin de llegar lo más alto posible. Caiga quien caiga. Eso no quiere decir que nuestro querido congresista sea infalible, pero desde luego sí que resulta implacable en su lucha de poder. Es por ello que sobre este personaje central, ejemplarmente llevado por Kevin Spacey, recae todo el peso de este remake financiado por el servicio online Netflix. Spacey, como ya hacía Ian Richardson en el original británico, detiene en ocasiones la trama para dirigirse directamente al espectador y hacer gala de su ilimitado cinismo en la explicación de sus planes. A veces, una sola mirada suya a cámara basta para expresar ironía, convicción, rabia o desidia. Fría y sucia en su manera de presentar los movimientos entre bastidores, oscura (en las formas y en el fondo) y paciente a la hora de ir desvelando sus cartas. Una gran serie que se completa con nombres de la talla de David Fincher o Joel Schumacher tras la cámara. Un castillo de naipes donde los lobos llevan piel de lobo y no hay espacio para los corderos.

¿Conoces a Tomás?

Comedia Drama
7.9

Leo le promete a su novia Fer que será más responsable y se ofrece a cuidar de su hermano Tomás mientras ella practica una cirugía. Pero Leo y su amigo Chris rompen la promesa y deciden llevarse a Tomás a la boda de un famoso productor donde tocarán junto con sus excéntricas coristas y, sobre todo, descubrirán lo especial que es Tomás.