Cincuenta sombras liberadas

Cincuenta sombras liberadas
6.2
Cincuenta sombras liberadas Creyendo que han dejado atrás las sombras del pasado, Christian y Anastasia disfrutan de su relación y de su vida llena de lujos. Pero justo cuando Ana empieza a relajarse, aparecen nuevas amenazas que ponen en riesgo su felicidad. Cincuenta sombras liberadas Critica Muy bien, vamos allá. Aquí es donde "se viene" mi crítica. Porque las anteriores eran los preliminares frustrados y el coito interrumpido. No voy a andarme con rodeos, ni con florituras. No voy a perder el tiempo en reflexionar acerca de cómo se retrata la figura de la mujer en sí misma o la del hombre y la mujer en pareja aquí y en la trilogía en general -HUMILLANTE para ambos sexos, uno por machista con tintes de control de pareja muy "creepy" y otra por figura cosificada/ridiculizada/sumisa hasta el exceso, aún cuando se la quiere dar algo de empoderamiento se la siente ridícula-. Y no lo voy a hacer porque tras dos películas uno ya sabe más o menos a lo que paga y a lo que va (ahí la culpa es nuestra, seamos sinceros). Y más aún si se hace como yo y se repasa en maratón las anteriores para dar paso a este anti-coito final. La primera era malísima pero con morbo bien publicitado y mejor desempeñado gracias a la cuestionable sociedad de nuestros días (mira como fuimos todos a verla). La segunda era mala pero al menos como comedia presuntamente involuntaria (no se tomaban en serio a sí mismos, ¿verdad?) tenía un par de puntos. Esta tercera entrega se vende como "el clímax", la venida, la corrida y no de toros. Y mira que no esperaba nada de nada, a mis propias notas me remito. Sabía a lo que venía y lo he vuelto a hacer: he picado y he ido a verla. Pero ha sido acabar de verla tras varias tentaciones de rendirme, tras preguntarme repetidas veces por qué había caído en la trampa de verla y preguntarme dónde estaba mi clímax. Clímax no se de qué, porque el escaso sexo aburrido pero mínimo en explícito de la primera y el humor autoparódico de la segunda (por favor decidme que no iban en serio) ya se han ido para cuando hemos llegado aquí. Esta tercera entrega no tiene nada de especial en sus dos horas. NADA. Sus secuencias tórridas y supuestamente eróticas deberían ponerme o satisfacer mis deseos calientes, pero su regusto es domesticado en exceso, frío y totalmente impotente. Da igual si vienes por los pezones, el sexo, pechos, la publicidad, culos, las posturas o la infumable historia estereotipada (¡suponiendo que de verdad tenga historia!). Es aburrida, es lamentable, no tiene ni un 1% de morbo y ni siquiera causa risa (y anda que no será por puntos ridículos, como una apestosa persecución en coche en la que sólo falta un pequeño cameo de Toretto compartiendo universo lanzando cervezas por la ventanilla, una agente inmobiliaria cosificada a propósito y puesta como una cachonda sin sentido que intenta ventilarse al Grey delante de su ahora desatada señora o un villano con un maquillaje blanco saturado que parece más uno de 'The Walking Dead'). La trilogía ya no es para 18 años llegados a este punto (creo que hasta en la cadena de cines Yelmo, a la que yo fui, la ponían para 16 -bandera amarilla- con eso lo digo todo a nivel de contenido explícito). Habrá más dinero y más medios que nunca, pero no queda nada de aquel morbo bien hecho que de verdad soltaba chispas de antaño. Ni desnudando a los actores consiguen excitar más que otras películas donde apenas se ve carne y sí que se aprecia cierta sensualidad implícita o explícita. El beso invertido entre Spiderman y Mary Jane bajo la lluvia en la 'Spider-Man' del 2002 tiene más erotismo que esta película. El baile de Jessica Rabbit en '¿Quién engañó a Roger Rabbit?' tiene más poderío para provocar que esta película. O tan solo la mirada de Daisy Ridley como Rey en las 'Star Wars' de Disney tiene infinito más atractivo que todos los protagonistas y todas las escenas subidas de tono de esta película juntas. ¡Y he citado películas "para todos los públicos" en comparación! Que tenga elegancia visual (sobre todo en las escenas acuáticas, aunque Jamie Dornan trate en un momento de marcarse un Daniel Craig a lo 'Casino Royale' emergiendo en bañador sin conseguir estar a su altura) y una banda sonora de temas potentes gracias a artistas potentes no justifica el empaque de una película comercial de gran presupuesto (de la Universal ni más ni menos). Está peor interpretada y justificada que una película de sobremesa. Consigue por momentos hacer a la anterior decente. Vale que los actores no se lo tomen en serio, pero aquí parece que ni el apuntador lo hace. No funciona como fantasioso consolador morboso (para un mejor sexo explícito con un mínimo de argumento incluido -a mi gusto- id a otras películas como 'Love' de Gaspar Noel, 'Instinto básico', 'La vida de Adele', 'Monster´s Ball', 'Eyes Wide Shut', 'El corazón del ángel' o las series 'Juego de tronos' y 'Spartacus'; sino a páginas web o a practicarlo y punto). Tampoco funciona como entuerto de pasable -sólo se le pedía un regular o un pasable- entretenimiento (yo no sé como deben ser las personas fanáticas que les ponen esta trilogía, la verdad mis respetos y admiración para ellos ¡y lo digo en serio y sin ironía!). Y tampoco digamos como comedia mala y sobaquera (ahí la segunda sigue siendo líder). Ya incluso predigo, a falta de ver sus números en taquilla que tampoco funcionará económicamente como las anteriores (por suerte ya no habrá tanta gente que pague para ver esto, os lo dice uno de los tontos -yo- que lo ha hecho). La primera podía ser para los tocamientos rápidos del momento. La segunda ya era para verla puesto con los colegas. Esta tercera es directamente un polvillo lento, aburrido, tan parado como una estrella de mar del que nadie habla ni quiere recordar. Mejor dejar a los Grey viviendo "felices para siempre" en su mundo de esposas, cuerdas, látigos, bolas y juguetes sexuales. Es hora de dejarse la pasta del cine en otras franquicias. Espero que Universal se haya puesto las pilas para Jurassic World 2 que se asoma en breves. Tras esta basura lo va a necesitar.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 13/01/2020 1.77 GB 60 Descargar
1080p BluRay Español Latino 13/01/2020 1.77 GB 46 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

La librería

Drama Romance
6.6

La librería En un pequeño pueblo de la Inglaterra de 1959, una mujer decide, en contra de la educada pero implacable oposición vecinal, abrir la primera librería que haya habido nunca en esa zona. La librería Critica Así lo sentí nada más salir de la sala de cine. A priori, una película con elementos que me gustan: la temática, la ambientación, los actores y las actrices. Lamentablemente, bastan cinco minutos para que la decepción empiece a asomar la colita. Quieres pensar que no, que todo va a remontar según avance la trama y la relación entre los personajes se afiance, pero es un aspecto que nunca llega a producirse. Desde mi punto de vista, la película fracasa en el montaje, en la dirección de actores, en la interpretación, en el guion y por un abuso constante de la voz en off. Todo ello da como resultado lo peor que puede ocurrir en el cine: que nada te emocione, que nada te conmueva. El montaje se siente deslabazado sin que haya un sensación de conexión entres escenas y cambios de escena. La falta de ritmo es constante y la estupenda fotografía se queda en eso, en bellas estampas sin solución de continuidad. A esto se le suman las continuas, innecesarias e idénticas gesticulaciones faciales de Mortimer que utiliza en todo momento para toda clase de emociones a quien se le suma un James Lance sobreactuadísimo (el nihilista Mr Thorne) que produce extrañeza y sonrojo en cada escena por su aparatosidad gestual más que ser seña de personalidad. La niña, Honor Kneafsey, sientes en todo momento que está desaprovechada, al igual que Bill Nighy y Patricia Clarkson, dos estupendos profesionales. De los más secundarios y terciarios mejor no hablar. Porque el guion también va a saltos en ese afán de soltar frases lapidarias. No funcionan en casi ninguna ocasión entre casi ningún personaje, y así poco se puede hacer. Al no tener un montaje adecuado ni un guion que defina personajes (además de la cargante voz en off), las interpretaciones fracasan, los sentimientos no llegan. Y el problema es que quieres emocionarte, empatizar, pero es imposible. No entiendes por qué adjudican a la protagonista el adjetivo "coraje" (tienes que adivinar que simplemente por el hecho de abrir una tienda y no hacer caso de la rica del pueblo que está acostumbrada a hacer lo que le viene en gana ya es muy valiente, aunque no haga nada más y luego el coraje brille por su ausencia cuando tiene que luchar de verdad), por qué la mala es tan mala (sí, hace lo que quiere... pero para abrir un centro cultural, carajo, que no va a abrir una tienda de ropa. Además, apenas aparece en la película), por qué se llevan tan bien Nighy y Mortimer hasta el punto del enamoramiento si la relación no está construida bajo ese prisma. Termina la película de una forma incendiaria pero la apatía se ha instalado en mí y ya ni siquiera ese último gesto de resistencia llega al corazón, porque de nuevo ahí está esa voz en off que te dice lo que tienes que sentir, la moraleja.

Un príncipe de Navidad: La boda real

Comedia Romance
6.5

Un príncipe de Navidad: La boda real Un año después de ayudarle a Richard a afianzar la corona, Amber regresa a Aldovia para organizar su boda. Sin embargo, sus gustos chocan con el protocolo real.

Yo, Tonya

Drama
7.5

Yo, Tonya Tonya Harding fue la primera mujer estadounidense en completar un salto de triple axel en competición en patinaje sobre hielo en 1991. Pero el éxito en el hielo no siempre estuvo acompañado de felicidad en su vida personal. Yo, Tonya Critica     Hace años que esta historia pululaba por los estudios de Hollywood sin demasiadas esperanzas al retratar un suceso pretérito que la gente parecía haber olvidado. Es extraño, porque dicho suceso fue una de las historietas más controvertidas de los años ochenta, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el panorama del cotilleo cuché. Tonya Harding, el anti prototipo de patinadora artística de la época, ruda como un leñador, de clase baja y familia desestructurada, lograba ser la primera americana en lograr un triple mortal, y a pesar del rechazo de las instituciones, pasó a convertirse en heroína de muchas y muchos. El patito feo que se convierte en cisne, pero por poco tiempo. Una de sus mayores rivales, la ñoña Nancy Kerrington, patinadora glamourosa y con técnica brillante pero sin empaque, sufrió una agresión en la que estuvo implicado el marido de la Harding, que se vio enfarrangada de golpe en todo el meollo, presionada, denostada y relegada de sus cuchillas de por vida. El escándalo fue del gusto de las teles de la época y durante mucho, era pronunciar su nombre y los americanitos de pro escupían de inmediato como vieja supersticiosa que intuye al diablo. Pues bien, la cinta, que hace del "basado en hechos reales" su mejor presentación, es una verdadera maravilla, prodigio irónico del cine popular bien hecho, y tiene su mejor baza en un reparto magnífico que a ratos parece el auténtico cast de la vida real, y sobre todo y todos, una Margot Robbie simplemente prodigiosa. Bien escrita, rodada con mimo e interpretada de manera impresionante, la cinta está llamada a arrasar en premios y carteleras, es prácticamente perfecta. Sólo hay que ver los créditos finales para fliparlo con imágenes de archivo documental. Recomendable a todo el mundo, sobre todo a desconfiados de cine biográfico como yo. La Robbie, en adelante, en mi lista de actrizones.

Good Omens

Comedia Drama Sci-Fi & Fantasy
8.1

Good Omens El mundo está al borde del apocalipsis mientras la humanidad se prepara para su juicio final. Pero Azirafel, un ángel algo quisquilloso, y Crowley, un demonio, no están entusiasmados con el fin del mundo, y no pueden encontrar al Anticristo. Good Omens Critica Si tuviera que resumir 'Good Omens' en poco texto, diría que es una deliciosa mezcla de comedia y ciencia ficción, que habla de lo mundano y lo divino con una historia y un guión trabajados al milímetro como no podría ser de otra forma viniendo de la BBC, con una interesante trama central y potentes dos protagonistas, a la par que se va complementando con historias, situaciones y personajes secundarios de lo más variado. Para mi gusto le falta algo más, no se qué, para resultar una obra realmente reseñable o estar cerca del escalón de lo sobresaliente, pero hay que reconocer que es, a todos los niveles (bueno, quizá en efectos visuales (aunque sea aposta) menos), un producto notable. En el tema risas, diciendo "humor inglés" ya se resume bastante bien. No te vas a encontrar gags desternillantes o situaciones al estilo americano, ni paridas soeces que hablen de drogas, órganos sexuales o secreciones corporales. Es más un humor fino, de juego con el lenguaje como ya hacían los Monty antaño, más satírico que obvio. Y que conste, que yo, que disfruto con ambos, diría que este es más de reírse para adentro. Más de reírse con el cerebro que de soltar carcajada desde el esternón. Aunque yo, en general, soy de risa silenciosa, aunque esto sea una información que no interese a nadie. Para aquellos que más allá de opiniones, quieran saber de qué va y una sinopsis al uso se les quede corta, contar que David Tennant interpreta al demonio tentador, con influencia al respecto durante toda la historia de la humanidad. Desde ser el que se "vistió" de serpiente en el jardín de Edén, al que le mostró a Jesucristo todos los Reinos en el monte aquel. Es un tentador, pero en el fondo no es malo y acabó siendo demonio por juntarse con mala gente. Michael Sheen interpreta al ángel que contrarresta su influencia negativa con planes de paz y amor. Fue el ángel guardián de la puerta del Edén y ha influido durante toda la historia de la humanidad para bien. Ambos coinciden durante milenios y se hacen amigos y comparten almuerzos, comidas y cenas, a la vez que tareas. La trama central nos sitúa en el nacimiento del Anticristo y rápidamente en los días posteriores al fin del mundo, que tendrá lugar cuando el crío cumpla 10 años. El supuesto "gran plan divino" es la guerra entre cielo e infierno y ambos bandos lo desean a toda costa, pero los dos protagonistas, encariñados con los humanos y la Tierra no quieren que suceda e intentan, cada uno con su poder de influencia, hacer que su crianza sea equilibrada, salga un humano con valores sobre el bien y el mal y no resulte ser el mal destructor encarnado que inicie el Apocalipsis. Todo, por supuesto, a espaldas de sus jefes de ambos bandos. El problema es que, por una equivocación en el momento de su nacimiento, han estado influyendo en el niño equivocado y el Anticristo no saben donde está. A esa trama central (junto con algún episodio casi dedicado al completo de la historia en el pasado de ambos personajes) se unen personajes y situaciones paralelas (además de las aventuras del propio Anticristo y sus amigos) que convergen todos en el objetivo central y van desde ángeles, demonios, profetas, brujas o cazadores de brujas entre otros. Una serie muy imaginativa, colorida e ingeniosa, además de todas sus virtudes ya mencionadas en cuanto a guión y personajes. No sé si ponerle como "pero" que se podría haber hecho en menos capítulos o metraje para ser más redonda, aunque a mi no se me ha hecho pesada en ningún momento. Por lo demás, lo dicho: le falta algo (no se el qué) para que me deje una gran huella, pero es un notable. ¡Ah! Y para aquellos como yo que muchas veces tengan la duda de "¿es realmente una miniserie o queda abierta a continuación?". La trama queda cerrada y se puede ver sin miedo a cancelación, pero las intenciones, visto su final es hacer una 2ª temporada, que me genera dudas sobre su necesidad y frescura. Pero que al acabar contento con esta, seguro que vería.

Educar a un superhéroe

Drama Sci-Fi & Fantasy
8.1

Educar a un superhéroe Un niño que lucha por controlar sus poderes. Una madre soltera que hace hasta lo imposible por mantenerlo a salvo. Una familia acechada por secretos, misterios y conspiraciones. Educar a un superhéroe Critica A veces, parece que netflix deseara revivir sus clásicos (?) logrando generar series que sean consumidas de manera masiva por los suscriptores. El tema es que lleva rato queriendo hacerlo, y este año apenas ha podido sacar apenas algunos títulos nuevos de muy buena calidad (creo que sex education es lo único nuevo y bueno que he visto este año en la plataforma) y, luego de ello, han caído en la secuelitis, el apuro y la mediocridad, más sumando que ahora la Disney le extirpará todos los héroes barriales de la marvel (y que han hecho de las mejores series de la plataforma, como Daredevil, Luke Cage y El Castigador) y está experimentando en el terreno de los superhéroes propios. Aquí oficia como productor Michael B. Jordan (y actúa también), el que se encontraba encantado con la idea y consiguió fondos de la mano de Netflix. El drama, es que se nota a la legua que todo está hecho con apuro, con un guión que debió ser severamente pulido antes de darle luz verde, lo que es un defecto que siempre tuvo la plataforma. Soy creedor de las ideas originales y de que no necesariamente un superhéroe tiene que provenir de un cómic de Marvel o Dc para tener una buena historia. De hecho, hay productos festejables de ideas originales sobre el género, que han sido excelentemente ejecutadas (como por ejemplo Defendor). Pero la idea, que aquí es buena, termina siendo una anécdota demasiado estirada, que podría haber dado lugar a un filme, pero no a una serie de 9 episodios, y ahí es donde creo que radica el principal problema de todo esto, ya que algunos diálogos y situaciones, están demasiado estirados y el espectador no ve la hora de que se le ponga un fin a la cosa porque la historia no va para ningún lado. Algunos sinsentidos se acompañan como subtramas, los que no me parecen del todo convincentes. Primero, la desaparición del padre de Dion (interpretado por el propio Michael B. Jordan) no suena demasiado creíble que digamos. Como fue la desaparición, que la cuento en la zona spoilers, adelantando que no es una subtrama demasiado creíble que digamos. Sumado a ello, los poderes del propio Dion, parecen ser un montón de deux ex machina que inserta el libreto con el objetivo de cerrar la historia o crear escenas pretensamente interesantes. Otro de los errores fundamentales está en la propia interpretación de Dion, de Ja Sin Young, la que roza lo irritante. El niño directamente no sabe actuar, su caras ante los poderes que descubre son poco convincentes y artificiales (hay una escena en un bote que roza lo bochornoso, cuando el niño le marca a su madre que podía levantar los peces, en la que el niño queda moviendo su mandíbula), sus diálogos son recitados sin demasiada convicción, y se lo nota sumamente incómodo con su papel. Y eso no es problema de que sea un niño, ya que ha habido niños que han hecho interpretaciones impresionantes, como Madison Wolfe en el Conjuro , o Mara Wilson en Matilda. Los demás actores ponen su cuota de dignidad con sus papeles, es cierto, pero si el personaje principal es horrible ¿por que habrían de interesarnos sus aventuras? Y, si esto no fuera poco, en el medio de todo esto, está el drama familiar, que si bien es llevado a cuestas con solvencia por Wainwright, lo veo más como una excusa para rellenar los nueve episodios, que como algo interesante que pueda ser destacado, digo, algunos capítulos se me hacen interminables, y lo peor de todo es que en el medio de eso el niño no aprende absolutamente nada, y, ejemplos como ese existen varios, que generan un ritmo lento y cancino. Sumado a ello, los efectos especiales son sumamente disparejos, hay escenas como por ejemplo el truco de la patinenta o cuando el niño hace levitar los cereales que se ven muy poco creíbles. La única subtrama realmente interesante es la relación de Dion con Pat (con una muy buena actuación de este último), pero tiene una resolución horrenda. Si usted prentende ver COMO CRIAR A UN SUPERHÉROE, le recomiendo que vea el primero y el último capítulo, y que después le de sin asco al fast foward. El drama familiar es denso, la interpretación de Young es irritante, y las subtramas no le interesan a nadie. El problema está en que Netflix se encuentra apurada por lanzar historias propias del género, ante la inminente llegada de Disney al streaming, pero lo que aquí se observa es algo a medio cocinar, una buena idea arruinada por una terrible ejecución; y eso es una lástima, ya que en las manos del guíonista y director indicado podría haber dado lugar a alguno mucho mejor que este producto tan deslucido.

Sex Education

Comedia Drama
8

Como el inseguro de Otis (Asa Butterfield) tiene respuesta para cualquier duda sobre sexo gracias a que su madre (Gillian Anderson) es sexóloga, una compañera lo anima a abrir una "clínica" en el instituto.   Sex Education Critica Sex Education es una estupenda noticia para la televisión (¡Gracias, Netflix! Una vez más). Es fresca, es divertida, es atrevida, es irreverente, es original y sobre todo es entretenida. Resulta un soplo de aire fresco y además está muy bien escrita y tiene unos personajes muy bien perfilados y desarrollados (con una excepción, que comentaremos después). Es admirable el retrato que se hace de los adolescentes, siempre obsesionados con el sexo por efectos cómicos, pero tratados con mucho respeto también por la cabeza pensante tras la serie, Laurie Nunn. Especialmente impresionantes son Maeve y Eric, interpretados a la perfección por unos soberbios Emma Mackey y Ncuti Gatwa (atención al capítulo de su cumpleaños), dos personajes ya para la historia de la comedia televisiva británica, o por supuesto el timorato Otis Milburn que compone un fantástico Asa Butterfield (¿alguna vez se le pondrá cara de adulto? Tiene 21 años y aparenta 14 o 15, lo cual es perfecto para este personaje). Tiene momentos, además, realmente divertidos y en general se trata de una serie que se devora muy rápidamente y que engancha desde el primer episodio. ¿Problemas? Algunos. Gillian Anderson es una gran actriz, pero aquí no está aprovechada. Parece mentira tener que decir esto, pero el personaje de Jean no tiene realmente demasiada importancia. Se acaba la temporada y apenas sabemos quién es esta mujer, qué siente, qué piensa, que oculta tras esa máscara pública. Apenas sabemos nada más aparte de que es la madre de Otis, tiene muchos amantes y se dedica a la terapia sexual y de pareja. Es un personaje claramente desaprovechado, extrañamente. Además, va de más a menos, con 5 primeros episodios francamente buenos y los tres últimos claramente inferiores, al querer introducir más drama, cuando lo que funciona en esta ficción es la comedia pura y dura. Con todo, una más que notable serie de necesaria irreverencia y atrevimiento en los tiempos que corren. Lo mejor: Su frescura y originalidad, y la interpretación de Butterfield, Mackey y Gatwa. Lo peor: El personaje de Jean está desaprovechado, y va de más a menos.