Al filo de los diecisiete

7.2
Al filo de los diecisiete Dos estudiantes de instituto que son las mejores amigas ven cómo su amistad se tambalea cuando una comienza a salir con el hermano mayor de la otra. Al filo de los diecisiete Critica "Ya lo entenderás cuando tengas pareja". Quién no ha recibido, de parte de un amigo o amiga, esa incómoda contestación. Trazando de repente una línea que no estaba ahí, que parecería que nunca iba a estar ahí, porque se piensa que los amigos son los únicos que nos van a comprender siempre. La adolescencia, a fin de cuentas, es una época de incomprensión, pero nadie la espera de los que nos han acompañado desde que estábamos en la guardería, y es algo que pasa más a menudo de lo que el cine le ha dado por representar. 'The Edge of Seventeen' se centra justo en ese incómodo momento, en lo que al principio parecería otra historia de "chica contra el mundo" tan habitual de las novelas 'young adult', pero que pronto se desvela una experiencia penosa, impulsiva... y desafortunadamente inevitable, porque viene de serie con la edad. La diferencia está en que, si bien dichas novelas camuflan la angustia adolescente de locura agradable y conflictos intrascendentes, en esta película hay rabia, tristeza y el punto justo de humor negro: el mismo que le hace afirmar a Nadine con total seriedad que le gustaría suicidarse, mientras su magnífico profesor interpretado por el Woody Harrelson más contenido levanta una ceja ante el cansinismo de la muchacha. Nada más empezar, Nadine nos relata su vida escolar, marcada por el éxito social de su hermano Darian y su única amistad con Krista, en lo que viene siendo el habitual recorrido que todos hemos pasado: ese limbo indefinido entre la primaria y la secundaria, donde el sexo opuesto no existe y los amigos son los cómplices eternos de lo que hoy juzgaríamos auténticas chorradas. Sin embargo, la atracción sucede, y la gente se empieza a emparejar en algún momento, hasta que sin saber cómo Krista descubre que le gusta pasar más tiempo con un chico antes que con Nadine. Para esta última, entonces, todo pasará a ser "¡sacrilegio! ¡traición!"... intentando ignorar esa pequeña, diminuta pregunta en la parte posterior de su cabeza que le dice... "¿madurez?" Todo puede parecer algo que ya hemos visto, en verdad. Pero las actuaciones, las elecciones musicales (desde Aimee Mann a Fall on your Sword), el tono... desprenden comprensión del drama juvenil, nunca desprecio disfrazado de humor. No verás a Nadine histérica, convertida en la heroína de su propia historia, donde todos son tontos menos ella. Al contrario, la ves siendo una estúpida, sola y enfurruñada, las más de las veces por errores que ella misma ha precipitado. Y tampoco dejarás de comprenderla: de alguna manera, 'The Edge of Seventeen' se las apaña para acercarse a la adolescencia mirando a un mismo nivel, nunca por encima del hombro. Por el camino, muchos pequeños grandes momentos, la clase de cosas que dejan huella, como silencios compartidos donde no hay nada que decir, inseguridades que salen a la luz cuando se intentan quitar importancia, y una escena, la clase de escena de la que en otra película se hablarían maravillas, pero que aquí puesta parece que merece menos reconocimiento, cuando no debería ser así: Nadine pasando en un mismo monólogo de niña a mujer, excelente gestión emocional de Hailee Steinfeld mediante. Qué jodido es pasar la adolescencia. Pero jodido de verdad: es casi un salto de fe decir a todos los que te quieren que estás bien, que estás trabajando en ello, que podrás hacerlo, mientras a la vez intentas alejarles para que no te vean como la masa caótica de miedos que eres, en lugar de la persona que te gustaría ser. Pero todo pasa, todo llega. El mérito de esta película es reconocerlo, no ocultarlo ni dulcificarlo.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 09/02/2020 1.68 GB 316 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Stuber Express

Acción Comedia Crimen Suspense
6.5

Stuber Express La vida de un apacible conductor de Uber, Stu (Kumail Nanjiani), cambia repentinamente cuando se sube a su vehículo un pasajero (Dave Bautista) que resulta ser un policía que sigue la pista a un brutal asesino. Stu se ve obligado a luchar por salvar la vida, protagonizando una misión en la que nunca pidió participar, y cuyo principal objetivo tiene claro desde que descubre lo que está sucediendo: obtener las cinco estrellas de calificación en este movido viaje. Stuber Express Critica Tenía yo ganas de ver el film, pues considero a Kumail un cómico brillante y a Batista un actor con sorprendente rango (igual hace del extremo Drax que un serio personaje en Blade Runner). Y sí - su química es estupenda. Pero el resto transita por senderos manidos -- como un policial de comedia ochentero de nivel medio (pienso en algo como COLEGAS A LA FUERZA, por ejemplo) con un par de aditamentos (coñas con el machismo actual o el tema de la Friendzone, el uso de APPS y similares). Todo bastante atadito. El problema es que todo es by-the-numbers desde su secuencia de apertura. Hay pocas sorpresas con los arcos dramáticos, los villanos y el clímax. El material sabe a reciclado y le falta pegada. Por otra parte, se abunda un tanto en un humor procaz no excesivamente brillante -pensad en algo estilo OFFICE CHIRISTMAS PARTY- que deja un regusto de "meh" altamente marcado.

Tully

Comedia Drama
6.9

Tully Marlo (Charlize Theron) es una madre con tres hijos, el último recién nacido, que recibe un inesperado regalo de parte de su hermano (Mark Duplass): una niñera para que le ayude por las noches. Al principio le parece una extravagancia, pero Marlo acaba teniendo una relación única con Tully (Mackenzie Davis), una joven niñera amable, sorprendente y, en ocasiones, difícil. Tully Critica Tully es una preciosa fábula sin apariencia de tal que, con la verdad del cine europeo, pero sin renunciar a la agilidad del mejor cine anglosajón, relata las peripecias de una madre a la que su vida no le da más de sí. Pero lejos de ser una simple comedia reivindicativa o de denuncia, la película va mucho más allá. Es una llamada de atención a la capacidad de autoengaño del ser humano. Es la mirada en el espejo del tiempo, y la eterna y temida pregunta que pocos nos atrevemos a preguntarnos, o por lo menos a responder con sinceridad: quiénes éramos, quiénes somos ahora, y si estamos orgullosos de las diferencias entre ambas respuestas. Tully entrelaza momentos brillantes de humor cómplice e inteligente perfectamente hilvanados con la crudeza de la realidad de una mujer casada, madre de dos hijos y uno por llegar, a la que su marido, un bobalicón con cara de bueno, incapaz de comprender o empatizar con su realidad, le ha convertido en una madre cuasi-soltera. Atrevida en sus formas, y por momentos con un brillante y estilizado montaje, la película muestra la fealdad como parte de la vida, el desgaste del cuerpo sin los edulcorantes a los que Hollywood nos tiene acostumbrados, y el cinismo creciente -y siempre divertido- de una madre pasada de vueltas que mira a la sociedad que la rodea como si fuera un planeta alienígena, y que provoca situaciones hilarantes. Una película que nos ayudará a empatizar con las mujeres que han sido madres -sobre todo a los que no somos ni mujeres ni madres- y que como toda buena película, planta su temática desde el principio pero pero sin subrayarla, y nos abofetea con toda su fuerza en el último acto, haciendo que cuestionemos la narrativa autoindulgente que hemos creado de nuestra propia vida, a la que hemos asistido como meros espectadores.

Incendios

Drama
6.8

Incendios Estado de Montana, años 1960. Un niño ve cómo el matrimonio de sus padres se derrumba cuando su madre encuentra a otro hombre... Basada en la novela de Richard Ford. Incendios Critica No se cuenta nada especial en esta película y a la vez es la vida en sí misma. El amor, de un día para otro, desaparece y los hijos son quienes se llevan la peor parte. Carey y Jake están perfectos, el chaval está excepcional, tan sobrio, tan natural y honesto, tanto en interpretación como en la propia guionización del personaje. Cinematografía destacable también, creando una atmósfera depresiva y desesperanzadora. Paul Dano debuta dirigiendo y co-adaptando la novela, es de agradecer que actores nacidos en los 80 (Mélanie Laurent, Jonah Hill..) opten por contar pequeñas pero auténticas historias, uno podría pensar que una generación criada con el Hollywood más machacón, donde todo está ya inventado, estarían más por la labor de hacerse los raritos y especiales como nos pasa en nuestro país con Eduardos Casanovas, Leticias Doleras y por el estilo, pero por suerte los que están dando el paso creativo son gente con sensibilidad y talento de verdad.

Marvel's Luke Cage

Action & Adventure Drama Sci-Fi & Fantasy
6.9

Marvel's Luke Cage Como consecuencia de un experimento fallido, Luke Cage (Mike Colter) ha desarrollado una piel indestructible y una fuerza sobrehumana. Ahora es un fugitivo que intenta rehacer su vida en el barrio neoyorquino de Harlem. Pronto se verá obligado a salir de la sombra, luchar por su ciudad y afrontar un pasado que quería enterrar. Marvel's Luke Cage Critica 'Luke Cage' es la serie más light y más prescindible hasta ahora del pack Netflix-Marvel. En la cima está 'Daredevil', imprescindible para los amantes de la acción en general y los superhéroes en particular, un soplo de aire fresco al género y uno de los estandartes de la cadena. Detrás, bastante más atrás, está 'Jessica Jones', con notables cualidades, original concepto pero con una irregularidad que hace que pierda enteros en el recuerdo. Y aún más detrás, la que nos ocupa. Voy a intentar explicar y resumir por qué, en mi opinión, claro. 'Luke Cage' se deja ver, y en conceptos generales, y como prácticamente todo lo que hace Netflix, está bien hecha, no se puede decir que es una serie mala, pero en una segunda época dorada de las series donde como hace una década vuelve a haber mucho y bueno, hay que elegir que ver y en una lista de, ya sólo entrando en estrenos de 2016, seguramente no estaría ni entre las 10 primeras. A su favor tiene toda la atmósfera de Harlem, su gente, su música, los intereses y conflictos policiales y políticos. Pero si por ejemplo, este año te has visto también 'The Get Down' (también de Netflix), es como si pasas de 'El Padrino' a 'Gangster Squad' o de jabugo a jamón serrano de Carrefour, que no es malo, pero... . Y Luke Cage, como personaje, ya en Jessica Jones se vio sin excesivo carisma, que no acababa de parecer necesario darle una serie propia. Algunos mamporros y levantamientos de enemigos al aire, mucho usar "tomar un café" como seudónimo de follar, mucha sudadera agujereada y poco más. Los que le acompañan en el reparto tampoco hay ninguno que coja los mandos interpretativos de la serie y ninguno de los villanos le llega a la suela de los zapatos a los de 'Daredevil' ni al de 'Jessica Jones'. Quizá el mayor fallo de la serie es creerse más profunda de lo que es para luego, encima, acabar con una torpe ejecución. Mahershala Ali es un villano menor, en el papel de Cottonmouth. Te venden en los flashbacks que era un niño virtuoso con el piano que no quería ser criminal, que aún hoy en día le tiemblan las manos cogiendo una pistola y de repente se vuelve un asesino despiedado que se descojona vivo. La hermana (más que correcta la actuación de Alfre Woodard) por su contra va de puritana pero en el fondo vemos que desde pequeña le gusta el poder y matar aunque su cambio resulta, de nuevo, bipolar y antinatural. El propio protagonista igual te dice en una frase que quiere pasar desapercibido y que va a huir del planeta porque uno que ha visto ha podido reconocerlo viéndolo de lejos y de lado, que un minuto después de pone a para descubierta en medio de la calle a parar balas y correr por la calle gritando "soy Luke Cage niggas!!". Y ya no entremos al "estoy aún guardando el luto a mi ex muerta" pero luego tirarle (sin excesivo éxito) los trastos a todo lo que se menea. Que por todo lo que sucede, das por hecho que la serie está ambientada antes de Jessica Jones, pero por detalles (como que mencionen el disparo a bocajarro de la escopeta) ves que no, que es después, lo cual despierta aún más dudas, sensación de ilógica y de ir un poco a salto de mata. De hecho, la serie en general da la sensación de ir en servicio de algunos giros, de algunos conceptos de la trama que quiere explicar y resaltar y que por el trayecto hay detalles más hilados. Hay cosas, que directamente son hilarantes, comedia involuntaria y grandes "WTF!". La aparición repentina del misterioso 'Diamondback' es una bala fatalmente gastada, la relación con Luke daba para muchísimo más y escenas como "vamos a curar a Luke" protagonizada por la groupie de los superhéroes Rosario Dawson, hará, ya no sólo que llores de risa, sino que los experimentos que haces tú en una boda con las sobras que te quedan de comida y bebida, sean ciencia avanzada. La serie daba más para algo mucho más desenfadado, entretenido y sus momentos puntuales de acción e incluso comedia (cuando lo busca puntualmente, la involuntaria no la cuento) funcionan y su reparto, aunque las comparaciones sean odiosas y más con las cara principales cumple en general. Pero la losa de los trabajos anteriores pesa y el esfuerzo por darle una complejidad que no cuaja, la deja en tierra de nadie, sin gran personalidad.

Hotel Transilvania 3: Unas vacaciones monstruosas

Animación Comedia Familia Fantasía
6.8

Hotel Transilvania 3: Unas vacaciones monstruosas Nuestra familia de monstruos favorita se embarca en un crucero de lujo para que por fin Drac pueda tomarse un descanso de proveer de vacaciones al resto en el hotel. Es una navegación tranquila para la pandilla de Drac, ya que los monstruos se entregan a toda la diversión a bordo que ofrece el crucero, desde el voleibol de monstruos y las excursiones exóticas, a ponerse al día con sus bronceados de luna. Pero las vacaciones de ensueño se convierten en una pesadilla cuando Mavis se da cuenta de que Drac se ha enamorado de la misteriosa capitana de la nave, Ericka, quien esconde un peligroso secreto que podría destruir a todos los monstruos. Hotel Transilvania 3: Unas vacaciones monstruosas Critica La saga, que empezó con una muy normal 'Hotel Transilvania' en 2012, comienza a dar signos de agotamiento. Las películas protagonizadas por Drácula y su hija Mavis nunca han sido un alarde de innovaciones (técnicas o narrativas), pero si tenían atractivo era por las situaciones entre únicas y comunes en las que podíamos ver a los monstruos clásicos. Dentro de sus extravagancias, nos sentíamos identificados con ellos: sufren por amor, por sus hijos, por el trabajo... como todos nosotros. De esta premisa parte 'Hotel Transilvania 3', en la cual descubrimos que los monstruos también tienen derecho a unas vacaciones para olvidar el estrés provocado por el trabajo. Otro de los aciertos de la saga (en sus inicios), el diseño de todo tipo de monstruos únicos, ha ido poco a poco exagerándose y perdiendo el rumbo, siendo el culmen esta tercera entrega, en la que se alcanzan extremos sin lógica alguna.

The Souvenir

Drama Misterio Romance
6.4

The Souvenir Julie (Honor Swinton Byrne), una estudiante de cine, decide celebrar una fiesta con sus compañeros en la que conoce a un tipo misterioso llamado Anthony (Tom Burke). Días después de conocerse, Anthony invita a Julie a tomar té, ofreciéndole la posibilidad de que se aloje junto a él unos cuantos días. Así comienza la primera relación seria de la estudiante, en una espiral de obsesión que la lleva a robar el dinero de sus padres para poder cumplir todos los sueños y deseos de Anthony, cuyas oscuras intenciones no parecen asustar a Julie.   The Souvenir Critica ‘The souvenir’, cuarto largometraje de la británica Joanna Hogg, viene a apuntalar un tipo de cine en el que su autora parece acomodada. Muy personal, es probable que su recorrido comercial sea inversamente proporcional al desfile de festivales en los que su planteamiento encuentre refugio. Cuenta el romance de Julie (Honor Swinton Byrne), estudiante de cine, con Anthony (Tom Burke), personaje que alimenta su magnetismo a partir de un pretendido secretismo. Su excéntrica actitud, unida a unos silencios administrados para su mayor goce, apenas pueden esconder la verdadera causa de su condena. Su figura va a poner picante, una losa de realismo al mundo quimérico en el que la joven parece atrapada. Hogg alumbra una inclasificable relación a lomos de unos personajes confusos, vagos a partir de su creciente rareza. La quietud de los encuadres acierta y refuerza la deriva obsesiva de unas conductas destructivas. Atisbo una oda al cine, al teatro, la pintura, la música, al arte en general a partir de las vivencias de esta neófita cineasta. En mi caso esta apología me llega a medias. Sigo los diálogos, el periplo de los protagonistas, sus devaneos, el aprendizaje y formación de Julie con la distancia que brinda el escepticismo. En ‘The souvenir’, la intriga queda por entero subordinada al mantenimiento de los aspectos formales, apuntalados sobre la base de una estética sobria, a la vez que efectista. Por ello, las elipsis se manejan con arbitrariedad desinhibida, dejando la trama huérfana de suspense. Siendo loable la apuesta de Hogg por los detalles, a los que se dedica con perspicacia, peca su obra de vocación minoritaria. Y al igual que sucede con otras expresiones artísticas, tengo la impresión que esa característica es buscada con ahínco por su creadora. En mi caso, pertenezco al grupo mayoritario. Concluidas las casi dos horas que dura ‘The souvenir’, el tedio se impone a todo lo demás. Me faltará sensibilidad, supongo.