A Dark Song

A Dark Song
6.1
A Dark Song Sophia ha alquilado una casa en medio de la nada. Y ha pagado un dinero extra para que no le hagan preguntas. Su única compañía será Michael Solomon, un ocultista que debe ayudar a Sophia a colmar su deseo más profundo: realizar un largo y extenuante ritual para poder contactar con su difunto hijo. El problema es que Sophia no ha sido del todo franca con Michael. A Dark Song Critica Bella y diferente a su manera. A Dark Song es una película que bien podría hacerse su hueco en ese "terror alternativo". Liam Gavin hace una película incómoda para el espectador en muchas ocasiones, aunque desgraciadamente su última parte no está a la altura de las buenas intenciones que veíamos durante el resto de metraje. Una película diferente, capaz de crear algo nuevo dentro de algo un poco trillado. Catherine Walker y Steve Oram forman una pareja protagonista inmejorable y acaban convirtiendo a esta A Dark Song en una experiencia muchas veces más teatral que cinematográfica. Teniendo en cuenta la presencia de ambos actores durante el 99 % de la película el hecho de que sus personajes y sus actuaciones estén tan trabajados es uno de los pilares que permiten que la película se mantenga muy a flote.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/02/2020 1.60 GB 139 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Creedme

Drama
8.2

Creedme Narra la verdadera historia de Marie, una adolescente que fue acusada de denunciar falsamente haber sido violada, y las dos detectives que siguieron un camino sinuoso para llegar a la verdad. Basada en el artículo ganador del Premio Pulitzer "An Unbelievable Story of Rape". Creedme Critica   Madre mía del Amor Hermoso... estas son las series que me gustan. Me gusta este tipo de series porque activan en mí emociones en grandes magnitudes... la curiosidad, la pena, la vergüenza, la compasión... la rabia. Durante 7 capítulos he rezado, he implorado al Cielo y al Infierno, para que el octavo tuviese como contenido exclusivo la Venganza, la vergonzosa sumisión de unos personajes asquerosos, crueles, inhumanos y muy muy muy mediocres, pazguatos, idiotas, mentecatos e hijos de la gran puta. Pero las series de este tipo, verosímiles hasta la saciedad, tienen más clase que mi mamífero deseo. Toni Collette... esa actriz es... estratosférica!!! Será bella incluso en forma de momia cuando pase a criar malvas, porque su belleza reside en su gran talento, en esa facilidad que tiene para mimetizarse en sus papeles, transformándose, transformándonos. El resto del elenco, brutal. Los ritmos, el tempo, milimétricamente medidos... nada sobra, nada falta, nada aburre, nada desentona. Exquisita y sensible, atrozmente respetuosa. Un guión y una historia sorprendentes, y muy oportunos en los tiempos que corren, en los que el machismo más casposo y voraz campa a sus anchas. Aportan esxperiencias, datos, modus operandi, puntos de vista, sensibilidades ocultas a nuestros ignorantes y cómplices ojos... te acerca a un drama infravalorado, saboteado y maltratado. Para una sociedad machista por naturaleza, reconocer esa realidad es una afrenta, defendiéndose en ocasiones con violencias surrealistas e insultantes, convirtiéndose, tal y como le obliga su ignorancia celular, en el verdadero causante de esa ola de maltrato y muerte a los más desfavorecidos, en este caso las mujeres vulnerables. Lo dicho, para mí, una serie magnífica, que destaca más por su historia y sus interpretaciones que por otros aspectos cinematográficos en los que aprueba sobradamente.

Frozen: Una aventura de Olaf

Animación Aventura Comedia Familia Fantasía Musica
6.2

Frozen: Una aventura de Olaf Olaf y Sven son ahora los protagonistas de esta aventura que cuenta las primeras navidades en Arendelle tras reabrir las puertas del reino. Cuando llega esta bonita época del año y los habitantes salen a disfrutar de sus costumbres individuales pero, Anna y Elsa se dan cuenta que, tras quedarse sin padres y pasar tanto tiempo encerradas en su hogar, no tienen tradiciones familiares propias. Así que Olaf se pone manos a la obra y con ayuda del reno Sven intentará llevar al palacio las mejores cosas de cada casa. Juntos recorrerán las calles de Arendelle salvando así las navidades de sus amigos. Frozen: Una aventura de Olaf Critica Siempre he opinado que Frozen es una de las películas más sobrevaloradas de la animación (lo cual me ha llevado a odiarla, junto con sus huecos de guión y canciones vacías; pero respeto a quién le guste), pero bueno, éso no es razón para cabrearse si quieren hacer un corto navideño con el fin de sacarle más rentabilidad a los espectadores más pequeños. Ya lo hicieron con otro corto de la misma temática y (si no recuerdo mal, y prefiero no acordarme de ello) duraba más o menos lo mismo que "Una aventura de Olaf", sólo que usando figuras de LEGO con los personajes de Frozen. ¿Pero qué diferencia a estas abominaciones en forma de pequeño metraje? Bueno, la respuesta es simple: la de Frozen-LEGO se estrenó exclusivamente para TV en Disney Channel, y "Una aventura de Olaf" se estrenó en el cine como apertura de la película de Pixar "Coco". (Por si no ha quedado claro lo repito: como apertura de una película DE PIXAR). Hasta ahora Pixar nos brindaba pequeños cortos de no más de diez minutos con dos fines: Uno era dar una pequeña presentación de las nuevas técnicas de animación que se verían a continuación en la película (el tratamiento de los pelajes de animales en "For the birds", precediendo a "Monstruos SA", por ejemplo); y el otro motivo era dar a conocer a nuevos talentos entre los empleados de la compañía, siguiendo así su lema desde que comenzó como una pequeña empresa apenas más de 40 trabajadores: todos pueden colaborar y aportar ideas por igual, aunque seas un mero empleado de la media. Sin embargo, en 2017 llegó la plaga de Frozen y su hambre de dinero de los padres y madres, y la tradición característica de los estrenos de Pixar se vino a pique en un lago congelado. Todo sea por la alabada y señora nuestra: la pasta gansa, amén. El corto de Olaf en sí poco puede ofrecer, aparte de una media hora soporífera y un rato de espera que llega a hacerse interminable, pasando del mero aburrimiento a la más foribunda desesperación. Tal vez los más peques de la casa lo disfruten, o los más fanáticos de Frozen, pero en general no la recomendaría. Hay historias sobre las tradiciones navideñas más entretenidas y mejor trabajadas por ahí. Lo mejor: YA ELIMINAN ESTE CORTO DURANTE ESTA SEMANA DE LOS CINES DE ESPAÑA, NO TENDRÉIS QUE VERLO. Y si has tenido que soportarlo como a mí me pasó, lo bueno de todo es que disfrutarás de una obra maestra a través de "Coco", haciéndote olvidar esta hosrrible experiencia audiovisual. Lo peor: Después de ver ésto, ser consciente de que Frozen seguirá exprimiendo los bolsillos de madres y padres por a saber cuánto tiempo.

El juego de Gerald

Drama Suspense Terror
6.4

El juego de Gerald Jessie (Carla Gugino) y Gerald (Bruce Greenwood) son un matrimonio maduro que viaja a una remota cabaña con la esperanza de revitalizar su deteriorada relación en un sitio apartado y tranquilo. Allí Gerald propone a su mujer un juego sexual: esposarla a la cama para incrementar las sensaciones. Pero cuando éste muere de un infarto, Jessie tendrá que luchar por su supervivencia. El juego de Gerald Critica Combinando retales de Cujo y Eclipse total (Dolores Clairbone) -puede que hasta de Cadena Perpetua (o La redención de Shawshank) con la idea de juguetear con los flashbacks y flashforwards así como en el lado de sobrevivir y penetrar en la psique de los personajes-, El juego de Gerald es la mejor adaptación de Stephen King en términos de pura tensión humana desde los tiempos de Misery. No es sólo la estupenda tensión (y una imaginería de puro terror que puede inducir a pesadillas fácilmente), ni tampoco unas interpretaciones magistrales de Carla Gugino y Bruce Greenwood. Ni siquiera una premisa llena de suspense, con perro hambriento incluido y puntuales jirones de gore. Son los momentos -por suerte, muchos- en los cuales los diálogos y el corazón de la historia laten muy por encima de todo eso lo que la convierten en todo un pelotazo en sus propios términos. Que esté sólo en Netflix se me antojo hasta de un tanto injusto, pues aún con una factura un tanto televisiva, está rodada y presentada con la suficiente elegancia como para ser estrenada en salas comerciales (aún teniendo una vida comercial justita). Es una gran película, una genuina sorpresa y otro paso adelante en el rejuvenecimiento actual de Stephen King en el cine. Cuánto menos se sepa, mejor. Haz caso de las críticas positivas, pues esta es una de las ocasiones en las cuales el hype es real. Debe ser vista.

Mandy

Acción Fantasía Misterio Suspense Terror
6.2

Mandy Red (Nicholas Cage) es un leñador que vive alejado del mundo junto al amor de su vida, Mandy (Andrea Riseborough). Un día, mientras da un paseo abstraída en una de las novelas de fantasía que suele leer a diario, Mandy se cruza sin saberlo con el líder de una secta que desarrolla una obsesión por ella. Decidido a poseerla a cualquier precio, él y su grupo de secuaces invocan a una banda de motoristas venidos del infierno que la raptan y, en el proceso, hacen añicos la vida de Red. Decidido a vengarse y equipado con toda clase de artilugios, pone en marcha una matanza que deja cuerpos, sangre y vísceras allá por donde pasa. Mandy Critica   Mandy, la segunda película de Panos Cosmatos reincide en la estética psicodélica, el argumento que cada vez se vuelve más lisérgico y el mensaje místico que ya había en su primer trabajo (Beyond the Black Rainbow), aderezado en esta ocasión con una historia de venganza y (mucha) sangre. El argumento de Mandy lo hemos visto mil veces y lo conocemos a la perfección, una pareja (Red Miller y Mandy Blomm) que vive plácida y aislada del mundo ve cómo todo se resquebraja cuando una secta irrumpe en sus vidas y los aboca al abismo. Lo que convierte en singular a Mandy es el tono alucinógeno y la estética extravagantemente cuidada que Cosmatos vuelve a emplear para contarla. Dividida en dos actos bien diferenciados, uno primero (extenuantemente) pausado y psicodélico donde se nos muestran a los personajes y el conflicto que surge cuando Jeremiah Sand, el líder de una secta, se encapricha con Mandy, y uno segundo visceral y desenfrenado cuando Red busca venganza por lo acontecido con Mandy. Cosmatos vuelve a cometer los mismos pecados que en su primer film, se centra enérgicamente en la estética y la parte técnica de la película (son geniales el uso de la fotografía, el sonido y la banda sonora para generar estímulos sensitivos), pero desatiende el articulado lógico y coherente de la historia, desvariando en una amalgama de incomprensibles escenas de delirio sanguinolento, que aun dejando un gran poso en la retina manifiestan con fuerza la vacuidad y gratuidad de lo que se narra. Además, todos los personajes de la película son desmedidos y pasados de rosca, lo cual da rienda suelta para que Niclas Cage, Linus Roche, Richard Brake y compañía se desfasen a su gusto, proporcionando un halo de surrealismo aún más pronunciado a lo que vemos. Pero el gran pecado (mortal) que realiza Cosmatos es alargar hasta la extenuación un primer acto que lastra el acelerón violento final. Cuando Red (Nicolas Cage) decide pasar a la acción es demasiado tarde, el sopor ácido de los primeros 50 minutos nos han dejado extenuados, con las pupilas dilatadas y el cerebro frito de tanta grandilocuencia visual de mal alcaloide. En definitiva, para los seguidores de Cosmatos y su estilo visual lisérgico (empieza a ser marca de la casa) será toda una experiencia trascendental y convertirán la película en una joya de culto, para el resto, aun agradeciendo un universo propio y una narrativa arriesgada, sólo será un sopor que no se compensa con el despiporre sangriento de los últimos 40 minutos.

Diamantes en bruto

Crimen Drama Suspense
7.5

Diamantes en bruto Howard Ratner es el propietario de una joyería ubicada en el barrio de los diamantes de la ciudad de Nueva York que vende en exclusiva a ricos y famosos. Un día se produce un importante robo que le obliga a tener que afrontar una deuda económica que no está preparado para pagar. Diamantes en bruto Critica Ben y Joshua Safdie dieron el salto hace unos años con Heaven knows what y se consolidaron como talentos a tener en cuenta en 2017 con la estupenda Good time. Dos años después nos presentan su nuevo trabajo, Uncut gems, protagonizado por Adam Sandler, un trabajo que tiene muchísimo en común tanto tonal como estructuralmente con el anterior proyecto de los hermanos y que a mí, y lo digo desde ya, me parece una de las mejores películas de 2019. Uncut gems es un asalto a los sentidos, una puta tortura. Una tortura completamente intencionada y elaborada con muchísima habilidad, pero una tortura. En cuanto Howard sale de la consulta del médico, la película pisa el acelerador y ya no frena. El ritmo es vertiginoso, pero por suerte, el guion es claro a la hora de desarrollar la historia. Tal vez se deba a la relativa simpleza del argumento, pero siempre sabes lo que está pasando. Un joyero judío extremadamente avaricioso busca hacer el trato de su vida mientras huye de unos cobradores y trata de evitar que su vida personal se desmorone. Punto. No hay más. El recorrido de punto A a punto B y de punto B a punto C está perfectamente delineado, porque en Uncut gems el desafío es sensorial, no intelectual. No te pierdes en el argumento, te asfixias. Los hermanos Safdie nos presentan a Howard a través de una colonoscopia. Esta decisión, en palabras del propio Josh Safdie, "is the visual pun of meeting an asshole through his asshole", lo cual tiene su gracia. Pero no solo eso, cuidado. Con esta escena, los Safdie nos introducen literalmente en las entrañas del protagonistas, y durante las próximas dos horas, ahí nos vamos a quedar. Y, como una colonoscopia, la experiencia no va a ser agradable. En absoluto. Howard, como Connie en Good time, no tiene tiempo para pensar. Él reacciona a lo que le viene. Toca hablar de Adam Sandler, porque este es sin duda el mejor papel de su carrera y merece ser mencionado entre las mejores actuaciones del año. Su interpretación es puro instinto, y es él quien propulsa la película constantemente. Su forma de interpretar a Howard nos conecta y nos lleva a casi empatizar con un personaje que es, a todas luces, un gilipollas integral, y es su buen hacer (y la calidad del guion) lo que hace que sientas esa rabia. Lo ves tomar decisión nefasta tras decisión nefasta, y te frustra, pero tanto él como los guionistas nos han dado lo suficiente como para que podamos entender por qué actúa como actúa. En fin, que Adam Sandler empezó la década con Jack y su gemela y la ha acabado haciendo esto. Bravo por él. La banda sonora (espectacular trabajo de Daniel Lopatin) es imprescindible a la hora de orquestar el clima de tensión. Participa activamente en desequilibrar al espectador. Sintetizadores y percusiones. La música invade las escenas con violencia, se detiene, vuelve a arrancar, descoloca. Se utiliza en escenas que ya de por sí están sobrecargadas de información para sofocarte todavía más, porque en el universo de los Safdie, el silencio es un lujo, un lujo que Howard no se merece y no se puede permitir. El montaje es rápido e igualmente agresivo, pero siempre preciso, y los primerísimos primeros planos se encargan de cercan al protagonista, incrementando, si es posible, la sensación de claustrofobia. En fin, que Uncut gems me ha parecido un trabajo fantástico. ¿Lo he disfrutado? A ver, "disfrutar" no es la palabra. Como ya he dicho, no es un visionado placentero. Es estresante. Es frustrante. Es inesperada e inestable. Es un caos, una puta sobredosis de adrenalina y ansiedad, un embiste sensorial de neón y electrónica de dos horas y cuarto. Y también es, en mi opinión, un claro ejemplo de muy buen cine. Consigue todo lo que se propone, tiene un pulso narrativo espléndido y está fantásticamente interpretada y dirigida. En un año que nos ha dado buenísimas películas, Uncut gems se cuela directamente en mi top 10, sin duda. Recomendadísima.

No dejes de mirar

Drama Suspense Terror
5

No dejes de mirar Una familia queda prisionera en su propia casa cuando unos intrusos se hacen con la vivienda. Comienza entonces un juego de vida o muerte en el que hay misteriosas reglas que se desvelan a medida que avanza la noche. ¿Podrán sobrevivir a esta pesadilla? Dirigida por Sean Carter (The Killing Room), Keep Watching cuenta con un reparto formado por Bella Thorne (Juntos y revueltos), Chandler Riggs (El último gran día), Ioan Gruffudd (Los cuatro fantásticos), Natalie Martinez (La trama), Matthew Willig (La verdad duele) y Christopher James Baker (El santuario), entre otros. No dejes de mirar Critica ¿Cuando sabes que estás viendo una película mala de miedo (pero mala-mala, no mala-buena que todos sabemos)? Cuando sale OTRA VEZ la actriz Bella Thorne con sus culottes apretados, sus morritos y su actuación de "hija rubia adolescente" estándar. Es que no falla, como en Amytiville (2017). Aunque tenga ya sus buenos 20 años, sigue haciendo papeles de quinceañera. Aquí, además, comparte protagonismo con una de las peores actrices que he visto nunca en pantalla, Natalie Martinez (33 años...qué madrastra más joven, ¿no?), y claro, uno ya empieza a ver por dónde van los tiros: primeros planos del culo de Thorne, primeros planos del escote de Martinez (toda la película enseñando el sujetador de encaje)...y así una y otra vez. Como siempre, actrices pésimas elegidas porque quedan monas cuando gritan en pantalla, aunque no saben actuar ni aunque les pongan una pistola en la cabeza. Llevamos más de 40 años igual con la tontería. Copia-pega eterno en el género del Terror, hasta el infinito. Completan el reparto dos soseras blandengues como Chandler Riggs (Caaaaarl en Walking Dead) e Ioan Gruffudd (4 Fantásticos), monigotes unidimensionales carne de cañón que no sirven para nada, en una topiquísima y manidísima Home-Invasion absolutamente delirante (¿400 cámaras en toda la casa han puesto los asesinos sin que nadie se enterase?), agujeros de guión como catedrales (ese Caaarll con los cascos al cuello toda la película porque....bueno, porque el guión lo necesita por fuerza), un ritmo irregular (no pasa nada en la primera media hora, pero NADA), un argumento penoso, irreal, inconsistente y absurdo (ese lamentable final...). Y todo este festival de escotes, morritos gritando, malas actuaciones y las sempiternas máscaras con voces distorsionadas me hace preguntarme: ¿Por qué, Hollywood?¿Es que ya no hay historias buenas que contar de terror?¿Historias originales, terroríficas de verdad, con nuevas ideas, nuevos universos, nuevos tipos de personajes?¿Es que vamos a tener eternamente la misma película de adolescente rubia perseguida por enmascarados, sin gracia, sin talento, sin alma, que se nos olvida tan rápido que nuestro cerebro ni registra su nombre? Y si lo hacéis (otra vez, que lo haréis, porque ya van 94.734 películas iguales), por lo menos hacedlo bien, joder. No estas basuras inanes que no ofrecen absolutamente nada nuevo bajo el sol.